Las + Recientes

Presenta José Juan Espinosa libro sobre la DFS y sus actividades de espionaje en la UAZ

Presenta José Juan Espinosa libro sobre la  DFS y sus actividades de espionaje en la UAZ
Integrantes del movimiento estudiantil de 1977 mientras encabezan una de las marchas de protesta ■ FOTO: CORTESÍA

■ La obra recopila 50 informes de entre 1970 a 1977 remitidos por espías a la Dirección

■ Ofrece la reconstrucción cronológica de los hechos del 10 de enero en que fue tomada Rectoría

“Hablar sobre los muertos cuesta trabajo pero hablar sobre los vivos nos cuesta todavía más”, y la mayoría de los actores que protagonizaron la toma de Rectoría de la UAZ en 1977 todavía están vivos. La Dirección Federal de Seguridad y sus actividades de espionaje en la Universidad Autónoma de Zacatecas (1977), de José Juan Espinosa Zúñiga contiene “bastantes datos que estoy seguro van a incomodar a más de uno”, dijo el autor.

El libro coeditado por el Instituto Zacatecano de Cultura y el Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas, presentado ayer en el patio de Rectoría de la Máxima Casa de Estudios en el estado, recopila 50 informes generados entre 1970 a 1977 y que fueron remitidos por espías a la antigua DFS, “la mayor agencia de espionaje en este país” que operó entre 1936 a 1985.

La Dirección Federal de Seguridad participó en muchos episodios de la historia de México generando “toda una leyenda negra” como su director entonces, Miguel Nazar Haro, expuso en entrevista previa con La Jornada Zacatecas.

“Por ejemplo, en 1968 cuando sacó del edificio Chihuahua al Consejo Nacional de Huelga y lo llevó a Lecumberri, o cuando desapareció muchísimos estudiantes en la década de los 70 en la Universidad de Guadalajara”.

No obstante, una de las concusiones del libro en el caso de su intervención en la UAZ, es que “se desarrolló más en el área del espionaje y no tanto en una participación violenta”.

En aquel momento, estudiantes, docentes y autoridades estaban siendo vigilados por el aparato estatal. Muchos, ahora desfilan en la vida académica de la UAZ o se han insertado en el aparato estatal tras haber cambiado “los colores” que presumían entonces por las calles, “de rojillos”, dijo.

Acerca de los espías, no puede concluirse que estén plenamente identificados, pero los hubo por supuesto, infiltrados dentro de los grupos universitarios de tendencia democrática, “porque hay una maquinaria en el espionaje en la que nada es lo que parece”.

Los informes, que son la base del libro, fueron firmados con nombres falsos. “No han sido identificados más allá de que algunos universitarios hacen señalamientos de que fulanito de tal, tal compañero, se desempeñó como espía…entonces es muy difícil atrevernos a señalar a alguien”.

Ese periodo de la historia reciente de Zacatecas y del país, en que el movimiento estudiantil de 1968 aún estaba fresco, y “el socialismo llevado a su plan práctico todavía estaba en boga”, exhibe a un Estado “que tenía miedo”, a un Estado represor que a partir de él infiltraba a la iglesia, las universidades y el propio aparato gubernamental.

La mayor cualidad del libro dijo, es “la propia naturaleza de los documentos que salen a la luz, porque es el conflicto en 1977”, pero se enfoca en la información que resultaba de interés a la DFS al interior de la UAZ y que remitía a la Secretaría de Gobernación.

Ofrece de forma particular la reconstrucción cronológica de los hechos que llevaron a ese 10 de enero en que fue tomada Rectoría, “es la visión del Estado, de quiénes participaron, las armas que traían”.

Como todos los libros de historia, señala el historiador y colaborador de este medio, La Dirección Federal de Seguridad y sus actividades de espionaje en la Universidad Autónoma de Zacatecas (1977) “no pretende tener una verdad absoluta que deje contentos a todos”, pero aporta datos nuevos que seguro serán sujetos de interpretación.

Los informes en que se basa el libro y que se encuentran en el Archivo General de la Nación (AGN) habían permanecido inéditos hasta que con la llegada del gobierno de Vicente Fox, y no sin “batallar muchísimo”, pudieron consultarse.

En un país que le adeuda a su sociedad el derecho a la verdad sobre una serie de episodios de su historia reciente, no cabe duda, dice Espinosa Zúñiga, que ha sido un retroceso la reclasificación de estos documentos ahora por el gobierno de Enrique Peña Nieto, y las dificultades que dice, están teniendo los investigadores e interesados en la historia del país para consultarlos.

“Estamos viendo obrar de nuevo ese gran monstruo que pensamos que se había ido”, un Estado represor que desaparece estudiantes y desvía fondos, “estamos en una época oscura nuevamente, de la democracia en este país”.

Hace meses The New York Times exhibió al gobierno de Peña Nieto en su gasto millonario destinado a la vigilancia de “algunas personas y grupos en específico. Entonces, estamos ante un Estado que como aquel gobierno de Díaz Ordaz tiene miedo de otros grupos de presión y de la propia sociedad que está fastidiada de la realidad del país”, enfatizó.

La presentación de La Dirección Federal de Seguridad y sus actividades de espionaje en la Universidad Autónoma de Zacatecas (1977) tuvo comentarios de José Enciso Contreras, Aquiles González Navarro y José Crescenciano Sánchez Pérez.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ