La deuda de Enrique Peña Nieto con Zacatecas

La deuda de Enrique Peña Nieto con Zacatecas

Hay estudios académicos muy bien hechos, que demuestran que la pobreza y la desigualdad están estrechamente relacionados con la ola violenta de los últimos dos sexenios. Cuando las personas que no tienen oportunidades de trabajo ni de educación ven que otros gozan de recursos no necesariamente obtenidos por mérito, acumulan resentimiento y eventualmente protagonizan conductas antisociales; la desigualdad propicia que los jóvenes sin alternativas sean utilizados por el crimen organizado como carne de cañón. Si a eso agregamos el consumismo exagerado y factores como la demanda norteamericana por el consumo de drogas, que mueve grandes cantidades de dinero, se completa el contexto generador de las formas de violencia extrema que todos los días vemos.

Diversos estudios demuestran que donde hay mayor desigualdad, hay más actividades violentas vinculadas al crimen organizado; donde los jóvenes tienen menor acceso a trabajo y a oportunidades educativas, hay más violencia. El sector de los jóvenes, uno de los más grandes del país, es de los más susceptibles de ser atraídos por el crimen organizado. Son presa fácil de esas actividades. Si uno ve las cifras de violencia en el país, los principales afectados son los hombres fundamentalmente en edades de los 15 a los 29 años, aunque la participación de mujeres va en ascenso.

La desigualdad regional y social que caracteriza a nuestro país, es resultado de decisiones de política pública, no es algo natural, no es algo que hubiese ocurrido de manera inevitable. En parte hay factores geográficos que evidentemente actúan favorablemente para ciertas zonas como el norte del país que están más cerca del mercado norteamericano que es el mercado más grande del mundo; sin embargo, eso no explica toda la diferencia. Regiones como Zacatecas, ubicada en el centro geográfico del país sufren un rezago derivado de la inversión pública insuficiente en infraestructura y formación de capital humano, lo que impide la reducción de la brecha de desarrollo con otras regiones. Nuestra entidad sufre un rezago de décadas exacerbado por el Tratado de Libre Comercio, que arruinó a la inmensa mayoría de los productores rurales que no tenían las condiciones para sobrevivir a la competencia con los agricultores subsidiados de la potencia del norte. Al llegar al quinto informe de su administración, Enrique Peña Nieto está en deuda con el mundo rural zacatecano.

El Plan Nacional de Desarrollo contiene el propósito de cerrar las brechas regionales, pero eso no ha ocurrido. El sector educativo de Zacatecas está rezagado pues la cobertura estatal en preparatoria, educación superior y posgrados es menor a la media nacional, las instituciones y sistemas en estos niveles sufren de insuficiencias financieras crónicas, y las tareas de investigación e innovación tienen muy poco apoyo, pese a los notables esfuerzos de varios equipos de investigadores A estos problemas sumemos que no hay suficiente inversión en infraestructura básica para la cosecha y uso sustentable del agua, ni en conectividad digital, ni en la comunicación terrestre con Guadalajara y la costa del Océano Pacífico. Enrique Peña le quedó a deber a Zacatecas.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ