2017, año de la defensa de la universidad pública en la Universidad Autónoma de Zacatecas

2017, año de la defensa de la universidad pública en la Universidad Autónoma de Zacatecas

“El proceso creciente de privatización de la educación media superior y superior en México y el mundo, como resultado del gradual y sostenido proceso de desentendimiento del Estado en materia económica, política y social, constituye uno de los grandes riesgos para la soberanía nacional. En el caso de México se empeora aún más con la política de exclusión educativa y laboral de la juventud, ya que solo 23 de cada 100 jóvenes tiene acceso a la educación superior en nuestro país. La exclusión social de los jóvenes no solo es una flagrante violación a sus derechos humano, sino que constituye la imposibilidad de asegurar la autodeterminación y soberanía nacional, lo que puede revertirse si se aprovecha adecuadamente el denominado bono demográfico.”

 

2017 le restan apenas unos días, tiempo propicio para mirar retrospectivamente lo acontecido en los más recientes doce meses en la Máxima Casa de Estudios de los zacatecanos. Sin duda alguna, la circunstancia que influyó en toda la agenda institucional fue la restricción en el financiamiento, situación que en mayor o menor medida, padecieron otras universidades públicas en el país.
Al respecto, Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, ante la Comisión de Desarrollo Social de la cámara baja, subrayó que “en 2017 el presupuesto de las universidades públicas en general, sufrió una disminución real de 6.4%, lo cual afectó desde la cobertura, hasta la investigación que se realiza en los centros de enseñanza universitaria.” Acotó que “los recursos que se destinan a las universidades públicas no son gastos, sino inversión que se traduce en desarrollo del país.”

Puntualizó que “la educación en México debe ser una prioridad porque es un asunto de política de Estado, de la forma cómo se piensa el futuro en el país en donde muchos de los grandes problemas que se tienen pueden resolverse en gran medida apoyando la educación en todos los niveles y particularmente a la educación superior pública.”

Para entender las causas de tal falta de financiamiento es necesario hilar fino. Sin embargo, como no se puede tapar el sol con un dedo, es importante tomar en cuenta la relación existente entre la globalización neoliberal y el proyecto orientado a la privatización de la educación superior, neoliberalismo que en nuestro país ha incluido la gradual disminución, a partir de 1980, de las conquistas de la Revolución Mexicana, o sea de todas las expresiones de bienestar y seguridad social.
Es bien sabido que la educación es uno de los negocios más rentables dentro del sistema económico neoliberal imperante en México. Eso explica también, en cierto modo, el ataque a las universidades públicas, privándolas de financiamiento y la consecuente tendencia a su privatización.

A pesar de que, en comparación con otras universidades del país, la UAZ recibe menos subsidio por alumno y hace más labor educativa, con menos recursos, ha sido una de las más castigadas. A finales de este año no había recursos financieros para el pago de la quincena y otras prestaciones del personal. Dado que las carencias económicas le dificultan a la UAZ cumplir con su misión, ante la crisis económica más grave sufrida en su historia, la comunidad universitaria se vio en la necesidad de realizar una marcha el 31 de octubre, desde las inmediaciones de la Unidad Académica de Ingeniería, hasta palacio de Gobierno. El Consejo Universitario acordó una comisión de enlace con otras universidades en crisis financiera, la cual quedó integrada así: la presidencia colegiada del Consejo Universitario; los respectivos comités ejecutivos del SPAUAZ y STUAZ; representando a los docentes Raúl Delgado Wize, y a la comunidad estudiantil, Manuel Gaytán y Tomás Zamudio. Actuaron así, en defensa de la educación superior pública.
No obstante lo anterior, Antonio Guzmán Fernández, rector de la UAZ, en la ceremonia de inauguración del año lectivo 2017-2018 señaló: “Pese a su delicada situación financiera, la UAZ no deja de cumplir su función de promover educación de calidad”, y en la actualidad la UAZ atiende a cerca de 39 mil estudiantes.

La dinámica de la UAZ en 2017 es histórica, será trascendente. Del abanico de actividades que conforman sus funciones sustantivas: docencia, Investigación y extensión, a modo de síntesis menciono muy de refilón algunos aniversarios: en febrero la UA de Odontología, celebró el 25 aniversario de la Especialidad en Odontopediatría; ese mismo mes, el Programa de Nutrición de la UA de Enfermería, cumplió 10 años; en marzo la UA de Medicina Veterinaria y Zootecnia celebró 55 años de existencia; en abril, Letras, Historia y filosofía, celebraron su XXX aniversario; en septiembre las Clínicas de Jardín de Niños, de la UAO, cumplieron 35 años de brindar servicio dental a los preescolares. Deploro no mencionar a otras Unidades Académicas, verdaderos orgullos universitarios.
Concluyo esta colaboración agradeciéndole a La Jornada Zacatecas, periódico que es un auténtico espacio de libertad, la oportunidad brindada para dar a conocer las crónicas de la UAZ en sus páginas, a través de las cuales aspiramos a fomentar el sentido de pertenencia en la comunidad universitaria.

Ojalá que 2018 encienda las esperanzas para todos.
Así se observa el mundo desde El Mirador de Heródoto

*Cronista de la UAZ
[email protected]
cró[email protected]

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70