Las + Recientes

Desmantelamiento de tiendas Superissste, un esquema para desaparecer el dinero

Desmantelamiento de tiendas Superissste, un esquema para desaparecer el dinero

Mediante ello se triangularon compras públicas, sostiene Aristegui Noticias

A los afectados la única explicación que les da el gobierno es que “no hay dinero”

 

El desmantelamiento de las Tiendas Superissste y su transformación en un “esquema para desaparecer dinero y triangular compras públicas”, como se reveló en un reportaje publicado por Aristegui Noticias, también le tocó a Zacatecas y afectó a algunos de los proveedores que este servicio tenía en la entidad.

Miguel Ruiz Ramírez es uno de ellos. Sus champús Nutricel se comercializaron en estas tiendas después de tener que “perseguir” a los funcionarios encargados durante un tiempo hasta lograr la venta con esta cadena gubernamental que daba, al inicio, servicio a los trabajadores del Estado y posteriormente se abrió a la población en general.

Al principio todo transcurría con normalidad pero en un momento comenzaron a retrasarse en los pagos. A la fecha, después de un año, Miguel asegura que todavía el ISSSTE tiene una deuda con él de 70 mil pesos.

Lo incomprensible, dijo, es que su mercancía ya se vendió y el único argumento que le dan en la instancia federal es que “no hay dinero”. Y mientras el recurso no les llega, agregó, no hay liquidez ni siquiera para el seguro social de los “dos o tres trabajadores que nos quedan”.

Por experiencia propia, señala que “la desgracia de este gobierno es que es increíble la forma de cómo triangulan para hacer transas. ¿Cómo les va a alcanzar? Están quebrando las cadenas productivos de los microempresarios que más aportan a la economía del país”.

El reportaje firmado por Ana Lilia Pérez narra cómo, de ser “la panacea” por tener precios más bajos que otras cadenas comerciales, con las que competían al mismo “cara a cara”, cayeron en el abandono y ahora lucen prácticamente vacías, de productos y clientes.

En el texto publicado en Aristegui Noticias se expone que “sus administradores y gerentes las convirtieron en blanco de malos manejos, saqueo y desvío de recursos. Actualmente, ante la Secretaría de la Función Pública hay una denuncia en contra de su actual director, Luis Alonso Reza Oliva, por el delito de peculado por un monto de 650 millones de pesos”.

“Peor aún – continúa el trabajo periodístico –, las tiendas destinadas a satisfacer las necesidades de los trabajadores mexicanos se utilizan, desde el sexenio de Felipe Calderón y el actual de Enrique Peña Nieto, para simular compras que involucran millones de pesos”.

Miguel Ruiz Ramírez coincide con estas revelaciones e inclusive precisa que las prácticas irregulares las advirtió desde que era proveedor de las Tiendas Superissste.

En este sentido, sostuvo que para poder tener sus productos en primera línea en los estantes, es decir, “en las cabeceras”, debían pagar a los administradores un extra que consistía en darles 10 por ciento de su mercancía.

Considera que lo que han hecho con estos establecimientos es “un robo total. Es una estafa súper maestra. Ahí (en el reportaje) tienen todas las transas y quién era el responsable directo; que los metan a bote”.

Miguel Ruiz lamenta que, siendo México un país con “muchas posibilidades”, con este tipo de hechos que ahora salen a la luz “están acabando no nada más con las empresas, sino con la esperanza de muchos emprendedores”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70