Las + Recientes

Con planeación prospectiva, ni improvisaciones ni “bomberazos”

Con planeación prospectiva, ni improvisaciones ni “bomberazos”

Cuando en el mundo domina la incertidumbre causada por cambios profundos en el comportamiento de las naciones que fueron insignias de progreso y crecimiento económico durante decenios, gran parte de los países que ahora se hunden en la desesperación, comienzan a emprender las rutas que aquellas naciones líderes marcaron desde mediados del siglo pasado.
Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, China, Suiza y Holanda, entre otros desarrollados, nunca han estado entre los que cambian planes cada cuatro, cinco o seis años, como, por ejemplo, tradicionalmente lo ha hecho México. Los estados nacionales capaces de sortear los normales vaivenes cíclicos de la economía mundial y la geopolítica, son los que hacen planes para las próximas dos o 10 décadas.
México, movido durante más de un siglo por ambiciones político-electorales en vez de programas de desarrollo sostenible, entendió tarde la lección, pero afortunadamente, aunque sea parcialmente y con tibieza, ya se montó en el ferrocarril de la prospectiva a largo plazo.
Alejandro Tello Cristerna comprendió, desde el arranque de su campaña política por la gubernatura, que Zacatecas no puede ni debe seguir rezagado. El desperdicio de recursos, los gastos excesivos, suntuosos e irracionales deben finalizar; primero, porque los recursos financieros disminuyen drásticamente al mismo tiempo que las demandas sociales aumentan y se hacen inaplazables, y segundo, porque la sociedad, presa de la incertidumbre, está harta de promesas irrealizadas y su desesperación crece mientras los problemas de todo género se agigantan.
Decía algún sabio médico que si un hombre planeara llegar sano y feliz más allá de los cien años, debería comenzar desde los treinta años a reordenar su vida intelectual y espiritualmente y cuidar integralmente su organismo para mantenerlo sano y capaz de enfrentar eventuales trastornos internos o externos: enfermedades, epidemias, accidentes, catástrofes, etc.

Valga la analogía para hablar de México. Si queremos llegar al siglo XXII como país que haya superado todas las actuales y abundantes miserias e injusticias económicas y sociales de hoy, debemos comenzar a reordenar la casa y planificar estratégicamente. Solo así seremos capaces de enfrentar eventuales amenazas internas o externas y crear un sólido desarrollo económico justo, sostenible y progresista.
Cada uno de nosotros tiene la obligación y responsabilidad de cuidarse a sí mismo para tener larga, sana y feliz vida. Pensar y construir desde jóvenes nuestra pensión y vejez es ejercer la planeación prospectiva estratégica. La misma visión debe aplicarse al país.
Nunca podremos erradicar totalmente la incertidumbre, es inherente a la naturaleza humana y enriquece nuestro aprendizaje día a día, pero conforme planeemos mejor podremos enfrentar satisfactoriamente cualquiera eventualidad, por más grave que sea.
La experiencia nos enseña que actuemos o no, el futuro siempre habrá de esperarnos y cuando lo alcancemos, incluso con imprevistos y tropiezos indeseados, nada mejor que estar listos para enfrentarlo; solo así moldearemos el futuro como lo planeamos.
Hoy en día uno de los tópicos más preocupantes es el de la delincuencia organizada. Todos la repudiamos y cada quien enfoca de diversas maneras el problema, al que se le ofrecen muchas soluciones pero la más generalizada apunta hacia la educación.
Si hoy no educamos adecuadamente a nuestros hijos en una nueva cultura de paz, armonía y respeto a las leyes, las personas y las instituciones, la violencia será una espiral infinita. Al reconocer que debemos comenzar a educar hoy para inhibir mañana la multiplicación de delincuentes, ya estamos planeando.
Para asentarlo claramente, la planeación prospectiva es construir en etapas, es avanzar gradualmente, venciendo todos los obstáculos que se presenten, sin perder de vista las metas propuestas, aunque quizás en el camino se modifiquen, siempre en pos de la excelencia.
En la actualidad la planeación la realizan todos los gobiernos, empresas, escuelas, organizaciones de toda índole y hasta en los hogares se practica. Sin embargo, la planeación prospectiva estratégica todavía no adquiere carta de naturalización.
Así pues, podemos resumir que, como lo dice Alberto R. Levy en su libro Planeamiento Estratégico, planear es eliminar la improvisación sin eliminar la intuición.

Al planear visualizamos, analizamos, y prevemos lo que pueda suceder; anticipamos y actuamos para evitar lo negativo y construimos para que todo se materialice conforme lo deseamos.
En Zacatecas, con la planeación prospectiva estratégica, nos preparamos para que el futuro nos encuentre bien plantados en la situación deseada y no nos tome desprevenidos.
Porque ni hoy ni mañana en el gobierno estatal deben repetirse las ocurrencias, improvisaciones ni “bomberazos”, apostémosle a la Planeación Prospectiva 2030.

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ