“Hay una lesión al cuerpo electoral en general y a la ciudadanía”, con caso de El Bronco

“Hay una lesión al cuerpo electoral en general y a la ciudadanía”, con caso de El Bronco
El 9 de abril el TEPJF avaló la candidatura de El Bronco foto: la jornada

“Está ahí latente cómo adquirió tanta firma, se dice que fueron falsificaciones”

“El ciudadano bien informado tendrá la oportunidad y la capacidad para decidir lo mejor para México”: José Manuel Ortega Cisneros

 

Ante el hecho de que alguna candidatura “sea tramposa o no”, como actor definitorio de la elección, “el ciudadano bien informado tendrá la oportunidad y la capacidad para decidir lo mejor para México (…) en este momento tan importante y tan trascendente para su historia”, manifestó sus expectativas, José Manuel Ortega Cisneros.

Esto, luego de precisar que el tema de fondo sobre el que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidió en el caso de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, no fue si los apoyos ciudadanos que entregó al INE eran válidos o no, sino si al aspirante independiente se le habían violado una serie de derechos humanos, en el proceso de su revisión y validación.

El otro asunto, que aún está investigándose por parte de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEPADE) “va por cuerda separada”, dijo utilizando el argot jurídico. Y agregó que muy probablemente no será aclarado antes de que ocurra la elección de este año.

“Está ahí latente cómo adquirió tanta firma, se dice que fueron falsificaciones”. En caso de que esto se corrobore por las autoridades competentes, expuso, “habrá una autoridad que lo castigue”.

No obstante, en las deficiencias en el procedimiento que encontró el TEPJF en el actuar del INE y que implicaron su sentencia resarcitoria en favor de El Bronco, “sí creo que hay una lesión al cuerpo electoral en general y a la ciudadanía”, porque no se está dando certeza de que quien llega a la boleta electoral tiene legitimidad.

Dijo que estas irregularidades afectan la credibilidad que de por sí “prácticamente no existe en las instituciones”.

“Creo que Tribunal Electoral en el contexto en que recibió –el asunto- pues pudiera decirse que está avalando –por la vía técnico-jurídica- una candidatura tramposa, no lo dudo, sin embargo lo que le someten a consideración fue si a él –Jaime Rodríguez- a la hora de revisarle sus firmas para alcanzar el número mínimo –de apoyos ciudadanos-, se le violaron algunos derechos humanos”.

José Manuel Ortega Cisneros cuenta con una trayectoria que suma más de 20 años en diversos encargos dentro del sistema electoral, tanto en el antes IFE, el Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas (Trijez), y de manera reciente en el IEEZ, donde fue consejero.

El ex funcionario consideró que la resolución del TEPJF, sí tiene “sustento y justificación en el actual modelo garantista de derechos humanos” que ha adoptado el Estado mexicano, y que actualmente forma parte de los paradigmas internacionales.

Abundó respecto del fondo sobre el que resolvió el máximo órgano jurisdiccional del país en materia electoral, que no se refirió a si Rodríguez Calderón falsificó firmas o simuló los apoyos requeridos por el INE para convertirse en candidato a la Presidencia de la República, sino sobre “su derecho a ser votado”.

“¿Cuál es el derecho humano que le protegió la Sala Superior? Su derecho a ser votado, su derecho de audiencia, su derecho al debido proceso, su derecho a la adecuada defensa y a la presunción de inocencia”, puntualizó.

En su opinión también debió haberse incorporado en la sentencia su derecho a la seguridad o la certeza jurídica.

“Para mí ese es uno de los derechos fundamentales que se violaron en este procedimiento más allá del derecho de audiencia y el derecho a ser votado, que es el principal”.

Su argumento es que el procedimiento del INE no fue eficiente ni eficaz en tanto que hubo circunstancias imprevistas a pesar de la experiencia del órgano.

“Estamos hablando de una elección prácticamente inédita”. Cada una de ellas lo es, dijo, pero ésta en especial en que se renovará la Presidencia, porque “es la más grande de la historia” en tanto su carácter concurrente con 30 estados, la incorporación de las candidaturas independientes y derivado de ello, el uso de la aplicación electrónica mediante la cual se hicieron los registros de los apoyos ciudadanos -que fue cuestionada desde el principio-.

Explicó que Rodríguez Calderón tuvo acceso al derecho de audiencia pero de una manera limitada, “creo que ahí está quid jurídico”.

En la fase preliminar, en la que acudió él o su equipo de precampaña hasta en 12 ocasiones ante la Mesa de Control del INE, integrada por funcionarios del Registro Federal de Electores, se le hizo saber que un millón 200 mil firmas recabadas estaban validadas.

Esto generó en el precandidato “una confianza legítima” de lograr su objetivo, pues el umbral que debía alcanzar según los lineamientos del Instituto Nacional Electoral era de 866 mil 593, con un dispersión en 17 estados correspondiente en cado de ellos a por lo menos el uno por ciento de la lista nominal, y en general, al mismo porcentaje.

Al final y “en apariencia”, El Bronco consiguió más de 2 millones de apoyos ciudadanos (firmas), “de las cuales muchas resultaron que eran simulaciones, que eran falsas (…) hubo una serie de irregularidades que el INE no le hizo saber a tiempo”, y ya en la fase definitiva con tiempos más cortos y una serie de circunstancias no tuvo oportunidad de defenderse.

“De decir, también voy a refutar todos estos porque cuando yo lo hice con más de 40 mil, les demostré que eran válidos cuando me habían dicho que eran inválidos”.

A Jaime Rodríguez Calderón “se le creó así la expectativa de que iba bien y hasta el final le dicen, fíjate que ya revisando con mayor cuidado pues hay un montón de firmas que son inválidas”.

Esto, consideró el Tribunal Electoral ya no le daba tiempo para que se revisaran más de 400 mil firmas. Y faltándole unas 16 mil firmas y algo, decidió que había una “duda razonable” de que se encontraran entre ellas las necesarias para alcanzar el umbral.

“Por eso al otorgarle ese beneficio de la duda le están diciendo, es que tu obtuviste una promesa de que estaban bien y resultó que siempre no”.

Cuando el asunto llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ya los otros candidatos llevaban 11 días en campaña por lo que en su caso se mermó el derecho a estar en igualdad de condiciones con los demás, e incluso si se hubiera repuesto el procedimiento para garantizarle su derecho de audiencia “de manera completa”, se habría llevado otros entre 15 a 30 días más que afectarían su derecho a ser votado.

José Manuel Ortega Cisneros agregó por último, “no sé en qué va a terminar la investigación de todas esas firmas, que no solamente El Bronco, sino otros candidatos realizaron, porque incluso se hizo por ahí una industria de firmas para candidaturas independientes. Pero yo creo que aquí, es lo que yo considero, es el ciudadano el que debe de poner las cosas en su lugar”.

Pero no cualquier ciudadano, sino uno informado es quien puede, reiteró, “poner las cosas en su lugar en general en México, pues con la expresión de su voluntad determinará lo que debe seguir adelante, -esto es, a quién descartará-“.

Ante el escenario de que “una candidatura sea tramposa o no”, finalmente el último actor en esta democracia para decidir las cosas es él, dijo. Y observó respecto del actuar de las instituciones, que “tanto el Tribunal como el INE” como órganos autónomos y “en un diálogo respetuoso” deben llegar a un mayor entendimiento porque de lo contrario no le abonarán “a una democracia todavía incipiente que no se ha podido consolidar por cosas como estas”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70