Partidos en desastre: necesidad de una ley sobre democracia interna

Partidos en desastre: necesidad de una ley sobre democracia interna

Los partidos han perdido toda credibilidad. Todos, en campaña, afirman ser promotores de la democracia, sin embargo, su vida interna es caótica, sin reglas, sin fundamentos ideológicos y repleta de malas prácticas cotidianas. ¿Se puede consensar lo que sería una auténtica vida democrática interna en un partido político, para construir una ley sobre democracia intra-partidaria? Ahora se pone de manifiesto la crisis provocada por la ausencia de regla internas para elegir a sus candidatos. Además de la manifiesta carencia de cultura democrática de sus militancias y dirigencias.
¿Qué características debe tener un partido político para ser un instituto democrático? Eso es objeto de discusión. ¿Debe tener una base ideológica y programática que sea el motivo por el cual sus militantes ingresen al mismo? En este caso deberá contar con un mecanismo de ingreso que contemple estos elementos. Un partido sin requisitos de ingreso se expone a la expoliación. Antes, el PAN tenía un mecanismo que implicaba hacer una solicitud, luego ser adherente y hasta después de un periodo de prueba pasaban a constituirse en militantes con todos los derechos políticos del caso. En los requisitos para aspirar a ser postulado a un puesto de elección popular, ¿es suficiente una encuesta que muestre su popularidad? ¿No deben tomarse en cuenta cualidades que debe reunir para ejercer el puesto al que aspira? Por ejemplo, Carmen Salinas ganaba las encuestas de popularidad, ¿y eso la hace merecedora de un espacio legislativo? Evidentemente no. Luego entonces, deben atenderse criterios cualitativos objetivos como requisitos para aspirar a una candidatura.
Obviamente deben definirse los procedimientos para lograr la definición de las personas que deben ser elegidos. En esos procedimientos, ¿se debe tomar en cuenta el motivo para que quieren estar en ese lugar (el puesto en un gobierno o una legislatura)? Por ejemplo, qué ocurre si unos aspirantes saben bien qué quieren hacer en dicho puesto y tienen un proyecto de desarrollo municipal o un proyecto legislativo, y otros aspirantes no tienen nada de eso, ¿debe ser esta circunstancia definitiva para ser elegibles candidatos? Si los partidos toman en cuenta este tipo de criterios cualitativos, los ciudadanos se los agradeceremos. Sin duda habrá siempre la necesidad de ganar, y por lo mismo, las exigencias de contar con potencial votación de los aspirantes. Pero debe ser un requisito enmarcado en el interés superior de los ciudadanos de contar con candidatos de calidad. Así las cosas, que elijamos entre diversos candidatos, pero todos con un mínimo de atributos.
Ahora mismo todos los partidos tienen conflictos por la forma de elección de sus candidaturas. En el PAN-PRD se vieron hasta en altercados con sillazos, en el PRI terminaron mejor por romper su alianza con el Verde, y en Morena se impusieron todas las plurinominales y jamás abrieron a discusión las listas de regidores. Todos con intercambios de militantes en función de los desacuerdos que se iban dando. Intercambios que son también una anomalía. La lección de esto es una enorme tarea: crear una base regulatoria que obligue a los partidos políticos a mejorar su vida democrática interna.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70