Las + Recientes

La calidad de las elecciones: ¿campañas llenas de mensajes vacíos?

La calidad de las elecciones: ¿campañas llenas de mensajes vacíos?

Las precampañas llegan a su fin, pero en realidad no han sido pre-campañas (a lo menos en la contienda presidencial) porque ningún partido va a elegir a uno entre varios, en todos los partidos o coaliciones el candidato fue único y definitivo desde un inicio. Por ello, aun cuando legalmente son precampañas, en la realidad son actos donde ya se invita a la población a elegir entre contendientes definitivos. En puestos de elección popular distintos a la presidencia la situación es otra, ahí sí los candidatos en su mayoría no han sido definitivos y aún hay incertidumbre en la definición de estos. Una constante en las tres grandes coaliciones es la determinación central de las candidaturas por efecto de la negociación entre partidos.
Podemos observar el bajo perfil de muchos de los candidatos respecto a las funciones que harían en caso de salir victoriosos. Desde (pre)candidatos a presidente municipal que carecen de conocimiento elemental del municipio, hasta aspirantes a diputados que dicen lo que sea en cuanto a la agenda legislativa idónea para el estado. Eso es producto del propio sistema de elección. Mientras las elecciones sigan siendo definidas por mercadólogos sobre la base de manejo de imagen y mensajes genéricos, los candidatos no se preocuparán por afinar sus diagnósticos del ámbito de su competencia, y menos aun de justificar propuestas viables para los principales problemas de la entidad o el país. La forma de la competencia determina el tipo de candidaturas. Si la competencia estuviera centrada en las propuestas de política pública sobre los problemas concretos, otra sería la realidad: no contratarían despachos de imagen, sino consultores de políticas. Si las campañas están spotizadas, los candidatos y sus partidos no se preocupan por afinar un diagnóstico y conocer la manera de modificar la realidad. Así, los mensajes vacíos llenan las campañas: contra la corrupción, la impunidad y la pobreza. Todos dicen lo mismo.
Ahora que vienen las campañas en serio, los medios de comunicación tenemos la obligación de contrarrestar ese esquema perverso de competencia electoral. Si los medios nos pusiéramos de acuerdo en formatos de comunicación que obligaran a los candidatos a exhibir propuestas técnica y políticamente viables, estaríamos contribuyendo a elevar la calidad de los debates y, con ello, el criterio para elegir a los futuros representantes populares. Si las autoridades electorales y los propios partidos políticos no hacen nada para incrementar la calidad de los contenidos, los medios de comunicación sí podemos hacerlo ofreciendo formatos que obliguen a entrar a los detalles de las propuestas y confrontarlos con académicos que estudian dichos temas. Existe una estrecha relación entre calidad de los procesos de elección y calidad de los gobiernos. Si procuramos lo primero, mejoraremos lo segundo. Ante el inicio de las campañas los ciudadanos debemos exigir a la clase política soluciones viables, y no sólo repetir como loros lugares comunes usando los consejos de su mercadólogo de cabecera.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70