Inversiones públicas y ganancias privadas

Inversiones públicas y ganancias privadas

Esclarecer las prioridades del gasto es primordial en tiempos de sequía financiera. Si nos preguntan a los ciudadanos si es bueno que se construyan mejores instalaciones deportivas para el espectáculo del futbol, es probable que nadie responda negativamente a dicha pregunta. Pero ante la existencia de enormes necesidades sociales, en la propia área del deporte y la cultura física, la respuesta tenderá a cambiar. En un estado con graves problemas de obesidad y sedentarismo, la implementación de políticas para estimular la activación física del grueso de la población es esencial. El deporte amateur que se practica en las colonias, comunidades y barrios, no tiene prácticamente presupuesto, y a una sola obra que beneficiará sobre todo a los empresarios del deporte del espectáculo, se le destinan 40 millones de pesos, en plana restricción presupuestaria. ¿Qué se podría hacer con 40 millones en las ligas de futbol o entre los jóvenes atletas zacatecanos o los programas de barrio para estimular a las madres de familia de incorporarse a programas de activación física? Esa bolsa que se logró ‘con disciplina financiera’ (se dice) se invierte para hacer posible que un equipo profesional pueda ascender a primera división, y un requisito es que el estadio tenga la capacidad de 20 mil espectadores. La ampliación de 14 a 20 mil personas es para que la inversión de los empresarios deportivos sea costeable. Todos los criterios del futbol de espectáculo son negocio puro. Por ello, la pregunta es, ¿por qué los empresarios que saldrán beneficiados con la ampliación del estadio no invierten en el mismo (siquiera un poco)?

En general observamos que los empresarios poco colaboran con los recursos públicos para realizar obras o eventos. Las inversiones no son público-privadas, sino que las inversiones son públicas y las ganancias son privadas. Otro ejemplo son los festivales para atraer turismo a Zacatecas, los hoteleros, que son los beneficiados directos no colaboran con los gastos de dichos festivales, y todo corre a cargo del erario. Hoteleros y restauranteros organizados pueden generar una bolsa para aportar en la organización de las actividades culturales o el embellecimiento de la ciudad. Así las cosas, debemos poner el dedo en el tema de cómo deben ser las inversiones público-privadas. Está bien que se realicen, pero en forma justa, porque hasta ahora sólo a los ciudadanos nos cuesta. Lo que nos lleva a cuestionar sobre los productos de las inversiones mencionadas: ¿las entradas al estadio Francisco Villa durante los juegos de temporada, así como  los ingresos por concepto de publicidad, se repartirán entre los empresarios y el gobierno de Zacatecas o sólo quedarán en manos de los privados? ¿Cuáles son los contratos previos que justifican la inversión? Sería positivo que la legislatura tomara este tema de discusión y regulara al respecto. Nadie se opone a que confluyan recursos públicos con los privados, lo que si es condenable es que sean meras ventajas absolutas para los privados. Y sobre todo en medio de  tantas carencias sociales en un estado tan pobre como Zacatecas.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ