La nave va

La nave va

Curioso, pero no; para nada. No es ninguna rareza, sino certeza y apertura para pensar y hurgar, en el muladar, jardín, jacal, palacio de la Patria, con el título del Editorial de La Jornada, Zacatecas, ejemplar de ayer, lunes 05 de marzo. “Los efectos en la familia del trabajo precario.” Desde el plural con el que inicia: efectos, hasta la localidad social y cultural a dónde conduce y es la familia. Trabajo precario y familia, en este rincón de la Patria y por añadidura, en todo México, un país asolado aún, como tantos lugares del mundo, por el vendaval del neoliberalismo, ¿y al frente la bestia Trump? y eso quiere decir, o más bien son vendaval, no de miles, sino de millones de familias, cuyos recursos económicos no les alcanzan ni para el alimento, ni siquiera ahora cuando hasta los tradicionales antiguos actuales obsequios, denominados despensas, se regulan, en la búsqueda, nunca reconocida de que, esa despensa, es un mediador del futuro, nada sencillo a interponer con alguna anticipación, no tanto para mediar en la dieta o el hambre de quien la recibe sino con el afán nunca declarado ni reconocido de pretender media(tiza)r la voluntad de quien la recibe, jefa de familia, por ejemplo, al futuro momento de votar y qué requetebién, si eso, aparte de alimentar, influye algún resultado o triunfo electoral de algún partido político, al que, se supone, sin deberla, ni temerla, bien pudiera levantarse mediante esa magnánima operación con un triunfo o ya de perdido, recibir los votos necesarios para seguir medrando de la ubre electoral y poder mantener a sus ”estructuras” en latencia, mientras se convoca de nuevo a otra elección: total, son los mismos ¿o habrá ocurrido ya una renovación o reubicación masiva por cambio de zona habitacional o de ciudad, de los electores? O lo contrario, continuará tan idílica, cuanto ideológica y política relación, con duración, ¿más allá de un mes? Y de nuevo, consumida la despensa, a vivir el entretiempo electoral, ¿con la expectativa de que las promesas, hechas por los candidatos y sus activistas, se cumplan? ¿Habrá trabajo? ¿Espera inútil? Ya se verá, porque la elección, cuando es presidencial, ¿despierta más el interés y activa de nuevo las expectativas?
De lo nuevo, para ejemplo, en la capital zacatecana ya hasta existe y en estos días se nota hasta en los medios, la colonia “El Peje” y sin ponerse a ahondar en eso, tal significación basta para ponerse a pensar ¿cómo será de diferente la vida en ella? Por supuesto, Andrés Manuel López Obrador sería el primero en desear que los colonos, al dar su nombre a una colonia de la ciudad, no fuera motivo o pretexto, para desatar problemas, conflictos o violencia, sino que ya cuenten con casa y den o reclamen dar mantenimiento a su habitat. Con todo, hay una larga tradición priista y de cualquier partido político, hasta de ideologizar los nombres de las obras públicas que se construyen con dinero público.
No obstante, la humildad de AMLO parece ser más fuerte que su ego y de hecho su campaña va, aunque su eventual triunfo radica en algo y para algo tal vez más allá de la racionalidad prospectiva de ser, no Presidente cualquiera, sino uno que, en efecto, ponga, oriente, perfeccione, las instituciones nacionales para prestar, lo más posible, el servicio público gratuito posible para las mayorías y para todos, actué con prestancia y sin corrupción. En el caso de perder, no le caería nada mal organizar, de inmediato, la resistencia cívica y política nacional: ¡Por la honestidad y la justicia, popular! Sí, para que nadie se burle de los pobres y si lo hace, no se quede impune.
En lo más cercano e inmediato, la nota de La Jornada. “Los efectos en la familia del trabajo precario.” aporta elementos para valorar, reflexionar y actuar, al gobierno de Tello.
En cuanto a la UAZ, bien por el Rector Guzmán, quien, entre otras acciones, La Jornada informa de lo siguiente:
Por primera vez en 10 años, la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) solventó en su totalidad las recomendaciones emitidas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) respecto al ejercicio de los Subsidios Federales para Organismos Descentralizados Estatales de la Cuenta Pública 2016.
Antonio Guzmán Fernández, Rector de la UAZ, indicó que, en efecto, “la auditoría que se hizo al ejercicio de los recursos en la Universidad, que tiene que ver con el subsidio federal para organismos autónomos, salió solventada como no se había realizado en varios años. Es la primera vez que sale sin ninguna observación que tenga que solventar la Universidad”.
Es de esperarse que así continúe, trabajando duro.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70