Todo ejercicio periodístico es capaz de lograr cambios sociales: Cristina Ávila Zesatti

Todo ejercicio periodístico es capaz de lograr cambios sociales: Cristina Ávila Zesatti

Por Editorial Texere

 

➢ Editorial Texere platicó con la autora de La paz que sí existe (y que el periodismo ignora) sobre varios temas de actualidad.
➢ A propósito de la nueva edición de este libro, con prólogo de Jake Lynch la periodista y escritora zacatecana habló desde su perspectiva como Periodista de Paz.

A propósito de la segunda edición de La paz que sí existe (y que el periodismo ignora), prologada por Jake Lynch, Editorial Texere platicó con la periodista y escritora zacatecana Cristina Ávila Zesatti, para que saber su punto de vista sobre varios temas de actualidad relacionados con el contenido de su libro, mismo que será presentado el próximo 23 de septiembre, en la Ciudad de México.

Cristina, alguna vez mencionaste que el “mundo ya no funciona”. Bajo esta perspectiva y como periodista promotora de la paz, ¿cuál es tu opinión acerca del atentado en Barcelona y los conflictos raciales en Estados Unidos?

Creo que, de un tiempo para acá, el mundo, tal como está organizado, ya no es funcional para ninguno de quienes habitamos este planeta. Lo que estamos viviendo, pues, es un cambio de paradigma en todos los sentidos y en todos los sectores. Por eso pudiera parecer que todo es mucho más violento, pero para mí es evidente que lo que sucede es que “nos estamos haciendo conscientes” de nuestra violencia: en eso consiste el cambio de paradigma, un cambio que desde mi punto de vista es interesante y además crucial, pero no está siendo un cambio sencillo, al contrario, estamos atestiguando nuestra propia complejidad social.

Esto es, justamente, algo que creo que se le está escapando al periodismo convencional, es decir: el hecho de intentar comprender, primero, para explicar después, qué hay detrás de los “sucesos” violentos, porque todo tiene un contexto, una raíz, un principio conflictivo que es necesario conocer si queremos desenmarañar el nudo social en el que nos hemos enredado. En mi cobertura, haciendo periodismo de paz, lo que intento es que mis lectores se pregunten qué dice la realidad sobre nosotros, sobre la sociedad que tenemos, para así empezar a dilucidar ¿qué posibles soluciones deberíamos irnos planteando?

Debido a la proyección que alcanzó este volumen, Editorial Texere apuesta por la segunda edición de estas historias de periodismo literario que son testimonios cotidianos de personas y personajes en regiones marcadas por la violencia. Esto no exime a México. Por ello, preguntamos a Cristina hacia dónde considera que debe o deberían orientar su labor los periodistas en nuestro país, donde su labor implica arriesgar la vida.

En el México de nuestros días todos, absolutamente todos, y no solamente los periodistas, vivimos con la vida en peligro y estamos en vilo. Este tema para mí es delicado, puesto que yo no considero que los periodistas deberíamos ser tratados como “seres especiales” … después de todo, ejercer (o no) esta profesión, aún en condiciones de guerra, es una elección personal.

En gran parte del mundo, pero muy especialmente en México, medios y periodistas están, cotidianamente, legitimando la violencia con su discurso mediático y mediatizado: los medios también son violentos y por ende, participan activamente, con su arsenal de imágenes y palabras, a construir, una y otra vez, la estructura de la violencia; pero la gran mayoría de los periodistas mexicanos prefieren negar su participación (una participación que es activa y sumamente negativa) en el rompimiento del tejido social. Medios y periodistas también incitan al miedo y al odio de manera constante, y luego, la realidad violenta se vuelve también contra ellos. Es preciso comenzar a aceptar esta dura realidad de nuestra prensa. La motivación ética de la cobertura, el tratamiento de la realidad y los contenidos son fundamentales para que, otro discurso mediático comience a construir otra realidad social.

También pusimos el dedo en la llaga y finalmente cuestionamos: Cristina, ¿por qué es pertinente hablar, escribir y/o hacer un periodismo de paz?, como haces tú en La paz que sí existe (y que el periodismo ignora)

Estudiar “Cultura de Paz” me cambió la perspectiva. Literalmente, me cambió la vida. Descubrí que existe todo un “universo”, podríamos llamarle, incluso, paralelo, de gente que está dedicada a “estudiar la paz”, a buscar sus fundamentos, a comprenderla y a intentar provocarla, enseñarla y compartirla. La paz es un concepto poco comprendido, y muy prostituido. Como periodista, con más de 23 años de experiencia, sé con certeza que todo ejercicio periodístico es capaz de lograr cambios sociales, la gran cuestión es: ¿hacia dónde estamos encaminando el cambio social con un periodismo que sòlo da cuenta de los problemas pero que jamás nos pone frente a las soluciones? No se trata de “fingir” que la realidad violenta no existe, sino de acercarnos a esa realidad que nos duele desde una perspectiva y un enfoque periodístico que sea capaz de motivarnos a cambiarla, no sólo a regodearnos en el dolor, sino de inspirarnos a sanar nuestras heridas sociales.

La paz que sí existe (y que el periodismo ignora) con prólogo de Jake Lynch, reconocido periodista de paz y director del Centro de Estudios de Paz y Conflictos de la Universidad de Sydney está disponible en Gandhi librerías.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ