Dioses, dioses, mayúsculas y minúsculas

Dioses, dioses, mayúsculas y minúsculas

La Gualdra 333 / Lenguaje / El Picaporte

 

¿Se escribe “dios” con mayúscula o minúscula? ¿Cuándo una y cuándo otra? La respuesta es siempre la misma: “Depende del contexto en que pondrás la palabra”. Algunos reviran con algo que se antoja absurdo: “Es que yo soy ateo y de ningún modo escribiré la palabra dios con mayúscula”. O peor: “Es que voy a hablar del dios de una religión que no es la mía, por eso irá en minúscula”.

A pesar del esfuerzo de muchos educadores, parece que aún no se entiende que esto no es una cuestión de fe, sino un fenómeno meramente gramatical. Frente a mi amiga llamada Rosa, entiendo que su nombre es un sustantivo propio, que sirve para referirse a una persona, y siempre va con mayúscula, y que el genérico “rosa” es un sustantivo común con el que se nombra a una o varias flores, y en ese caso utilizo minúsculas.

Lo mismo sucede con Jazmín, Estrella, Paz, Gloria, Victoria, Soledad, Esperanza. Por eso cuando yo tenía cinco años y las catequistas me obligaban a aprenderme la oración católica “Credo”, sin explicármela, me preguntaba yo quién fregados era Gloria y por qué ella tendría que venir a acompañar a Dios a la hora de juzgar a vivos y muertos: “Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin”. Tenía que entender que en ese contexto “gloria” es sustantivo común, con minúscula, y que se refería a un esplendor, no a una muchachona aliada del Altísimo.

Lo mismo sucede con ley con minúscula, que es genérico, y la Ley con mayúscula que se refiere al conjunto de normas. O Estado, que se refiere a entidad que ejerce el poder, y estado, sinónimo de entidad, que se refiere a territorio. Hablamos de gramática, con minúscula, como una disciplina más y Gramática con mayúscula irrumpe para referirse a una entidad específica. La palabra “chiripa” se escribe con minúscula excepto cuando lo aplicamos como apodo a alguien: “Ahí viene Chiripa, igual de estrafalario”.

Distinguimos, entonces, sustantivos propios de sustantivos comunes: los primeros con mayúscula por ser nombres específicos, los segundos con minúsculas por nombrar una especie o clase. “Mi profesor es Don Juan” lleva mayúsculas iniciales en Don y Juan, y también existe un sustantivo común derivado del personaje de José Zorrilla: “Mi profesor es un donjuan: en cada salón donde imparte clases tiene una novia”.

“Dios” es el nombre de la divinidad suprema en las religiones cristianas. La Gramática prescribe que se pone mayúscula inicial en Dios cuando se habla de la divinidad de una religión monoteísta. En las religiones politeístas se entiende dios como una designación genérica y por eso va con minúscula. Por tanto, a menos que fuera apellido o vaya después de punto, el plural “dioses” no debe llevar mayúscula.

Cuando calcamos expresiones como “ni Dios lo mande”, “sabrá Dios”, “que Dios te bendiga”, “que Dios lo tenga achicharrándose en el infierno”, “que Dios te lo pague”, “aprieta Dios pero no ahorca”, sí utilizamos mayúscula pues nos referimos a una entidad determinada y con nombre propio (seguramente el de los monoteístas, por cierto).

 

Envíe comentarios y demás inquietudes a:

[email protected]

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-333

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ