Los principios para la movilidad urbana

Los principios para la movilidad urbana

Se habla mucho de que en las sociedades modernas resulta imprescindible un sistema de transporte que posibilite la movilidad urbana y la accesibilidad poblacional a los servicios, lo cierto es que su estado actual provoca graves efectos negativos: accidentes viales, contaminación atmosférica, contaminación acústica y congestión urbana, sin olvidar los problemas de sostenibilidad ambiental, social y energética. En el mundo se sufre contaminación atmosférica y calentamiento del planeta por las emisiones de los vehículos, y destrucción de zonas naturales por la continua expansión de las vías de circulación. A escala local, la configuración del área metropolitana está conformando un modelo intensivo en el uso del vehículo privado subutilizado por el número de personas que transporta y derrochador de energía, y de efectos sociales perniciosos.

El modelo vigente de movilidad urbana ha tenido consecuencias negativas en la vida social, porque se margina a los grupos sociales más desfavorecidos y a las colonias populares, genera un aumento de los gastos cotidianos, reduce la capacidad física del centro histórico y deviene en problemas de infraestructura y deterioro de sus servicios. Para los más pobres y marginados representa una nueva fuente de desigualdad en el acceso a bienes y servicios de primera necesidad, y una barrera insuperable y fortalecedora de la existencia de guetos urbanos. Una estrategia general de movilidad urbana sostenible debe integrarse en un sistema global de sostenibilidad que permita cubrir las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacerlas, permitiendo el acceso a los bienes y servicios, al trabajo, a la educación, al ocio y a la información, de forma segura para la salud pública y la integridad del ambiente. Debe garantizar la equidad, ser asequible, operar de manera eficiente y ofrecer diferentes modos de transporte para lograr una intermodalidad sin interrupciones. Asimismo, debería minimizar el consumo de recursos no renovables y limitar las emisiones de ruido. La movilidad urbana sostenible obligaría a evaluar globalmente la sostenibilidad de las ciudades y, más allá de esto, llevaría a cuestionar la sostenibilidad del modelo de producción de los países industrializados, incluyendo todas las ramas de actividad económica cuyo funcionamiento se basa en la creciente insostenibilidad global de sus procesos de producción y vertido de agentes contaminantes. Tal vez la principal limitación para lograrla sea la necesidad de que la sociedad, en su conjunto, participe en el proceso y se comprometa a modificar sus comportamientos de consumo y sus modelos de movilidad. Ciudadanos, gobiernos y empresas han de promover acciones, políticas y programas destinados a mejorar las tendencias actuales de movilidad, y el actual modelo de consumo y producción.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ