Esta jodida democracia

Esta jodida democracia

Nuestro país atraviesa por un intenso proceso de democratización, honestamente creo que hemos sido incapaces de ni siquiera conceptualizar colectivamente, el rumbo que la democracia requiere. Se puede percibir frustración ciudadana frente a un sistema electoral e insatisfacción con la democracia.

Hay quienes aseguran que en nuestro país se instauró una democracia de baja calidad, pero que vamos avanzando en la vía correcta. La verdad es que las campañas donde prevalece el clientelismo electoral y el gasto excesivo por encima de la Ley, nos hacen dudar de la aseveración.

No existe la menor duda de que podemos tener elecciones eficaces y legales, porque las reglas del juego así lo permiten, pero no podemos perder de vista que se han degradado las condiciones de la competencia y se ha puesto en entredicho la legitimidad de los resultados, y por ende la legitimidad de los Gobiernos.

Nuestra democracia parece más bien una democracia simulada, atrapada en estructuras caducas e inercias de una vieja cultura política que prevalece y se opone a lo nuevo, que le tienen miedo a confrontar al ciudadano en el día a día.

Coincido que para que el Estado Democrático funcione, es imperante que el Estado de Derecho se haga presente. Hoy parece que hemos perdido el alma, pero por ningún motivo podemos darnos el lujo de perder la conciencia. La conciencia de transitar hacia una nueva cultura cívica, basada en la pertinencia y pertenencia de un sistema democrático, que acepte los retos de la democracia y globalización en lugar de ignorarlos.

Esa es una gran tarea colectiva de intelectuales, políticos y la sociedad en general. Ante los acontecimiento diarios y cambios vertiginosos, debemos ser capaces de comprender el momento político que vive el mundo, pero con un enfoque territorial desde el enfoque inmediato, que permita adaptar su entorno a la realidad del mundo, que permita conectarlo desde lo local, donde la democracia participativa, permita la construcción colectiva del desarrollo.

El enfoque de hoy es hacia una democracia que funcione, porque los gobiernos podrán tener una agenda de gobierno bien diseñada, sin embargo es importante que se hagan acompañar de una agenda política para que la haga posible y que empate con la agenda pública que es la razón de los Gobiernos; es impostergable recuperar la legitimidad de la autoridad e impulsar la deliberación como método democrático que cristalice la agenda pública, eso es trabajar diferente y nada sencillo, incluso hasta comprenderlo a cabalidad.

Siempre me inclino por el optimismo, sé que la democracia puede funcionar, pero los graves problemas de democracia sólo podrán resolverse con más democracia, para lo que vienen nuevos desafíos que deben ser entendidos, por lo que pongo sobre la mesa tres acciones, que derivan en un mejor diseño Institucional que pudieran hacerla funcional.

Primero, urge hacer efectivo el voto obligatorio, como lo han hecho en Perú, Brasil, Argentina y en algunos otros; eso ayudará a disminuir la efectividad del clientelismo electoral, incluso en esos países imponen multas a los ciudadanos que sin justificación, no acuden a votar.

Segundo, instrumentar la segunda vuelta, que estimule el voto sincero en la primera ronda y el voto reflexivo en la segunda.

Tercero, impulsar un diseño institucional que permita la comunicación bidireccional con el ciudadano, a través del Gobierno Abierto y el Parlamento Abierto, que acompañe al Estado en el diseño, instrumentación y evaluación de las políticas públicas.

No tengo duda, que llegó el momento de reivindicar una sociedad abierta, de ciudadanos libres e iguales, que dispongan de las herramientas para desarrollar su potencial y encontrar la felicidad individual y la felicidad colectiva a través de consenso.

El sistema democrático debe mostrar vigor, urge recuperar y mantener la confianza en él, debemos entender que exige su permanente regeneración. Para ello, es indispensable un sistema electoral moderno y justo; así como un sistema de gobierno abierto y de resultados, participativo e incluyente, y partidos políticos tolerantes y propositivos, que dialoguen con la sociedad, que reivindiquen causas más allá del poder por el poder.

Está jodida nuestra democracia, y esta jodida democracia debe mostrar vigencia, el sistema necesita retroalimentación, autocorrección, de lo contrario la insatisfacción será cada vez mayor y el antisistema no nos lleva a buen puerto, no es la solución, reflexionemos al respecto, la retroalimentación es fundamental. ■

 

*Titular de la Coordinación Estatal de Planeación

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ