148 años con mujeres talentosas en la UAZ (1/2)

148 años con mujeres talentosas en la UAZ (1/2)

En la actualidad resulta normal ver mujeres en las aulas universitarias. De hecho, puede constatarse que en algunas carreras, estudiantes que pertenecen a ese género, son mayoría. Pero no siempre ha sido así. La historia de las primeras mujeres universitarias principia en 1870, cuando en el Instituto Literario de García, antecedente remoto de la hoy en día UAZ, se implementó la carrera de Obstetricia, profesión que a su vez, con el paso del tiempo, se transformó en la actual licenciatura en Enfermería. Sí, las enfermeras son las mujeres universitarias pioneras aquí en Zacatecas. Ese primer paso, si bien fue un logro en la conformación de la modernidad del país, resultó insuficiente.
La extensión de la instrucción de las mujeres y su preparación como profesionistas en el Porfiriato fue un proceso que transitó, indudablemente, por múltiples obstáculos, principalmente económicos y culturales, así lo señala en la UAZ la doctora Norma Gutiérrez Hernández −experta en el tema−, en su ensayo “El Instituto de Ciencias en Zacatecas durante el Porfiriato: la institución predilecta del estado educador”. La autora muestra que en ese momento histórico nació la importancia de contar con mujeres profesionales, siendo el magisterio y la enfermería las profesiones a las que recurrían por ser carreras admitidas socialmente porque eran la extensión de sus funciones mujeriles.
En la sociedad prevalecía este criterio: “A la mujer se le educa, pero no mucho, se le permite leer, pero no todo, se le acerca al mundo de la ciencia, en tanto que esta no cambie su forma de percibir la realidad circundante; se le pone en contacto con el arte, siempre que éste no desvíe su virtud”, describe Valentina Torres (2003).
Obviamente faltaban muchas décadas para que la francesa Simon de Beauvoir escribiera su libro “El segundo sexo”, obra clave del pensamiento feminista en el siglo XX, donde se analiza la condición de la mujer desde los diversos puntos de vista desde los que se conceptualiza: ontológico, sociológico, cultural, científico, histórico. El resumen de esta obra se refleja en su famosa frase: “No se nace mujer: se llega a serlo.”
Es necesario afirmar que fue el esfuerzo y la voluntad de las propias mujeres el motor principal de su presencia en la universidad y en las profesiones. Ya en el segundo tercio del siglo XX había mujeres en el Instituto de Ciencias de Zacatecas cursando carreras “liberales”.
En los años 80 la licenciada Julieta Franco, invitada por el licenciado Roberto Almanza, impartió una conferencia en la que expuso que ella fue una de las primeras o la primera abogada egresada del ICZ; su educación era esmerada: dominaba el francés a la perfección, fue ganadora de un premio en los Juegos Florales “Ramón López Velarde” de aquella época. Decía que era la única mujer de su grupo, y que su maestro, el licenciado Miguel Chávez, cortésmente le pedía que saliera del aula cuando se iban a tratar temas como el delito de estupro; el abordaje de esos tópicos no eran propios para su fineza de dama. Desde luego, por su condición de mujer no podía presentarse a las oposiciones a judicaturas y cosas por el estilo. Eso ocurría cuando la mujer en México aún no adquiría el derecho al voto, hecho que se logró hasta 1952.
Conforme pasó el tiempo, las mujeres se empeñaron por sí mismas en estudiar en la universidad y desarrollar carreras profesionales al mismo nivel que el hombre y lo consiguieron. En el presente, orgullosamente la UAZ tiene especialistas de alto nivel que participan en los terrenos de la docencia, la investigación, el arte y la difusión de la cultura. Gracias a su esfuerzo gozan de elevado prestigio social.
Definitivamente, la universidad es el ámbito social en el que la mujer ha logrado mayor desarrollo. Gracias a sus méritos, avanza luchando porque la propuesta de la equidad de los derechos entre los géneros sea la regla y no la excepción. Gestora de mejoras, su papel en constante evolución la convierte en participante activa de todas las áreas.
Una larga lista de mujeres pioneras en el campo universitario y profesional son evidencias en la historia de la institución del pasado contemporáneo, valga mencionar a Irene de Haro Arteaga, primera alumna de la carrera de QFB; Ma. Eugenia Legaspi, en Medicina Humana, entre otras.
Este año, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la Coordinación de Equidad de Géneros, bajo la titularidad Leticia Torres Villa, organizó una serie de actividades entre las que se incluyeron capacitaciones, concursos y exposiciones de oratoria, ensayo, cuento y corridos; conferencias y la entrega de reconocimientos a mujeres líderes de la UAZ. Las Unidades Académicas de Derecho y Ciencias de la Tierra también recordaron esta significativa fecha que conmemora la lucha persistente de las mujeres. La próxima semana hablaré de esto y el linaje de mujeres brillantes que honra a la UAZ con su desempeño.
Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto.

*Cronista de la UAZ
[email protected]
cró[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ