‘Okja’, de Bong Joon-ho

‘Okja’, de Bong Joon-ho
Fotograma de la película Okja.

La Gualdra 301 / Cine

 

En la más reciente edición del Festival de Cine de Cannes una de las cintas que más polémica creó fue Okja del director surcoreano Bong Jonn-ho [The Host (2007), Snowpiercer (2014)], pero no por el contenido o la temática que la cinta contenía, sino porque al tratarse de una producción original de Netflix, las proyecciones de la cinta se relegaron a sólo ser a través del servicio de streaming en dicha plataforma y no en salas de cine.

En su momento dicha controversia terminó por opacar el propio valor de la cinta, pero actualmente con la cinta ya disponible en Netflix, el resultado final demuestra una historia ingeniosa, original y muy efectiva con reminiscencias claras al cine de Hayao Miyazaki y Steven Spielberg.

En la cinta seguimos a Mija (Seo-Hyeon Ahn), una niña que arriesga su vida para proteger y rescatar a su mejor amiga Okja, un cerdo gigante que ha sido modificado genéticamente por la marca de transgénicos Mirando, dirigida por la arrogante empresaria Lucy Mirando (Tilda Swinton).

En contraparte conocemos a un grupo de activistas con métodos poco ortodoxos en contra del maltrato animal que es dirigido por Jay (Paul Dano); ellos buscan ayudar a Mija a rescatar a Okja y de esa manera lograr desenmascarar a la empresa fraudulenta de Mirando.

En su acercamiento a la ciencia ficción a través de su filmografía (en específico con The Host y Snowpiercer), Bong Joon-ho ha sido consciente que más allá del espectáculo visual que dicho género propone, el efecto que resuena en el espectador debe ser desarrollado de una manera más provocadora y crítica.

En este caso, el realizador logra a través de memorables personajes en situaciones por demás excéntricas, y otras tantas hasta absurdas, crear consciencia sobre el veganismo frente a las malas políticas de las corporaciones de alimentos, llevando ambos frentes hasta el extremo.

Como tal, tanto el mensaje ecologista como la relación afectiva entre la niña y el peculiar animal jamás se terminan de diluir una con otra, gracias a dinámicas secuencias (entre las que destaca una emocionante persecución en las calles de Seúl) y una enorme crudeza en las partes más condenatorias y críticas, y que demuestran el gran talento de Jonn-ho (el guion también es de su autoría).

Okja. La película.

De manera casi caricaturesca, la película se va desarrollando con un ritmo trepidante y muy entretenido, pero a pesar de ello cuenta con secuencias que logran conmover y en sus puntos más oscuros hasta aterrorizar al espectador. En una iteración al E.T. de Spielberg, Okja demuestra la poca o nula capacidad de asombro de las personas en la actualidad frente a las maravillas de la naturaleza, nutridas por el consumismo y el banal uso de aparatos digitales.

Dicho punto es brillantemente ejecutado en una secuencia en la que el enorme animal corre confundido destruyendo todo a su paso en un centro comercial y una chica huye aterrorizada, no sin antes actualizar su Snapchat (con filtro incluido) en medio de todo el caos.

Más allá de todo el espectáculo, al final Okja es una película con un mensaje poderoso que pierde todo rastro de superficialidad por la sinceridad y el corazón con los que es ejecutada, evidencia hacia dónde nos dirigimos como seres humanos y la dignidad que le debemos a las otras especies sencillamente porque compartimos el mismo mundo.

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ