¡No al debate! ¨Los ausentes siempre están en el error¨ Proverbio Inglés

¡No al debate! ¨Los ausentes siempre están en el error¨ Proverbio Inglés

Otra vez Andrés Manuelovich, rechazo debatir contra sus contrincantes. Otra vez el hijo prodigo de Tabasco, como en el 2006, se reúsa a debatir por miedo a perder. Nuevamente el fantasma de las elecciones pasadas se hace presente entre él y sus asesores y determinan ausentarse como una clara estrategia de campaña. El candidato anti sistema, que se dice de izquierda, se niega rotundamente a exponerse ante el escrutinio público su idea errónea y falsa que tiene de nación.

En su reciente visita a nuestra Ciudad, el muy afamado tabasqueño declaro ante la prensa nacional y local, que sus asesores rusos provenientes de la Sierra norte de Puebla, le aconsejaron al candidato presidencial no asistir al debate. Dicen esos expertos rusos de Huehuetla Puebla, que Andrés Manuel no necesita ir a los debates por ser el claro puntero de la contienda. Otros asesores rusos de San Pedro Pochutla en Oaxaca, dicen que es un cálculo político que no le va a traer consecuencias serias a sus números porcentuales y otros que no son asesores pero si son ignorantes de la política y del sistema democrático del país, simplemente declaran que no son huevos al gusto.

Lo preocupante de estos asesores y uno que otro simpatizante apasionado, es que estos pronósticos y cálculos que determinan como una estrategia de campaña están muy alejados de la realidad, alejados completamente de la importancia de un debate en un proceso electoral tan importante como es la elección para presidente. Estos afamados asesores del oriundo de Tepetitán Tabasco, aseguran que el ausentarse es no caer en trampas electorales que puedan afectar el paso avasallante que supuestamente lleva sobre sus rivales. Lo que no calculan y pronostican esos asesores y el mismo añejo candidato, es que el debate le da a los ciudadanos, claridad en sus opciones y posibilidades de buenas decisiones, para un electorado que está cada vez más frustrado.

En todo proceso electoral democrático, el debate representa para los ciudadanos que la conforman, una dinámica idónea para construir un mejor criterio, determinar quién es la mejor opción y sobre todo, quien es el más apto para ocupar tan honroso cargo. El debate más que una confrontación de barrio cómo se las imaginan algunos, o una estrategia de campaña bien calculada, es un elemento determinante para el electorado que sirve para conocer más allá de lo que verdaderamente nos venden en Facebook.

El debate debe de saber Manuelovich, que es una puerta necesaria para la democracia insípida de nuestro país. Es sin duda el debate un acceso a la realidad de los perfiles de los candidatos y sus propuestas de campaña. Cualquier persona que tenga una noción pequeña de lo que realmente es la democracia, debe de saber que el debate es la columna vertebral de cualquier proceso que tiene por finalidad, crear una opinión más exacta de quien podría cuidar con firmeza los intereses de todos los mexicanos.

Pero la realidad de la ausencia del mesías es otra, la realidad de su ausencia es la misma que hace 12 años hizo que perdiera esta oportunidad y perdiera confianza en los ciudadanos que en aquellos años creían en él. La realidad de su ausencia, es precisamente no exponer su claro estado de ignorancia en la que prevalece. La triste realidad de su ausencia más que ver dimes y diretes en el debate, es precisamente no tener ni la más mínima idea de cómo exponer su proyecto de nación ante candidatos que visiblemente rebasan en todos los sentidos el nivel de conocimiento que tiene sobre cómo resolver los verdaderos problemas del país. Esa enorme incapacidad que le distingue al tabasqueño de no tener un proyecto claro de nación, es la misma incapacidad de refugiarse nuevamente en el victimismo y no la propuesta que lo ha caracterizado a lo largo de más de 12 años.

Para Finalizar:
Andrés Manuelovich sabe que en la política mexicana nada está escrito. Que su triunfo a la presidencia más que tenerlo cerca, con este tipo de rechazos, lo alejan más. Lo vimos claro en el fantasma del 2006 donde rechazo debatir y perdió confianza entre sus electores. Simplemente recordemos los números de sus encuestas que lo posicionaban como virtual ganador y lo dejaron como un verdadero perdedor.

Algunos especialistas y analistas en la materia, han deducido que la negativa de Obrador de no ir a estos debates, es un claro síntoma de la política chavista que trae bajo el brazo. Política extremista, que no permite el debate de ideas, al contrario, las bloquea; con la única finalidad de no permitir ideas contrarias a su discurso provocador y divisorio que lo ha caracterizado todos estos años. Discurso de narrativa provocativa y que ínsita al desequilibrio social que lleva utilizándolo como base de una política anti sistema, y como base de un modesto salario en efectivo de 50 mil pesos, mismos que dice el, le han permitido viajar por todo el país y el extranjero.

Y es que la oportunidad que desecha nuevamente de debatir sus ideas, es rechazar por completo la oportunidad de convencer y afianzarse ante la clase política, la clase empresarial, o al sector más importante, el sector juvenil indeciso, que está dispuesto a determinar de qué lado se incline la balanza.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ