Encuestas: Un Sucio Maquillaje

Encuestas: Un Sucio Maquillaje

Una encuesta o sondeos de opinión, son métodos de carácter estadísticos que se usan para recopilar información sobre como las personas pueden tener un comportamiento determinado haciéndoles preguntas específicas. En la mayoría de estos sondeos de opinión, se usa un cuestionario estandarizado; esto quiere decir que las mismas preguntas son usadas para todas las personas en las que se realizara dicho sondeo y por lo general la información se reúne en una muestra de personas y no en toda una población. Esto quiere decir que solo se aplica a determinadas zonas y determinado número de personas.
Las personas realizan sondeos de opinión y encuestas por muchas razones, según sus distintos intereses: Los candidatos por ejemplo, utilizan los sondeos de opinión como parte esencial de la operación de inteligencia de sus campañas. Estos sondeos les brindan información útil sobre lo que piensan los votantes a la hora de votar. Hoy en día, estas encuestas desarrollan en las campañas políticas un papel determinante en los resultados de procesos electorales los últimos años. El trabajo adecuado de esta herramienta de medición, le aporta al candidato un idea de cómo posiblemente ¨la intención del voto¨ puede comportarse el día de las elecciones.
En México el desarrollo de este método se ha venido desarrollando de una manera sustancial. En nuestro país la elección de 1988 es la primera en la historia moderna de México que, a partir de un conjunto de circunstancias, surge un alto nivel de competencia y, por ende, de incertidumbre en la población, lo cual determinó que se presentaran al público en general una buena cantidad de encuestas de opinión. Aunque la mayor parte de éstas se llevaron a cabo en el área del Distrito Federal y zona metropolitana.
Otro hecho histórico e inédito en la historia del uso de estos métodos de medición fue en la elección de 1994, que a diferencia de la del año 88, en aquel fatídico año, se auguraba un triunfo tranquilo del PRI, eso hasta el primero de enero de ese año. Sin embargo, la historia de nuestro país daría un giro inesperado, la aparición del levantamiento indígena en Chiapas, el establecimiento del Tratado de Libre Comercio de México con los Estados Unidos de América y Canadá, el asesinato del candidato del PRI, Luis Donaldo Colosio, y su sustitución por Ernesto Zedillo Ponce de León tuvieron una serie de repercusiones tanto en la propia contienda como en los resultados de las encuestas que se publicaron en el periodo previo a la elección.
En algunos procesos electorales mexicanos la competencia por el poder en las elecciones presidenciales ha sido mayor que en otras, por ejemplo la compleja elección del 88. Esta elección en particular o que decir de la del 2000, donde Fox hace historia en el país derrocando años de hegemonía absoluta del PRI. El panorama que se generó en aquella elección fue de gran incertidumbre, la proliferación de las encuestas en los medios masivos no significó confianza ni mayor credibilidad para gran parte del electorado, sino incertidumbre y desconfianza total.
Esta credibilidad corrió riesgo en aquel proceso del año 2000, cuando empresas, candidatos, partidos y los encargados de dirigir campañas políticas, sin un verdadero conocimiento sobre los efectos y la capacidad de influencia de los medios masivos de comunicación, decidieron inescrupulosamente utilizar las encuestas (no como un medio de información, sino como un instrumento de influencia), bajo la idea de que todo estímulo tiene una respuesta, aunque, como se demostró, la respuesta del electorado no siempre fue la que los lanzadores del estímulo habían estipulado
Para Finalizar:
Hoy en día el gran problema que nos encontramos hoy en día con las empresas dedicadas a esta actividad es la asociación que se tiene ya con la corrupción del sistema político mexicano. Actualmente y previo a un evento histórico e importante para nuestro país, muchos de estos sondeos se presentan con total impunidad en los diferentes medios nacionales y locales sin aclarar su origen o peor aún su método utilizado. Lamentablemente en un país donde la corrupción es un ente social muy dominante, hay empresas encuestadoras serias, y otras que simplemente no pierden la oportunidad de simplemente vender una idea o peor aún distraer de lo que realmente está pasando maquillando cifras que no convienen a los intereses del cliente principalmente.
Los últimos días a los cierres de las precampañas de los presidenciables diferentes medios de comunicación presentaron infinidad de encuestas que arrojaban datos diferentes. Por un lado unas que como sabemos vienen presentando ya en 3 elecciones como ganadores. Otras que van como cabello de hacienda aunque el caballo se encuentre fracturado de dos de sus patas. Y otras tantas que simplemente no cambian su discurso ganador.
Actualmente no solo un servidor se cuestiona sobre estos métodos de medición y sus estrategias de información. Realizando un simple ejercicio de reflexión sobre este tema, llego a simples cuestionamientos pero a la vez tan profundos para su consideración: ¿usted a quién le cree?, ¿al periodista famoso?, ¿a su periódico favorito?, ¿le cree a las redes sociales? o acaso ¿cree en las que presentan los partidos políticos? A final de cuentas no lo olvide estimado lector y elector, la elección es suya, no de las encuestas. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70