Se profundiza la crisis de representación de los partidos políticos

Se profundiza la crisis de representación de los partidos políticos

El sábado 17 y domingo 18 de febrero tuvieron lugar los eventos electivos más importantes de los partidos políticos nacionales, correspondientes a la campaña electoral que tendrá su punto culminante en la jornada electoral del 1 de julio del 2018, para designar formalmente a sus candidatos presidenciales, así como a quienes integrarán las listas de candidatos de representación proporcional al senado de la república. Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade fueron ungidos formalmente como candidatos de sus respectivas coaliciones. Para valorar en su justa dimensión lo ocurrido recordemos el fundamento constitucional de los partidos políticos. El artículo 41 de la carta magna señala: “…Los partidos políticos son entidades de interés público; … Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo, así como las reglas para garantizar la paridad entre los géneros, en candidaturas a legisladores federales y locales”.
De acuerdo con lo anterior coincidiremos en que los partidos políticos son instituciones muy importantes para la democracia nacional, pues una de sus funciones más importantes es la formación de ciudadanía promoviendo el debate de los programas y plataformas que los identifican, de manera que las personas que pasen a formar parte de los órganos de representación merced a su postulación como candidatos y, sobre todo, al voto popular, actúen conforme a tales principios e ideas, y sus electores se sientan fielmente representados. Sin embargo, existen muchos estudios que demuestran que estamos en presencia de una profunda crisis de representación. Una mayoría aplastante considera que los políticos, así como los partidos, sólo representan a muy pocos, y que los órganos de representación y las dependencias gubernamentales han perdido de vista su misión de velar por el bienestar del pueblo. En ese contexto hay que leer los eventos de partidos y coaliciones del fin de semana.
En primer lugar, salta a la vista que los ahora integrantes de las tres listas de candidatos no cursaron por proceso alguno que indique que están comprometidos con las plataformas registradas ni, mucho menos, que establecieron algún tipo de comunicación con las bases partidistas, de manera que hayan creado algún vinculo o compromiso que justifique plenamente su voto. En el mejor de los casos, se trata de personas con una trayectoria que genera confianza en la orientación que imprimirá a su actuación, pero en la mayoría de ellos sólo se puede presuponer que están comprometidos con el proyecto que impulsa su candidato presidencial. Es por demás evidente que ninguna de las coaliciones principales aprovechó el lapso de las precampañas para atender la crisis de representación promoviendo el empoderamiento de los integrantes de los partidos políticos. Se ha profundizado la idea de que los partidos solo son franquicias para conquistar un puesto de representación para defender quien sabe que intereses.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70