Buena Mierda Radikal festeja su décimo aniversario con el rodaje de un documental y su cuarto disco

Buena Mierda Radikal festeja su décimo aniversario con el rodaje de un documental y su cuarto disco
La banda la integran Brian, Abi, Fuska y Rulo. Fotos: CORTESÍA
  • La agrupación zacatecana de rock radical busca presentar dicho video en un concierto que ya prepara como parte de la celebración
  • En el largometraje aparecerán varios personajes y se abordarán diversos temas
  • La cuarta producción discográfica de la banda, Identidades perdidas, se suma a Venenostias, Destruidos y El refugio delirante de los sueños muertos
  • Sus integrantes afirman que no se insertan en el punk porque sería una contradicción; sin embargo, “estar en el sistema no significa que no podamos estar en contra”, por eso nuestro lema es “Rompiendo desde adentro”
  • Hablamos acerca no de lo que nos tocó vivir, sino de cómo somos; es el momento de hacernos responsables de lo que decidimos ser, porque “la libertad es lo que decidimos hacer con lo que hicieron de nosotros”

Autoetiquetada como rock radical, más allá del punk y del rock duro, la agrupación zacatecana Buena Mierda Radikal celebra este año su décimo aniversario, festejo que incluye el rodaje de un video documental sobre ella y otros aspectos que la rodean, así como la presentación del mismo en un concierto que ya prepara, y el lanzamiento de su cuarto material, Identidades perdidas.

Buena Mierda Radikal, que a modo de sátira se nombró así porque “no existe mierda buena”, fue fundada en el año 2008 por Brian, en voz, guitarra y letras; Abi, en batería, y Fuska, en bajo y coros. Unos años después se integró Rulo, en la guitarra. Ésta es la actual alineación de la banda.

A este proyecto “batallamos en ponerle un nombre, pues queríamos que tuviera cierta contundencia y que marcara la ideología de la banda. El género que abanderamos es el rock radical, y por cierta ideología no encajábamos con los punks, los metaleros ni con el rock duro. Si alguien nos iba a etiquetar, mejor etiquetarnos nosotros como rock radical”, expresaron sus integrantes en entrevista exclusiva.

Estos músicos recordaron que en un inicio, la finalidad fue expresar lo que los reprimía y lo que querían liberar de sus pensamientos, crear conciencia y transmitir una ideología con cierta rabia contra el sistema. Pero esto lo dejaron de lado con el paso del tiempo. Sostuvieron que por ello es que no se enfocan al punk, sino al rock radical, ya que llamarse punk sería una contradicción, considerando que el punk es anarquía.

Estar contra el sistema fue sólo una etapa de sus vidas, pues se tuvieron “que dar cuenta de que se tiene que estar adentro para poder hacer algo”. Por eso, su ideología se basa en lemas como “Rompiendo desde adentro. Estar en el sistema no significa que no podamos estar en contra; también podemos expresar nuestro coraje contra la desigualdad y la opresión, pero sabemos que somos parte”.

Sin embargo, no todas sus letras se enfocan a cuestiones sociales, pues también abordan vivencias personales. “Hemos escrito lo que hemos vivido y como hemos sido. Nos gusta escribir sobre la realidad, no mentiras ni otras historias. Tratamos de sacar lo que sentimos, y la manera de hacerlo es mediante la música”. Y aunque algunas letras son más subjetivas y cada uno las entiende a su manera, “tratamos de que sean explícitas, que digan tal cual el mensaje, a veces con algo metafórico para ir más allá de lo común. Tratamos de acapararlo todo, entre lo individual y lo externo a cada uno”, lo que pasa socialmente. “Lo bueno y lo chido del rock radical es que puedes hablar de lo que te dé tu gana. No nos cerramos”.

Recalcaron, además, que hablan acerca no de lo que les tocó vivir, sino de cómo son, a fin de erradicar esa idea de culpabilizar al otro: “Es el momento de hacerse responsable cada quien de lo que decidió ser, porque, como se dice, la libertad es lo que decidimos hacer con lo que hicieron de nosotros”.

Aunque ya llevaban algún tiempo de ensayar, su debut fue en la Feria Regional de Guadalupe en 2008, donde compartieron escenario con la agrupación mexicana California Blues, con el apoyo de Jaime Flores Guardado. Desde entonces no han parado de tocar en distintos lugares, como Fresnillo, Loreto, Río Grande, Guadalupe –Zóquite, Tacoaleche y la cabecera-, Jerez y Trancoso, en lo que respecta a esta entidad, mientras que fuera de ella, en la Ciudad de México –Feria del Pulque y Tianguis Cultural del Chopo-, Guadalajara –Tianguis Cultural de Guadalajara, por ejemplo-, Aguascalientes -Rincón de Romos y Pabellón de Arteaga-, San Luis Potosí -Fuerza del Puerco Fest-, Puebla, Querétaro, Monterrey y, próximamente, en Saltillo.

En estos diversos espacios han compartido escenario con bandas como Boikot, Piperrak, Konsumo Respeto, por mencionar algunas, y con leyendas del punk como Flema, Katarro Vandáliko, Vamos Perdiendo, Mal Momento, Vómito Nuclear, Acidez, Garrobos, Sedición, entre otras.

Refirieron que al principio no fueron bien recibidos en la escena local por parte de otras agrupaciones, dado que entonces ya había una escena bien parada y con sus ideologías, con bandas que ya gozaban de renombre y ya tenían discos propios. “Quienes nos abrieron más un espacio fueron los metaleros, porque nos veían como banda de rock duro”.

Ante ello, se presentaban más en fiestas con amigos, quienes les pedían covers, interpretaciones que se fueron quedando con ellos, como las piezas de El Útimo Ke Zierre y Eskorbuto, pues “fueron las cintas que llegaron al barrio en ese tiempo, porque no estaba al alcance la música como lo está ahora con el Internet”, y además, lo que cantaban se asemejaba a lo que ellos vivían al ser “unos chavos medio rebeldes”. Esas voces desgarradas y la contundencia musical les fueron transmitidas para expresar su rabia y energía; no obstante, siempre han luchado por mostrar lo que ellos hacen desde la parte de la creación, anhelo que ahora se muestra en la difusión de su último material, Identidades perdidas.

Ahora, Buena Mierda tiene su estilo propio, y sus integrantes afirman que ya tomó su camino, de manera que, incluso, ya no toca covers. Tomó lo que se denomina rock radical vasco, pero sin banderas, buscando que sea más universal, es decir, enfocarse en el arte de la música sin fronteras.

Así, pese a que en su inicio llegaron a interpretar covers, comenzaron a crear desde entonces, con música escrita por Brian y composición musical hecha por el total de la banda. Actualmente cuentan con más de 40 piezas propias, de modo que sus cuatro discos grabados hasta ahora contienen totalmente música de su autoría. Por orden cronológico, se trata de Venenostias (2011), Destruidos (2013), El refugio delirante de los sueños muertos (2015) e Identidades perdidas, este último mismo que están a punto de lanzar y el cual fue grabado en un estudio de San Luis Potosí, a fin de trascender fuera de la escena local.

Señalaron que tienen muchas letras en camino y otras más en el olvido que no quedaron grabadas. “Casi siempre las que grabamos son las que más nos gustan a nosotros. Cuando se es más chavo se busca agradar a los demás; ahora ya escribimos más para nosotros”.

Respecto al documental que hoy en día ruedan, que se planea sea largometraje –pues tendrá una duración de entre 60 y 80 minutos- y que forma parte de su festejo de aniversario, la dirección está a cargo de Pablo Cabrera -del Estudio Maxi Records, con quien la banda grabó sus primeros tres discos- y de Ricardo Gutiérrez –quien tiene una revista electrónica de nombre Dosis Magazine.

Esta cinta estará lista en dos o tres meses más, a fin de presentarla dentro de su toquín de aniversario. En ella aparecerán varios personajes, desde amigos hasta personajes icónicos y agrupaciones con las que han compartido escenarios y experiencias a lo largo de estos 10 años. En este sentido, recopila fotos, videos, flyers, momentos y conciertos, por lo que figurarán muchas personas; los temas que abordará serán varios, desde escenarios compartidos hasta puntos de vista sobre estos cuatro músicos, la música, anécdotas con ellos, la familia, los trabajos, los discos que les han gustado, desavenencias, altibajos y más.

Buena Mierda Radikal cuenta, además, con tres videos, el primero, filmado en 2011 y perteneciente a la canción Déjala salir, incluida en el disco Venenostias; éste fue grabado por Carlos Reina. El segundo, grabado por Lorenzo Meza, es de Enfermos de rock and roll, pieza del disco El refugio delirante de los sueños muertos. Y el tercero, de Enemigos, que forma parte del cuarto material.

Estos músicos, originarios de Guadalupe y Zacatecas, son autodidactas. A Brian su mamá le regaló una guitarra a los 14 años de edad; por su parte, Abi sólo asistió a un taller de música de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) durante seis meses y lo demás lo aprendió por oído, por lo que afirma: “En pro de mejorar, hemos tenido que buscar nuestra propia enseñanza. Nunca nos hemos doblegado”. En su caso, Fuska acudió a un taller de bajo eléctrico también por cerca de seis meses y luego aprendió viendo tocar a otros.

A raíz de no haber sido bien recibidos al inicio, decidieron ir solos en esto, pese a ser partidarios de pensar que las divisiones son absurdas; no obstante, al comenzar a darse a conocer, salieron otras bandas de otros municipios y la capital que se mantenían discretas hasta entonces, y actualmente se juntan entre ellos para organizar toquines. Eso “nos da mucho orgullo”.

Buena Mierda Radikal tocará este sábado 7 de abril, de 7:00 a 7:50 de la tarde, en el festival Gran Guadalupe Adventur, en La Zacatecana, junto a otras bandas de la entidad y, también, compartiendo escenario con Kinky y Rostros Ocultos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ