Los jóvenes son la esperanza de la lucha contra la corrupción

Los jóvenes son la esperanza de la lucha contra la corrupción

Han pasado varios escándalos en la UAZ en torno a los mismos procesos de corrupción en los que está involucrada la Unidad de Contaduría. Desde las primeras notas que salieron a la luz, grupos de universitarios exigieron a las autoridades que retiraran de su puesto al entonces Secretario Administrativo y al Contralor por su evidente participación en los hechos negros, y a su vez, abrir una investigación propia que deslindara responsabilidades que permitiera limpiar el nombre de la Universidad en su conjunto. Pero las autoridades no actuaron así, por el contrario, mantuvieron al secretario en momentos clave y lo sustituyeron por su auxiliar de confianza. Y en la Unidad de Contaduría la directora no realizó investigación alguna y, al mismo tiempo, como presidenta de la Comisión de Finanzas tampoco atrajo el caso. Es decir, parece que las autoridades universitarias con su expresiva omisión protegían a los implicados en los casos de corrupción.

Un grupo de alumnos consejeros universitarios emprendieron la tarea de proponer y gestionar la creación de una Comisión de Transparencia Universitaria. Publicitaron la propuesta, se reunieron con directores, dirigentes sindicales y actores políticos para sacarles el acuerdo público de apoyar dicha iniciativa. Sin embargo, el ninguneo es manifiesto. Les dicen que sí la impulsan y les dan palmaditas en la espalda y, al final del día, los torean. Los burlan. La iniciativa era (es) buena y oportuna. La opinión de los estudiantes ha sido minimizada y no le dan ninguna importancia, cuando es el sector que puede tener la independencia necesaria para hacer progresar este tipo de medidas. Es no sólo una abierta discriminación a los estudiantes, sino una manifiesta despreocupación por los temas de corrupción. Los directores no han hecho eco de este tipo de iniciativas, lo cual es muy sintomático: ¿por qué los representantes institucionales no levantan la voz por la transparencia? Su silencio es revelador.

Los estudiantes pueden ser la solución. En la Universidad es el sector que más independencia puede mostrar. La experiencia nos dice que los movimientos estudiantiles son como llamaradas sorpresivas: en cualquier momento pueden surgir y crecer explosivamente. Por ello es importante que se alejen de las veleidades de los círculos directivos y tengan celo de su autonomía, por un lado; y por otro, que se asesoren de tal manera que construyan propuestas bien justificadas y efectivas. A la UAZ le urge la emergencia de un movimiento estudiantil en pro de la limpieza, contra la corrupción y por un proyecto universitario que sea relevante para la sociedad zacatecana. Las autoridades tienden a “apapachar” a ciertos estudiantes que ven con posibilidades de liderar un movimiento de este tipo, y con ello, nulificar esa potencia. Los cooptan con lisonjas e ilusiones. Es una prueba que deben superar aquellos que tengan madera de líderes: la prueba de la autonomía y la voluntad de rebeldía ante la porquería que escurre por tanto acto de corrupción. La UAZ y la entidad necesitan a jóvenes comprometidos con las mejores causas de la sociedad dispuestos a convertirse en la esperanza para que se retome la vida honesta de sus instituciones.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ