Las + Recientes

Primer informe y nuevos retos

Primer informe y nuevos retos

Con muchas expectativas sobre una nueva forma de gobierno, más austera y cercana a la gente, inició hace un año la Administración de Alejandro Tello Cristerna. Mañana él dará cuenta puntual de sus logros y avances, pero tendrá que reconocer que también hay insuficiencias, adversidades y metas incumplidas.

El 13 de septiembre se cumplirán 365 días de ejercicio gubernamental, con un cierre definitivo en la curva de aprendizaje y con nuevos retos, que podrían considerarse iguales a los contenidos en el Plan Estatal de Desarrollo, pero que son distintos, porque el segundo año arrancará con una percepción social negativa y el reconocimiento de que al gobierno aún le falta mucho para consolidarse.

Indudablemente el más sensible de los temas por abordar en el segundo año de gobierno es profundizar un nuevo esquema de seguridad, que deje a un lado la primera estrategia basada en la prevención, para dar paso a una etapa de contención, obligada por el reclamo social, por el miedo, la angustia y la tristeza de los zacatecanos, ahora afectados por una mayor violencia e inseguridad.

Ese reto original que se pensó combatir pidiéndole a los jóvenes mediante una intensa campaña publicitaria “que no se involucraran con la delincuencia” queda sólo como base y experiencia, nunca debe considerarse como fracaso. Las pláticas orientadoras del primer Secretario de Seguridad Pública, que buscaban incidir en el mejoramiento de las conductas antisociales de los jóvenes, quedó ya sepultada. Hoy está claro que el combate a la delincuencia debe ser más firme, frontal e inteligente. En las áreas de seguridad hay claridad del fenómeno, se sabe cuántos carteles operan y se conocen sus métodos y alcances. Por eso afirmo que el de la seguridad es un nuevo reto, más complejo y amplio, pero también más urgente e irrenunciable.

Por otra parte, el gobierno de Alejandro Tello será cuestionado severamente si no alcanza los 40 mil empleos que ofreció en su mensaje de Toma de Protesta. Sus críticos nunca considerarán que se trata de un reto complejo y multifactorial. No dirán que la inseguridad afecta las inversiones y que la falta de ellas inhibe la creación de nuevos empleos. Menos verán desventajas competitivas o inercias desafortunadas como la escasez de agua, coyotaje, informalidad y otros aspectos que obstaculicen esta línea de desarrollo. Este es también un nuevo reto porque al cumplirse el primer año de gobierno no están los 8 mil empleos que ya deberían constituir la primera etapa.

Hay otras muchas asignaturas en las que todo gobierno debe rendir cuentas. En este de Alejandro Tello sin duda hay avances, pero los nubarrones se encuentran en muchas áreas del gobierno y también conforman nuevos retos. La obligación del Estado para respetar y mejorar los derechos humanos de los zacatecas es incuestionable, pero habrá que resolver, primero que nada, el caso Salaverna y dirimir diferencias entre funcionarios.

Lo mismo es para la cultura, el deporte, los migrantes, las obras públicas, la impartición de justicia, la educación o el campo de Zacatecas. Para cada caso se pueden cuantificar logros, pero también muchas insuficiencias. Sobresalen los retos de mejorar el Festival Cultural de Semana Santa, el Festival del Folclore, el de Jazz o el Teatro de Calle. Todos requieren mejor organización, mas proyección, más recursos e insertarlos en una política pública integral, que tome en cuenta sentimientos, necesidades y aptitudes, no sólo de los artistas y talentos diversos que participan en el desarrollo cultural, sino también de los ciudadanos en general.

Del campo hay mucho que decir, pero ante las inmensas necesidades del agro zacatecano seguirá siendo prioridad resolver una mayor gestión de recursos para impulsar mayor infraestructura y nuevos programas que realmente incidan en una mayor productividad y mejor comercialización de los productos agrícolas, de tal modo que pasemos del asistencialismo agropecuario a una etapa de productividad efectiva y de mejor calidad de vida para el campesinado.

Así como los temas señalados, las condiciones externas frecuentemente modifican los retos iniciales de todo gobierno, y en este de Alejandro Tello no podía ser la excepción. La Secretaría del Zacatecano Migrante tiene en el Presidente Donald Trump y en sus acciones un cambio de las circunstancias iniciales. Por eso su plan de operación ya no es el mismo que en 2016. El nuevo reto de esta dependencia es estructurar la política de apoyo para los zacatecanos repatriados, particularmente los dreamers que ya no podrán seguir estudiando con apoyo del gobierno de los Estados Unidos. Ahora hay que estar más cerca de nuestros migrantes, asesorándolos, protegiéndolos y, en caso necesario, ayudándolos a reiniciar una nueva vida en Zacatecas.

De igual forma habrá que replantearse las metas en el renglón educativo, el turismo y el deporte. A la educación le faltan recursos para infraestructura y pagos de prestaciones a los maestros. En el turismo faltará constituir nuevos productos para la atracción turística y en el deporte intensificar la preparación de los talentos deportivos para que sean más eficaces en las competencias venideras, aprovechando mejor la infraestructura que por todo el estado dejó el anterior gobierno.

En cuanto a las obras públicas, la experiencia de este año es aleccionadora y compleja. Frente a las múltiples demandas de pavimentos, aulas, caminos, carreteras, puentes y demás instalaciones para el servicio público, falta terminar tres obras cuestionadas por incompletas: el Centro Cultural Toma de Zacatecas, el Periférico Centenario y el Teleférico. A su vez el segundo año de Gobierno debe iniciar con una definición clara sobre la ampliación del estadio Francisco Villa, o si los 40 millones de pesos presupuestados se destinan a otros renglones.

Como se ve todos son retos importantes. Todos son para atenderlos de inmediato. Pero no puedo cerrar esta colaboración sin señalar que quizá todos se cumplan satisfactoriamente pero que no dejarán satisfechos a los zacatecanos si no se trabaja con mayor cuidado y mejor voluntad el mejoramiento de la negativa percepción que hay sobre el Gobierno del Estado. En esta semana, esta casa Editorial reseñó que sólo 3 de cada 10 zacatecanos están satisfechos con su gobierno y que, indiscutiblemente, este es el reto prioritario que deberá trabajarse a partir de la próxima semana.

Estoy cierto que el Gobernador Alejandro Tello Cristerna es hombre de buena fe y quiere hacer el mejor gobierno de la historia moderna de Zacatecas. Tiene el tiempo y la decisión para lograrlo.  Si realmente quiere conseguirlo tendrá que involucrar en este enorme reto a todo su gabinete. Este no es momento para privilegiar las aspiraciones políticas de ningún servidor público. Adelante están las aspiraciones y compromisos del Gobierno. Por eso subrayo, es tiempo de nuevos retos.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ