Salud financiera, deuda y audacia económica para Zacatecas

Salud financiera, deuda y audacia económica para Zacatecas

Sanear las finanzas públicas es un objetivo de cualquier gobierno que tenga un mínimo de responsabilidad. Este país, en todos sus niveles de gobierno, está endeudado. Muchos municipios ahora tienen prácticamente inversión nula en obra pública y en atención a los problemas de servicios sociales, porque tienen que pagar el servicio de su deuda. Lo peor del caso es que, al cabo de algunos años, resulta que esas deudas fueron infértiles, porque se usaron para aspectos de gasto corriente o a proyectos ineficaces. Por ejemplo, en el estado de Zacatecas se endeudó a la entidad con 5 mil 300 millones de pesos (en el sexenio anterior) para obras de seguridad pública, y al pasar de los años observamos que los resultados finales de esos gastos fueron inútiles. El estado se endeudó a niveles que llegaron a la mitad de su presupuesto anual. El Gobierno Federal no es la excepción, la deuda pública de este llega a los 9 billones de pesos. Cifras estratosféricas. De igual manera vemos a las instituciones educativas o de salud: la insuficiencia financiera del ISSSTE y el Seguro Social, al igual que la universidad, son datos sabidos y preocupantes. Así las cosas, la pregunta que surge es, ¿por qué ocurre tal cosa? La insuficiencia crónica en todos los niveles de gobierno y todas las instituciones habla de una conducción de la economía del sector público de pésima factura.

Y en las cosas de salud financiera del sector público no hay muchos secretos (en cuanto a recetas técnicas); pero no es así en cuanto a condiciones políticas que provocan que dichos problemas persistan. Gastos en inversiones estratégicas, medidas efectivas para el crecimiento simétrico de la economía (creación de riqueza del sistema de las fuentes de insumos en su conjunto) y una política hacendaria progresiva, donde los más ricos pagan más y los pobres lo hacen con menos. Pero si tenemos una hacienda pública donde el capital no paga casi nada y toda la carga impositiva se carga en la franja de la población de ingresos medios, y los gobiernos gastan en el puro mantenimiento de nómina con una mínima generación de valor público, es claro que la insuficiencia financiera será crónica. Es decir, el mal gobierno provoca malos resultados. Así de simple. Los ingresos propios del gobierno local pueden aumentar si el volumen de riqueza generada en su territorio es mayor, es decir, si el PIB estatal crece en áreas estratégicas es probable que las arcas gubernamentales se vean beneficiadas. Pero si no hay reformas hacendarias progresivas y efectivas, los recursos seguirán fugándose, aun cuando la economía crezca. El ejemplo del llamado “impuesto ecológico” es una muestra clara de ello. Pero también hay otras medidas, como la captación de productos por vía de la inversión productiva donde los gobiernos son copropietarios de empresas o proyectos productivos. Pero la imaginación parece corta. En Zacatecas se observa un ligero saneamiento financiero, lo cual es bueno, pero insuficiente. Requerimos medidas más audaces.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ