Informática vs Indiferencia

Informática vs Indiferencia

Cada día es más palpable una irrefutable realidad: gobierno que no se incorpora plenamente a las nuevas tecnologías de la información es gobierno que política y operacionalmente se rezaga y cede autoridad y presencia. En otras palabras, como Estado pierde esencia y se condena a ser gobierno fallido.
Por más anacrónico que resulte, en México no todos los gobiernos, funcionarios o actores políticos entienden esta deficiencia.
La transformación, que impone nuevos paradigmas sociales, no es tan nueva, incluso si hay quienes la soslayan deliberadamente o de plano, esclavos de su ineptitud, la rechazan. Pese a todo, las relaciones entre entidades gubernamentales y sociedad transitan por una revolución tecnológica, benéfica e irreversible.
En todos los ámbitos vivimos, desde hace años, cambios profundos y acelerados gracias a la expansión y consolidación de desarrollos informáticos como Internet, Facebook, Twitter y otros que no únicamente han transformado las relaciones interpersonales, sino además, y de manera muy particular, las que surgen entre sociedad y autoridades.
Aunque con algún retraso, Zacatecas ya no está entre las entidades ajenas a los gobiernos digitales. Cierto es que falta mucho camino por recorrer, mas lo importante es que la administración de Alejandro Tello Cristerna se empeña en aprovechar los canales informáticos.
Alcanzar los objetivos de un gobierno digitalizado y abierto siempre a los ciudadanos, ahora solo es cuestión de tiempo, de cambio de actitudes, y por supuesto, de capacidad financiera.
Por lo pronto, en año y medio Tello Cristerna dio grandes pasos al incorporar más y mejores tecnologías informáticas a los procesos administrativos, de rendición de cuentas y transparencia, y a los que lo vinculan con la sociedad. Permitir que cualquier persona pueda conocer detalladamente las acciones y obras públicas es un gran avance, pero eso no es suficiente.
En la coyuntura actual del país, caracterizada por desigualdad económica, desempleo, descomposición social, crisis de confianza en las instituciones, pérdida de valores éticos, morales y cívicos; impunidad, delincuencia común y organizada, inseguridad y violencia, que los ciudadanos abandonen pasividad e indiferencia y se conviertan en verdaderos agentes de cambio es gran desafío para los gobiernos.
Es necesario entender que el largo caudal de penurias sociales que invade a la nación no tendrá fin si los mexicanos continuamos impasibles, indiferentes y no asumimos el rol al que estamos llamados, aprovechando las plataformas digitales disponibles.
La administración pública zacatecana, cada vez más transparente y democrática, promueve la participación social para generar sujetos activos en el desarrollo de su comunidad o municipio.
Se trata de construir una ciudadanía de elevada intensidad, dispuesta a dialogar, analizar, proponer y llegar a consensos que la involucren en todos los actos de gobierno.
Las herramientas ya existen y esperan la acción ciudadana. Por ejemplo, la estrategia Avancemos Todos, es una plataforma informática para promover y generar una cultura de participación directa o a través de medios digitales, ya sea en asambleas participativas o mediante dispositivos móviles o computadora personal.
De la estrategia Avancemos Todos se deriva otra plataforma: Presupuesto Participativo, mediante la cual las personas ayudan a decidir en dónde y cómo se invierten los recursos del erario en bienes y servicios públicos.
Obra Transparente es otro portal de acceso libre en el que los ciudadanos pueden conocer detalladamente costos, plazos de terminación, dinero invertido, dependencia responsable de la construcción, empresa ejecutora, etc.
Proponle a Zacatecas es el espacio digital que permite intervenir en la agenda pública mediante propuestas para diseñar políticas que mejoren las condiciones socioeconómicas del estado.
Las tecnologías de la información son excelentes herramientas para construir una óptima relación entre gobernantes y gobernados, porque usándolas los ciudadanos se empoderan y convierten en reales conductores de las políticas públicas.
Adicionalmente, cuando un individuo ejerce sus derechos humanos y democráticos, se convierte en verdadero actor de cambio, capaz de influir positivamente en su entorno social. Robustece además la fortaleza desde la cual, siempre dentro de los límites de lo legítimo y razonable, puede contrarrestar adversidades antisociales y hasta debilitar los andamiajes de la corrupción.
La acosada democracia mexicana reclama la participación de todos. La indiferencia no puede continuar. Los ciudadanos, junto con los medios de comunicación, deben asumirse como corresponsables de todo lo que suceda en el país y en nuestro estado.
“Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos”, dijo alguna vez Martin Luther King, uno de los más grandes líderes de la humanidad. Que sus palabras sean honradas con una nueva cultura participativa. ■

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70