La llegada de una moda educativa a Zacatecas al despuntar el México independiente

La llegada de una moda educativa a Zacatecas al despuntar el México independiente

Toda reforma educativa como la que el peñanietismo está impulsando comprende un modelo y método para la enseñanza y adquisición de los aprendizajes. Esto se traduce en modas educativas. Respetando las condiciones y circunstancias de los tiempos históricos por los que transitan las diversas sociedades, tenemos el caso de la aparición de la Compañía Lancasteriana que fue fundada el 22 de febrero 1822.1 El método lancasteriano o sistema de enseñanza mutua como también se le conoció, justo en ese mismo año en que se fundó la Compañía se comenzó a aplicar. En un documento encontrado en el AGN menciona que: “El primero de septiembre de ochocientos veinte y dos se planteó (sic) por la vez primera en este suelo el Sistema de Enseñanza Mutua por unos cuantos individuos que guiados por la filantropía y sostenidos de la constancia, han sabido luchar con las preocupaciones, con la penuria, con la falta de directores, y llevar adelante su atrevido proyecto. Imprimieron se diferentes cuadernos formados por ellos mismos, en los que con claridad y sencillez se desenvuelve el sistema de Lancaster. Los circularon en la dilatada extensión de nuestro suelo y tienen la satisfacción de asegurar que con entusiasmo ha sido adoptado en muchos estados de la federación…”2. Zacatecas adoptó el sistema de Lancaster. Uno de esos documentos divulgados por la Compañía Lancasteriana sería la Cartilla de México, de la cual existe una versión incompleta en el AHEZ, cuyo contenido tiene que ver con la organización y funcionamiento de las escuelas de primeras letras. La susodicha cartilla sirvió como reglamento interior a la “Normal de la Escuela Constitución”, o Normal Lancasteriana como también se le llamaba, a partir de 1826.

Precisamente sería en ese mismo año cuando llegó a Zacatecas la nueva moda educativa.

En éste par de colaboraciones hablaremos sobre las condiciones y algunos aspectos del sistema escolar de la primera enseñanza en el estado de Zacatecas y la transición que se dio entre dos formas  de enseñar, del método antiguo al método lancasteriano, sus características y la coexistencia de ambos.

En uno de los tantos informes que le fue solicitado por las autoridades al presidente municipal del pueblo de Tabasco, Prudenciano Flores, sobre la marcha de las escuelas de dicha municipalidad, en su respuesta el 13 de marzo de 1832, hacía saber que  en la escuela de Tabasco los niños perdían tiempo valioso a consecuencia de que diario entraban tarde. Resulta que al igual que en escuelas de otros lugares, el edificio que la albergaba no era exclusivo del establecimiento educativo sino que se compartía con otras oficinas. En el inmueble además de escuela, funcionaba ahí mismo la administración de rentas. El acceso era por el zaguán, pero la puerta de este se abría “hasta muy tarde”, esa era la razón por la que constantemente se quejaban los maestros pues, “los niños pierden gran rato de estudio”.3 La solución a dicho problema se encontraba en acondicionar una de las ventanas como puerta, para lo cual sólo se estaba en espera de la autorización.

Un problema que se observaba  como parte de la vida cotidiana de las escuelas de todo el estado era el de la inasistencia. Las autoridades municipales como las de Tabasco, constantemente de manera recurrente en sus informes no se cansaban de mencionarlo: “…se padece en las aldeas la epidemia de ser eventuales los destinos de  sus escuelas porque siempre tienen necesidad los padres del trabajo de sus hijos, y principalmente en la época de las aguas, causa por la que se desagradan los maestros viendo impermanente (sic) aquel beneficio y lo abandonan quedando por esto los discípulos en la necesidad de experimentar nuevo director en el tiempo de ser poderoso mérito para no perfeccionarse nunca.4

Autoridades municipales como el tabasqueño Saturnino Guiterio, encargado de vigilar el funcionamiento de la escuela, veían el problema de la inasistencia de los alumnos a la escuela como una enfermedad que se presentaba de manera periódica y generaba como todos los padecimientos una reacción en cadena: al irse los niños a ayudar a sus padres al caer las primeras lluvias, no regresaban sino hasta el inicio del periodo del estiaje, después de haber sembrado y cosechado, encontrándose en ocasiones con que el maestro con el que habían iniciado el ciclo escolar ya se había ido. Estando a la espera con la incertidumbre de reiniciar con un nuevo preceptor. Como parte del círculo vicioso que generaba esta situación, los maestros al no tener continuidad en el empleo perdían interés en su propio trabajo y hacían poco por  actualizarse y superarse, lo que redundaba en una baja calidad de la educación pública.

Pero así como en Tabasco los niños entraban tarde a sus clases por tener que esperar a que se abriera  el edificio que la escuela compartía con la administración de rentas del municipio, en la propia capital, la escuela lancasteriana de primeras letras correspondiente a la primera sección de la Normal,  sufría las incomodidades, riesgos y hasta atropellos de tener como vecino  en el segundo piso del Edificio de la Condesa un cuartel. Problemas como los de la escuela de Tabasco influían en la aplicación el método lancasteriano, pues éste no se reducía al proceso enseñanza aprendizaje sino que de acuerdo con el Opúsculo un manual o guía elaborada por Ribott, tomaba en consideración para su correcto funcionamiento factores como el salón de clases, siendo éste propiamente la escuela; al preceptor y su dominio del método, el mobiliario, los materiales de trabajo, libros, los ramos o asignaturas y horarios en que se distribuían para su enseñanza, pero sobre todo,  la asistencia de los niños.

Inasistencia de los alumnos como se ilustra en el caso del antiguo Mecatabasco debido a la situación económica, pero también la falta de dominio del nuevo método lancasteriano o sistema mutuo por parte de los maestros que no abundaban, fueron problemas propios de los primeros lustros del periodo independiente. En la próxima entrega nos ocuparemos de la forma como buscó reglamentarse el uso del método lancasteriano para tratar de hacer universal la instrucción de la primera enseñanza en el estado.  ■

 

Referencias documentales.

 

(Endnotes)

1 Véase: Francisco Larroyo, 1986, p. 228.

 

2 AGN. “La Compañía Lancasteriana de esta capital solicitando el establecimiento de una contribución destinada al fomento de las escuelas que están o estuvieran bajo su dirección”., op.cit., fj. 186 v.

 

3 AHEZ, Fondo Jefatura Política, Serie Instrucción Pública, Subserie Generalidades, caja 1, fj. 2 v., “Prudenciano Flores, Presidente de Tabasco nombra comisionados para establecer escuelas en los ranchos y haciendas”,  marzo 13 de 1832.

 

4 Loc. cit.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ