Repensar la función de las policías municipales

Repensar la función de las policías municipales

Está muy estudiado la gran vulnerabilidad de los municipios en el esquema de seguridad actual. Y el anuncio del procurador en el sentido de que los secuestradores del empresario de la construcción eran policías en activo del municipio de Trancoso, indignó y estremeció, pero no sorprendió a la población. Todos sabemos que los grupos del crimen organizado tienen en las policías municipales uno de sus principales semilleros o fuentes de reclutamiento y operación. El objetivo de control de los territorios que tienen los delincuentes hace especialmente importante para ellos infiltrar y manejar las policías de ese nivel de gobierno. Pero los policías municipales ganan en promedio de 9 a 16 mil pesos al mes (los oficiales llegan a 25), donde hay jerarquías tabulares que van del policía primero, segundo y tercero, y al simple ‘policía’. Este último es el más vulnerable. Ese trabajo combina bajo salario con alto riesgo, lo cual provoca que sean fácilmente reclutados por los grupos malos. Al mismo tiempo, esa misma combinación genera perfiles de bajas capacidades, es cosa de revisar algunos resultados de los exámenes de confianza para verificar esta afirmación. Así las cosas, aunque no se inscriban en las ligas del mal, su capacidad para contener al crimen es muy baja. Por tanto, se debe repensar la función de los policías municipales.
Está claro en la ley que los gobiernos municipales no pueden ‘conocer’ de delitos, sino únicamente de faltas. Por tanto, es legalmente incorrecto poner a los policías de ese orden de gobierno a perseguir delincuentes. Aun enlazados en coordinaciones del tipo ‘mando único’. Como están las cosas ese espacio que da la Constitución (artículo 115) al municipio en funciones del cuidado de la seguridad de la población, es mejor tomarlo más a la letra: ‘preventiva’. Hay propuestas que se han hecho por académicos en el sentido de afrontar la obligación del municipio con el tema de seguridad con esquemas muy distintos al actual, por ejemplo, cambiando las formas de contención de fuerza por actividades de vigilancia y creación de entornos seguros en las colonias del municipio en cuestión, lo cual significa que se contraten licenciados en psicología social o trabajo social (y similares) que pueden hacer ese trabajo. La tarea es sacar al municipio de ese problema en que lo tiene metido el modelo militarizado del Gobierno Federal. Lo cierto es que la tarea de repensar, al menos para Zacatecas, las funciones, estructura de contratación y formas de operación de los cuerpos de seguridad municipal es urgente. Repensarlo completamente. De lo contrario, los resultados seguirán siendo los mismos, con un agravante: con el descubrimiento de la Procuraduría en la aprehensión de los municipales de Trancoso, se desatará la sospecha sobre todos los policías de los gobiernos locales que nos rodean. El esfuerzo por ganar la confianza en estas fuerzas del orden se ha ido por el caño. Está en cero. Y el piso debe llevar a otros senderos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ