El fracaso es éxito si aprendemos de él. Malcolm Forbes.

El fracaso es éxito si aprendemos de él.  Malcolm Forbes.

Punto & Aparte

Los acontecimientos recientes en materia de seguridad dejan entrever que de poco o nada ha servido el cambio de secretario del ramo, porque una decisión de esa naturaleza, no trae aparejadas soluciones o respuestas por algunos esperadas. Las muertes siguen aumentando las estadísticas y los números no son nada agradables. Se buscan responsables desde el quinto piso y le tratan de sembrar la responsabilidad a los alcaldes, disminuidos por naturaleza con el amarre que les han aplicado a los recursos, sin soslayar la falta de capacidad y la experiencia para enfrentar situaciones difíciles generadas por la cotidianeidad en que actúan los grupos delincuenciales, esos que han sido menospreciados por la estupidez cubierta de arrogancia con la que actúa el personaje peliculezco que ocupa “la vocería” del gobierno del estado en la materia.

La desaparición y el secuestro se convierten en el terror de los habitantes de la capital y un buen número de municipios, ahora, el rumor fuerte se apodera de la zona de Loreto, pero de la misma manera, casi igual, se registra este tipo de delitos en otros municipios y, aunque la búsqueda de los desaparecidos sea “intensa”, los resultados son así, de la misma medida intensos pero negativos, de nada sirven llantos y quejas porque los controles siguen en manos de la delincuencia organizada, esos esfuerzos de la autoridad en eso quedan, sólo en esfuerzos, las limpias anunciadas y mantenidas en el terreno de los secretos continúan, no importa quiénes o cuántos ni cuanta sangre tenga que correr y hasta dónde lleguen los niveles de ignorancia o encubrimiento al seno de las autoridades y corporaciones. En seguridad, la verdad, seguiremos sufriendo y es que el tema, que deberían de abordar los diputados, muestran total indiferencia y se concretan a discusiones de temas que nada resuelven y solo dejan entrever su trabajo de compromisos con personajes que tuvieron que ver con el lugar que ahora ocupan en el Congreso legislativo zacatecano.

El robo de ganado, de equipos de bombeo en el medio rural y el daño irreversible a la economía de los productores, son temas que no están ni en las agendas de Tello ni del procurante de la justicia, mucho menos está en esas agendas el tema de la enorme deuda con la CFE que arrastran desde hace años convertida en deuda impagable. No es, hasta ahora, conocido a ciencia cierta, el avance del programa de modernización de pozos que ejecuta la Secretaría del Campo, en coordinación con la Comisión Nacional del Agua (CNA), y muy posiblemente con la delegación de la Sagarpa, en la que los mismos campiranos dicen y comentan, hiberna un funcionario sin compromisos con el sector primario y que lo único que hasta ahora ha hecho, es llevar y llevar agua a sus molinos.

La etapa que se vive y viven ahora miles de zacatecanos, es muestra de múltiples abusos de administraciones pasadas, pero más recalcitrante la última, el campo, como ejemplo, nunca tuvo ni recibió los recursos necesarios (que no suficientes) ni la atención requerida, palabras y discursos huecos sustentados en la frase inventada por algún funcionario: “el campo ya no es negocio”. Con el arribo de Adolfo Bonilla a la Secretaría del Campo, tal parece que está enfilándose a nuevos derroteros aunque es dependencia aún impregnada de olores extraños, emanados de no sé qué caños, canales o drenajes, pero lo cierto es que deben de darse los cambios necesarios, para que el gobierno del sucesor de Alonso abra bien los ojos ya, ahora, no como los gatos recién nacidos, después de ocho días (que serían meses en este caso), porque son muy notorias y visibles las improvisaciones, desde el punto, de vista que usted lo quiera ver o discernir. Para la económicamente vapuleada entidad, vivir bajo esa presión de enorme incertidumbre y desasosiego, en el ámbito de la seguridad o de inseguridad, según el enfoque o cristal de donde usted lo mire, no se puede seguir, “ni pa’ tras ni pa’ delante”, o dígame usted que dice que sabe y que conoce, vaya, ¿Ha resultado positiva la llegada de “el Mayo Camberos” a la Secretaría de Seguridad Pública del general Pinto de Miguel Alonso?, ¿han bajado los índices delictivos?; no es fácil gobernar pelao, cuando te tienen agarrado de la gamarra y con la pata en el cogote.

Esto de la seguridad o inseguridad, del tráfico de influencias y protección a presuntos “violadores” de la ley, están hilvanados a las “atípicas” corrupción e impunidad, a la muy propia simulación del partido en el poder, de la misma Legislatura y de todos los partidos porque el respeto a doctrinas, estatutos e ideologías se ha perdido, como se han perdido el respeto a los mismos y la credibilidad en los electos y de tanto andar por el mundo, hijo de mi corazón, se me olvidó comentarles que en Fito Bonilla, más que en el gobernador, hay júbilo por la presencia de las lluvias, que aunque no se han generalizado aún, ya aplica el dicho popular de que cuando llueve, todos nos mojamos, sin embargo, con este gobierno y su modito de andar, difícilmente haya “chorrito pa’ llá y gotita pa’ cá”, históricas palabras del gober precioso de Coahuila, Humberto Moreira Valdés.

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega… ■

 

[email protected]

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ