La UAZ en la perene incertidumbre

La UAZ en la perene incertidumbre

Transcurrida apenas una semana del levantamiento del paro que los quinientos y pico de docentes se vieron en la necesidad de estallar para reclamar los pilones atrasados que la UAZ les adeudaba por concepto del pago al desempeño docente, la institución que regentea el fematista Antonio Guzmán Fernández sigue con problemas para paga aguinaldo y las quincenas próximas. Ante el grave problema por falta de recursos financieros como parte de la crisis ya endémica de nuestra Máxima Casa de estudios, la sociedad y opinión pública se pregunta: ¿cuándo ocurrirá el siguiente paro de la magnitud y duración o todavía más grande que el que emprendieron los promed y snis reclamando los montos de sus estímulos piloneros por el trabajo extra clase?

Hasta ahora la única opción que hizo posible el levantamiento del paro fue el préstamo de nueve millones con intereses ofrecido por el SPAUAZ para saldar al parecer solo parcialmente las deudas. Abrase visto semejante aberración: el organismo representante de los trabajadores dando la cara por el patrón y sacándole las castañas del fuego, haciendo las veces de sociedad mutualista y de socorro para pagar un adeudo que ni siquiera debió existir, puesto debió pagarse con puntualidad un estímulo con un presupuesto etiquetado. El bonachón rector resultó ser más keynesiano que Keynes quien para mantener el pleno empleo proponía que el Estado si se veía en la necesidad de tapar un hoyo a costa de abrir otro, no debería de dudar en hacerlo. El agujero de los nueve millones se suma el boquetote que ya existía, ahondando todavía más el déficit y deuda de la UAZ. Ahora nos espeta diciéndonos que la actual semana que está por terminar, “se vuelve crucial… ya que se espera tener resultados de las gestiones a nivel federal y estatal para cerrar el año…” El atribulado rector hace changuitos prendiéndole velas a todos los santos y chamucos de su devoción, se acoge a la buena voluntad de las administraciones federal y estatal para que lo salven proporcionándole una ayuda extraordinaria de “70 millones de pesos para cubrir aguinaldos y 80 para las dos quincenas de diciembre” (El Diario, 5/12/2017). Queremos entender que, al vivir de fiado, el dinero equivalente a los pagos del último mes de este año ya se los gastó. Muy a lo Keynes, dispuso del recurso etiquetado para cubrir otros faltantes. Al tapar un agujero destapó otro. La crisis de la UAZ se ha vuelto crónica. Los problemas de caja que se presentan de manera recurrente y se superaban con préstamos de aquí y de allá o con la aportación extraordinaria del gobierno local, al parecer ya no tiene salida. Esta se alcanzará hasta que se emprenda una restructuración en la que las remuneraciones de los basificados y contratados corresponda al presupuesto asignado del que se disponga. El populismo académico que puso la carreta delante de los bueyes, basado en la dinámica de un hombre un voto para continuar con prácticas corporativas clientelares y así mantener poder y control, está comenzando a dejar de servir. Esta política ha conducido a la máxima casa de estudios de la entidad al socavón en la que está hundida. ¿Qué hacer para rescatarla?

El problema que implica el incremento de la deuda con el ISSSTE y las pensiones, amen de los faltantes para pagar la nómina han llevado a una crisis que tiene tiempo que ya tocó fondo, por lo que resulta obligada la renovación de la UAZ. De no ocurrir seguirá anclada en la crisis en la hasta que no se tomen medidas radicales comenzando por que desaparezcan los feudos que han hecho de cada centro o facultad y ahora las Unidades académicas verdaderos feudos. Cotos poder cerrados que hicieron mediante el mecanismo de las cargas de trabajo el mejor instrumento para engordar sus clientelas. La UAZ a partir de una auditoria externa está obligada a depurarse y a partir de ahí no crear ni una sola plaza si no existe el presupuesto financiero que la respalde. Los contratados y horas clase incorporados en las últimas administraciones deberán de irse basificando en función de sus derechos laborales creados, ocupando los lugares que dejen los jubilados. El problema está en que muchos los jubilados aun con todo y venta de prestaciones con una muy acendrada conciencia de clase, siguen sin retirarse. Maman y dan de topes. Los jubilados de la UAZ son privilegiados al retirarse con una jubilación dinámica, pues siguen cobrando el mismo sueldo del que tuvieron en activo a diferencia de los tiempos completos de otras instituciones pensionados por el mismo ISSSTE. Son doblemente privilegiados porque mantienen prestaciones importantes y por sino bastaran los siguen empleando otorgándoles horas clase. ¿Si o no maman dan de topes?

Ante la crisis y la incertidumbre se hace imperioso que el sector estudiantil se organice y alce la voz. Su participación es clave. La crisis presupuestal de la institución también repercute en una crisis académica. Los estudiantes podrían ser un factor importante para la solución de la problemática institucional. Al ser también afectados deberían estar interesados en contribuir a poner remedio.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ