Con Turull preso, Parlamento catalán celebra sesión simbólica

Con Turull preso, Parlamento catalán celebra sesión simbólica
Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán, expresó la necesidad de “denunciar que los poderes del Estado impiden” la expresión de los diputados electos. Foto Ap

Madrid. Cuando la “mitad de Cataluña está en estado de shock” -en palabras de una diputada independentista-, el presidente del Parlamento autonómico, Roger Torrent, decidió finalmente suspender el pleno previsto para hoy que tenía como objetivo la investidura de Jordi Turull, el candidato del bloque soberanista y que fue enviado ayer a prisión provisional por el Tribunal Supremo.

Los diputados independentistas se mostraron tristes y abatidos, en lo que definieron como una de las “épocas más oscuras y tristes” de la historia, en la que “el Estado español nos ha escupido a la cara”.

Ayer fue una de las jornadas más duras para el independentismo catalán. En menos de 24 horas, el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ordenó el ingreso en prisión de cinco líderes soberanistas: Jordi Turull -que sólo unas horas antes había fracasado en su intento de ser investido presidente de la Generalitat-, Raül Romeva, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Josep Rull.

Además, la secretaria general de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Marta Rovira, que también había sido citada a declarar, optó por huir del país y refugiarse en Suiza.

Para añadir aún más dramatismo a la situación, el mismo juez Llarena reactivó las órdenes de búsqueda y captura internacional contra otros cinco destacados dirigentes independentistas, entre ellos el ex presidente Carles Puigdemont y cuatro ex consejeros de su gobierno.

El “estado de shock” que vive Cataluña se hizo patente en gran parte en las calles, en las que miles de personas denunciaron ante las oficinas públicas del gobierno español en la región la “represión” y la falta de garantías de una justicia transparente y al margen de los intereses políticos de la derecha española.

Y en este escenario de confrontación se tenía prevista la celebración de la segunda parte del pleno de investidura, en el que se pretendía volver a someter a votación la candidatura de Turull, para la que sólo requería de mayoría simple para obtener el cargo.

Sin embargo, ante el encarcelamiento del propio candidato y del resto de dirigentes independentistas, finalmente el presidente del Parlamento, Torrent, anunció su suspensión y en cambio decidió celebrar una sesión “simbólica” en la que cada grupo fijara su posición ante la situación excepcional del país.

“Hoy no puedo decir que sea un buen día”, advirtió Torrent al arrancar el pleno desde su asiento presidencial en el hemiciclo, pero este no es “un momento normal” sino “profundamente excepcional”, justificó.

Por eso el dirigente expresó la necesidad de “denunciar que los poderes del Estado impiden” la expresión de los diputados electos como consecuencia de las medidas cautelares decretadas por el Tribunal Supremo.

Tras reconocer que “en estas condiciones no se puede celebrar” la sesión plenaria de hoy, expresó la necesidad de “hablar”, de que “todos hablemos” y lo hagamos “en libertad”. Además advirtió que “no descansaré” hasta ver libres a sus compañeros encarcelados.

La primera en tomar la palabra fue Inés Arrimadas, como líder de la primera fuerza del Parlamento, Ciudadanos, y arremetió contra la deriva que ha llevado el proceso soberanista a la región, al tiempo que lamentó que se haya llegado a una situación de enfrentamiento en que los propios diputados catalanes ni siquiera son capaces de saludarse en los pasillos del hemiciclo.

Y responsabilizó a los propios independentistas de la situación de incertidumbre que viven muchos ciudadanos catalanes ante la ausencia de un gobierno propio y el clima de enfrentamiento que lejos de mitigarse, aumenta con los días.

Una vez fijada la posición de la fuerza hegemónica del unionismo, tomó la palabra Sergi Sabriá, representante de ERC y que actualmente lleva las riendas del partido ante la huida de Rovira.

El diputado reconoció su pesar y su dolor ante la oleada de medidas represivas por parte de la justicia española, que entendió que era una forma de que “el Estado español nos ha escupido a la cara”. En ese sentido se conjuró, junto con el resto de las fuerzas secesionistas a “desvincularse de una vez por todas de una España represiva y corrupta”. Y advirtió: “Seguiremos alzados y persistiremos para ganar la libertad”.

El representante de la otra fuerza independentista, Junts per Catalunya, Quim Torra, aseguró que “esta causa general contra el independentismo es grotesca” y advirtió que las consecuencias del día de ayer durarán años y serán irreversibles.

El grupo del derechista Partido Popular (PP) decidió abandonar el pleno y no participar de un acto que consideraron “de parte”.

Al final de la sesión, las fuerzas independentistas celebraron una denuncia pública conjunta de la situación, que estuvo presidida por el presidente del Parlamento, Roger Torrent.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70