Historia de homicidios en Zacatecas: a Cinthia la mataron por ser mujer.

Historia de homicidios en Zacatecas: a Cinthia la mataron por ser mujer.

En 1990, la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes a nivel nacional fue de 17. En ese entonces Zacatecas se encontraba por debajo del promedio de homicidios del país con una tasa de 11 homicidios por cada 100 mil habitantes. En 2016, la tasa de homicidios registrada a nivel nacional fue de 20 por cada 100 mil habitantes mientras que en Zacatecas de 36.

¿Qué sucedió en estos 26 años en Zacatecas? Aunque el incremento por si mismo es escandaloso, vale la pena resaltar algunas características de cómo se comportó este. En 1990, Genaro Borrego estaba a dos años de concluir su administración. En ese año, ocurrieron 162 homicidios en Zacatecas. Este número se incrementó en un 7.4% en 1992 cuando inició el mandato de Arturo Romo.

Durante el periodo de Romo (1992-1998), en promedio, el número de homicidios fue a la baja. En 1997, se registraron 132 homicidios los cuales se incrementaron en 1.5% en 1998, el año en que Ricardo Monreal se volvió gobernador de Zacatecas. Durante el sexenio de Monreal (1998-2004), en comparación con las dos administraciones anteriores, el número de homicidios se redujo considerablemente. En 2004, cuando Monreal terminó su administración para dar paso a Amalia García (2004-2010), se registró una disminución de los homicidios de un 4%.

Desde los últimos años de gobierno de Genaro Borrego hasta los tres primeros de Amalia García, el país experimento un decremento en el número de homicidios a nivel nacional. Esta tendencia influyó en el comportamiento de los homicidios en el estado. En 2007, por ejemplo, Zacatecas registró el número más bajo de homicidios (75) en sus últimos 26 años. Sin embargo, todo sería diferente a partir de entonces.

En 2008, los homicidios en Zacatecas se incrementaron en un 33% con respecto a 2007. Aun así, Zacatecas seguía por debajo del número de homicidios registrados en 1990. Lamentablemente, en 2010, con la entrada de una nueva administración y en un país que había empezado una lucha frontal contra el narcotráfico, el número de homicidios se incrementó a 143. De ese año a la fecha, Zacatecas no ha podido regresar a los niveles que se experimentaron durante el sexenio de Amalia García.

En 2011, durante el primer año de Miguel Alonso, los homicidios se incrementaron en un 102% con respecto a 2010. Cuando Alejandro Tello se convirtió en gobernador en 2016, el estado registró 573 homicidios, el número más alto desde 1990. Los datos nos muestran muchas cosas. Una de ellas es que, con la excepción del cambio Monreal-Amalia, en cada año de transición los homicidios en el estado tienden a subir más que durante el resto del sexenio.

Los datos también muestran una realidad diferente para hombres y mujeres. Por ejemplo, en 89% de los casos de homicidio registrados de 1990 de 2016, las víctimas fueron hombres. Sabemos también, que el número de homicidios contra mujeres de 1990 a 2016 se ha incrementado en 268%, mientras que el de hombres lo hizo en un 247%. Aunque este incremento es bastante similar en ambos casos, lo realmente preocupante es el comportamiento de los homicidios contra mujeres en los últimos años.

En 2015, se registraron 24 homicidios contra mujeres. En 2016 este número aumentó a 81. Es decir, se presentó un incremento de 237%. En el caso de los hombres, para los mismos años, este incremento fue de 70%. Incluso cuando en números absolutos la cantidad de hombres asesinados sigue siendo mucho mayor que el de mujeres, la diferencia en el incremento de los mismos demuestra la creciente situación de violencia contra las mujeres que se está viviendo en Zacatecas.

El caso de Cinthia, la estudiante de 16 años que fue asesinada y cuyo cuerpo desnudo fue encontrado en Guadalupe, ejemplifica de la manera más cruel y cruda lo que los datos señalan. Ejemplifica, la facilidad con la que personas desalmadas pueden abusar de una mujer y en solo un momento negarle cualquier futuro.

Lo más preocupante es que nos muestra también, el entendimiento que los delincuentes tienen sobre la impunidad que predomina en México.  Ya poco les preocupa esconder el cuerpo sin vida de su víctima, a sabiendas de las pocas capacidades de investigación y sin ningún pudor, los asesinos de Cinthia dejaron su cuerpo sin vida en donde cualquiera pudiera encontrarlo. Como queriendo ser descubiertos, sin ningún tipo de miedo ni escrúpulo humano.

A Cinthia no la mataron por pertenecer al crimen organizado, la mataron por ser mujer. Algo que difícilmente sucede cuando la víctima es hombre. Tenemos que estar conscientes que en Zacatecas las víctimas mujeres están creciendo exponencialmente. De poco servirá poner en marcha alertas de género si no se toman las medidas especiales que ayuden a empoderar a las mujeres y reduzcan la situación de vulnerabilidad que viven día con día.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ