El terror

El terror
La pintora Joy Laville (1923 Isla de Wright, Gran Bretaña) recibió en 2012 la medalla de Bellas Artes por su trayectoria. Fue esposa del escritor Jorge Ibargüengoitia; su obra aparece en varias portadas de los libros del escritor. Falleció en el estado de Morelos a los 94 años de edad el pasado 13 de abril. En 'La Gualdra' lamentamos el fallecimiento de esta artista plástica de quien Teresa del Conde se refiriera así: “Las pinturas de Joy Laville son espacios de tranquilidad, de solaz, también de soledad”.

La Gualdra 334 / Río de palabras

 

 

Hay algo en la mirada torva de las hienas

que paraliza y aterra.

Luis Sepúlveda

 

¿Usted ha sentido terror? Sí, usted, el ciudadano común y corriente, que en cuanto dan las 6:00 hrs. se levanta de la cama y después de ir al baño a orinar, se mete bajo la regadera y toma un baño tibio y rápido. Vestirse a la carrera y sentarse a la mesa a desayunar una taza de café y a darle rápidos y furiosos mordiscos a una pieza de pan y salir apurado rumbo a la oficina, en esta ciudad la mayoría trabaja en las oficinas o empleados de mostrador. Pues bien, le hablo de dormir con un ojo bien abierto y atento, muy atento a los ruidos extraños, a cualquier ruido. No al miedo, ése que se que se suda apestoso y agrio, ése que nos deja la boca reseca y con un sabor a cobre. El que obliga a echarse varios viajes al mingitorio. No, tampoco el que se siente en la oscuridad de una sala cinematográfica (iba a decir en las páginas de un libro, pero los burócratas no leen libros, muy apenas el Esto). No, le estoy hablando del que está bendecido, protegido por los hombres de negro y cuello blanco, con enormes anillos con piedras rojas. Y que hablan despacito y en susurros, con mirada lánguida y aliento alcohólico. Y que proclaman que la justicia la proporciona Dios Todo Poderoso. Ése que te obliga a caminar muy derecho, aprisita, y sin atreverse a voltear la cara, lívido, con el estómago y las tripas pegadas al espinazo, tratando de identificar y reconocer los taconeos en las espalda. No, no hablo del que provocan los demonios, los muertos vivientes, vampiros y hombres lobos. Ni al miedo provocado por las ánimas, fantasmas y aparecidos. Ésos con una simple y llana mentada de madre se van con la cola entre las patas. No, no estoy haciendo referencia a esos miedos ¿No?, o ¿sí?

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_334

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70