Sigamos hablando de teatro

Sigamos hablando de teatro

Editorial Gualdreño 313

 

Concluyó una edición más del Festival Internacional de Teatro de Calle en Zacatecas, la número 16 para ser precisos. Y como cada año fuimos testigos de que la gente en Zacatecas está ávida por ver las puestas en escena que se programan. Este año, especialmente, vi a los espectadores con ganas de disfrutar algo que los hiciera olvidarse por un momento de los extraños tiempos que estamos viviendo. Las plazas estuvieron llenas, incluso bajo la lluvia algunas funciones se llevaron a cabo, más por el compromiso con un público fiel que porque el clima fuera apto.

La programación, como en los últimos años, ha sido cuestionada y alrededor de este cuestionamiento se ha planteado una discusión sobre lo que es el teatro –sea de calle o no- y de la pertinencia de que se siga llamando así el festival, dado que en él se considera cualquier tipo de espectáculo multidisciplinario como teatro aunque no lo sea. Dentro de esta discusión –pacífica, por cierto- generada en estos días, surgió un comentario de Sergio Salinas, Dir. de la Compañía Teatral Los Cosmicómicos, que transcribo a continuación porque me parece de lo más acertada su postura: “Creo que es necesario asentar cuáles son esos elementos que definen el teatro de calle. El tema en la mesa, creo que no se puede discutir fuera de nuestro Estado, nos corresponde el análisis, tener el festival de teatro de calle más importante de América por 16 años debe valer y tener una postura, sobre todo ante aquéllos que piensan que son enchiladas, que trabajar en el teatro ‘convencional’ es lo mismo que en el espacio abierto. Hagamos el análisis ahora, durante todo el año, no esperemos a replantear el tema sólo en cada edición del festival. La invitación está abierta. Es urgente”. Hablemos de teatro todo el año, vayamos al teatro también.

Generar una discusión formal, es decir, fuera del Facebook, en una mesa en la que participen las personas que hacen teatro actualmente en Zacatecas, junto con especialistas en el tema del teatro de calle –a quienes se puede invitar a venir a conversar con los interesados- sería muy conveniente para que el festival vuelva a tener ese espíritu de buen teatro que tuvo en sus primeros años y que se ha ido perdiendo con el tiempo.

En esas primeras ediciones, incluso, se tenía considerado un programa académico súper interesante en el que llegaron a participar como talleristas y ponentes personajes de la talla del maestro Eugenio Barba, a quien recuerdo entre otras cosas por el tremendo zapatazo que le lanzó a un imprudente que pretendía tomarle una foto mientras hablaba de lo que era para él el teatro.

Por supuesto que hay nostalgia en este comentario, cómo no sentirla al recordar que el festival mencionado atraía no sólo a gente de Zacatecas, sino a gente que hacía teatro de otros lugares del país; y sí, también venía mucho turismo motivado por la calidad de la programación.

El turismo se convirtió entonces en el objetivo; las autoridades en algún momento decidieron que era más importante atraer visitantes de otros lugares a la ciudad que cuidar los contenidos teatrales y optaron por programar con más frecuencia espectáculos multidisciplinarios que incluyeran fuegos artificiales –las luces siempre son atractivas y buen sustituto de los espejitos- y personajes y objetos voladores –de ahí la presencia anual de las grúas-. Espectáculos lindos, sin dramaturgia alguna, sin acción teatral, pero eso sí, muy vistosos.

La ventaja de esos espectáculos es que son bellos –pero no siempre son teatro- y hacen que los espectadores sonrían por lo menos un rato, se sorprendan con la utilización de la tecnología en la escenificación de un espectáculo más tendiente a lo circense y a lo musical, pero que se disfruta. Debo aclarar que lo que hemos visto ha sido muchas de las veces hermoso y hasta emocionante, pero… no siempre ha sido teatro.

Asistí a varias obras durante la semana, me encantó ver a la compañía colombiana dirigida por Misael Torres representando la obra “Edipo Rey”; también me gustó lo programado en la Alameda, la obra “Máscara contra cabellera”, de Al Rescate, Cía. No vi todo. ¿Usted vio teatro? Coméntelo con nosotros, mientras tanto, sigamos hablando de.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-313

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ