‘Dunkirk’, de Christopher Nolan

‘Dunkirk’, de Christopher Nolan

La Gualdra 304 / Cine

En Dunkirk, la más reciente cinta de Christopher Nolan (Memento, Interestellar, Inception), el director británico busca reconstruir la histórica evacuación de las tropas británicas en la playa de Dunkerque en Francia, durante la Segunda Guerra Mundial.

Dicho evento (que resultaría en el rescate de casi 400,000 hombres) es narrado a través de tres diferentes historias, cada una con una línea narrativa y de temporalidad distinta.

Así pues, en el transcurso de una semana seguimos a un grupo de jóvenes soldados (Fionn Whitehead, Harry Styles, Aneurin Barnard) en su intento por salir de dicha playa, mientras son constantemente bombardeados y acribillados por los alemanes.

Por otra parte, a lo largo de un día conocemos a tres marineros (Mark Rylance, Tom Glynn Carney y Barry Keoghan), que viajan desde Gran Bretaña hacia las costas de Francia en su intento por rescatar sobrevivientes. Finalmente, en el lapso de una hora se nos muestra a los pilotos británicos (Tom Hardy, Jack Lowden) que proporcionan apoyo aéreo a los barcos que se encargan de evacuar a los soldados.

Fotograma de Dunkirk

En más de una ocasión se ha comentado que el cine imita a la realidad pero sin crear una copia totalmente fidedigna de la misma. En ese sentido, con su última película el realizador británico crea de manera efectiva una experiencia envolvente que logra situarnos en la intensidad que se vive en el campo de batalla.

Lejos de ofrecer un acercamiento detallado con datos históricos, la película es una experiencia visceral y primitiva que apela a los sentidos del espectador, y que a través de sus protagonistas nos hace sentir el deseo puro e instintivo de supervivencia.

Desde la secuencia inicial y hasta que los créditos corren, con el tic tac de un reloj suizo el británico arma una cinta que alejada de las exageraciones gore del cine bélico, se sitúa más como un thriller de supervivencia repleto de tensión palpitante, y que logra poner nervioso al espectador en más de una ocasión.

Nolan se aleja del intercambio de diálogos que de modo casi textual explican la trama (germen continuo a lo largo de toda su filmografía) y utiliza diferentes herramientas que resultan propias de una narrativa física y expresiva, casi como si se tratara de una película muda.

A través de las tres historias, el director utiliza una narración tríptica y poco convencional que a por medio de saltos de tiempo, nos sitúa en las diferentes perspectivas de la guerra, y el partido que se puede tomar en ella dependiendo de la situación.

En ese sentido, el anonimato de cada uno de los protagonistas es sustancial en un sentido de empatía pura con la audiencia que se basa en lo meramente humano y que, por otra parte, le da más potencia a la victoria colectiva que toma lugar en el impresionante clímax de la cinta.

A lo largo de su filmografía, Nolan ha demostrado que es un director talentoso para crear cine comercial de calidad. Sin embargo, por alguna razón es hasta Dunkirk que se percibe esa urgencia de declarar algo por parte del director, quién utiliza como principal argumento la experiencia pura y absorbente que se vive al estar en una sala de cine.

El resultado final es el de una cinta de guerra atípica, que de manera emotiva, sincera e íntima nos recuerda que los principales responsables de crear la historia como la conocemos, lejos de querer hacerlo, en la mayoría de los casos simplemente buscaban sobrevivir.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/…/la_gualdra_304

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ