Inserción de niños en el arte no ha tenido resultados satisfactorios

Inserción de niños en el arte no ha tenido resultados satisfactorios
El Coloquio Hilos de Paz tenía además el propósito de llamar la atención sobre el trabajo generado desde la sociedad civil para hacer accesible el arte a los niños y niñas, señaló Martín Letechipía, organizador del evento fotos: andrés sánchez

Es una de las conclusiones que se desprendieron del Coloquio Hilos de Paz

La mayor parte de los esfuerzos vienen de los ciudadanos y la comunidad artística

 

Una de las conclusiones del Coloquio Hilos de Paz realizado entre el 12 y 13 de abril pasados, fue que las políticas públicas para insertar a los niños en el arte en Zacatecas “no tienen resultados satisfactorios” y la mayoría de los esfuerzos para este propósito se realizan desde la comunidad artístico-cultural y la sociedad civil, quienes no cuentan con recursos para ello.

El tema va más allá de la programación del presupuesto y su administración por las instituciones competentes y tiene que ver entre otros aspectos, con el cómo se está integrando en este objetivo a la comunidad artístico-cultural que está realizando trabajo incluso en municipios y comunidades alejadas de la capital del estado.

“¿Está siendo realmente efectivo lo que se está proponiendo por parte de las instituciones que tienen la obligación de hacerlo? Nosotros creemos que hace falta mucho. Lo lamentable parece ser que no escuchan nuestras propuestas”, dijo Martín Letechipía Alvarado, coordinador del Fandango de Arte Infantil Gachita Amador, quien encabezó la organización del coloquio.

Letechipía Alvarado ha dicho sobre el acceso de los niños al arte que es un factor que debe proponerse para modificar “la relación violenta que existe entre los miembros de la sociedad”.

Dijo por ello que seguirá insistiendo ante dependencias y organismos como el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia Zacatecas (Sedif Zacatecas) e incluso las iglesias, incluida la Católica a la que se invitó dirigiéndose al Obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, quienes no atendieron a la convocatoria, para su integración en este esfuerzo al que también esperan, se sume el Sistema Integral de Protección de Niñas Niños y Adolescentes (SIPINNA) y la Comisión de Derechos Humanos, que sí estuvieron presentes.

Tanto a las instituciones que asistieron como a las que no, se les harán llegar los resultados y conclusiones de este coloquio refrendándoles a la par la invitación a integrarse a la red.

“Nosotros esperamos que se integre SIPINNA y –la Comisión de- Derechos Humanos del Estado de Zacatecas-, vamos a insistirle al maestro Alfonso Vázquez (director del Instituto Zacatecano de Cultura), porque es precisamente la institución que tiene esa responsabilidad”.

Este último al que dijo, “no tratan de generarle problemas sino al contrario, yo quisiera que viera que mucha gente nos conoce desde hace casi 20 años; lo que hemos hecho es trabajar con niños, lo que queremos es darles alternativas.

Si se apoyaran en nosotros como sociedad civil creo que su trabajo sería mucho más fácil sin que se genere ningún tipo de contradicción. Lo único que queremos es que nos escuchen (…) No sé porque la negativa de no participar en cosas que organizamos. Espero que se sensibilicen; creo que entre todos podemos hacer mucho más”.

El llamado es a que se refuerce la organización de individuos y colectivos que ya está tejiendo sus primeros hilos a partir de encontrarse en el contexto de los trabajos del coloquio y que de manera incipiente han llamado EnRedArte (mientras encuentran un nombre que mejor defina sus objetivos), aludiendo a su interés de constituirse en una red efectiva de apoyo al arte para niños.

Entre otros participantes en el evento se inscribieron la Escuela Popular de Arte del PEIDA-UAZ, la Cooperativa Lxs de Abajo, la Editorial Rey Chanate, y el Fandango de Arte Infantil Gachita Amador.

Han abierto un chat en WhatsApp mediante el que han establecido comunicación, y a partir del intercambio de experiencias, comienzan a programar actividades para auxiliarse unos a otros a fin de reforzar sus respectivos proyectos o iniciativas artísticas.

Martín Letechipía también lanzó un llamado a las instituciones para que apoyen con un espacio para albergar al Museo del Juguete Popular Etzcuincle.

Desde 2002 envió los primeros oficios a la Presidencia de la República y al entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) desde donde le contestaron afirmativamente a su solicitud de que se instalaría en la Casa Grande de Tacoaleche, en Guadalupe, Zacatecas; cosa que no ocurrió.

“Ha sido el esfuerzo, primero como Hilos de la Invención (compañía de teatro de títeres, ya desaparecida) y ahora mi esfuerzo personal, y lo justo es que le entren también las instituciones”.

Dijo que el Coloquio Hilos de Paz tenía además el propósito de llamar la atención sobre el trabajo generado desde la sociedad civil para hacer accesible el arte a los niños y niñas, y que cree, no ha sido suficientemente valorado.

“Tienen que poner los ojos también en los que estamos haciendo desde hace 20 años esto; tal parece como si no existiera el trabajo”.

Concretamente sobre el Museo del Juguete Popular Etzcuincle agregó, “soy persistente, yo sigo insistiendo en que los niños necesitan más espacios y que este aunque era uno modesto, sí generó un montón de proyectos”.

Hasta hace poco el museo tuvo su sede en la calle Abasolo en el Centro Histórico de la Ciudad de Zacatecas, pero en este momento lo propuso en carácter de museo trashumante “porque no tiene casa y busca hogar”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70