En Venezuela: la constituyente

En Venezuela: la constituyente

Como es de esperarse, los incrementos en complejidad de los problemas se incrementan, de hecho, eso se puede procesar, ¿hasta mediante crisis? En todo caso, habrá que esperar si el encadenamiento o la cadena de problemas, se transforma en crisis o en diversas crisis, para probar resolverlos. En Venezuela, eso serían los esfuerzos de cada actor político, individual u organizado, luego se dice: colectivo,, como afán para estimular la proxemia entre actores; quienes, al inicio y al final, son personas, gente, familia, conocidos, amigos o no, todos con ciudadanía. Carta de identificación sobre la cual se estampan los derechos y las obligaciones para finalmente hacerse presente y estarlo en distintos momentos o instancias y estructuras que la sociedad, las sociedades y los estados que crean, controlan y de alguna o varias formas regulan, veces mediante declaraciones que son Constituciones, leyes o reglamentos de  creación de instituciones, cuyo devenir se muestra como desarrollo, como atraso, y, de vez en vez, enfrentan problemas que emergen o se crean, y luego hacen entrar hasta en períodos de crisis para resolverlos.

Pero no se olvide, junto con eso, quienes sufren la crisis son personas, seres humanos, tan sociales e históricos, como protagonistas, como se lo permitan las normas que ellos crean y los rigen, pues se les supone ser también las organizaciones y los controles que ellos mismos crean y se dan para su existir y desempeñarse, tanto si son privados, como si son públicos y cuando así opera una sociedad tendrán que informar periódicamente para que todos se enteren, como van, como sociedad que hace y escribe con su gente, lo que es su Estado y su devenir, como propia historia. Para todo esto, uno de los requisitos de la existencia humana, cultural y social, es construir su Oriente, sus leyes particulares y la suprema a la que se da el nombre, justamente, paradigmático de Constitución.

Por lo anterior, resulta relevante considerar lo que ocurre en estos momentos en Venezuela, qué pasa a sus habitantes, qué son, económica, social y culturalmente, todos, quienes como seres humanos comparten, como rasgo básico, su humanidad, la de cada uno y la de todos, a pesar de existir entre todos ellos, la aún existente y activa división de la sociedad en clases y hasta en estamentos sociales, o bien, si, a estas alturas, ya son una sociedad abierta y con un desarrollo cultural, no sólo económico y político propio, al que, por ser institucional y consustancial a su humanidad y libertad como Estado, lo controlan todos mediante las propias instancias legales de representación y autoridad; mismas, cuyo conjunto, hacen o son la integralidad misma del Estado, en este caso, de la República de Venezuela, no sé si todavía en ese nombre se subraya, Bolivariana, surcada en este momento por luchas de clases, sociales y culturales, no todas ellas respetadas por sus propios autores,  organizados o agrupados, en Partidos, Frentes, etc.

Lo cierto, de ninguna manera, se debe permitir la injerencia de los EUA en la solución de los conflictos internos de ese país, Venezuela; unos, creados por agrupaciones sociales o de clase social, ¿linajes? antes dominante(s) con la oligarquía o mediante ésta, hoy listos o que se aprestan para actuar con fines de coyuntura, tales, que algunos de sus miembros soterrada o públicamente no han vacilado, ni vacilan, en propiciar o suscitar simpatías a una invasión estadunidense para inclinar a su favor, el control de la balanza política estatal – gubernamental, desdeñando los llamados del Presidente Maduro a votar el Constituyente. Sí, desdeñan el llamado a votar lo que será el máximo órgano de gobierno y según ellos, antes que a la vía política electoral, prefieren que los EUA se resuelvan a golpear a Maduro y les ponga o los imponga, a ellos, como poder, mediante ¿un Golpe de Estado? ¿Eso preferiría la clase “dominante”,  una invasión, antes que promover, con todos sus medios, acudir a las urnas para votar CONTRA EL CONSTITUYENTE, ofrecido por Maduro, contra parte de A FAVOR? En ascuas, pues ese país latinoamericano, desde el actual ejercicio del Poder, el “pecado” anti capitalista” y “anti neoliberal” que se comete es ese, convocar a la Asamblea Constituyente que, para el Presiente Maduro, es la forma institucional y se agregaría democrática para disputar el Poder con Independencia como país, ojalá la clase dominante asuma contender, sin esperar una invasión de EUA y que sus líderes, los líderes de la clase dominante, sean impuestos, sin elección libre y pública, como autoridad por los EUA.

Allá ellos y su decisión, una intervención de los EUA, en Venezuela, sería un desastre para todos los venezolanos y para el mundo. ¿Imaginen que haría ahí Trump? ¿Le interesaría, acaso, aparte de disponer de petróleo más barato, poner hoteles y casinos? Maduro con el CONSTITUYENTE, lanza la moneda al aire, esperemos que el voto ciudadano la haga caer a favor del pueblo venezolano y con el CONSTITUYENTE se avance en democracia para todos.  ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ