¿Sabes trabajar en equipo?

¿Sabes trabajar en equipo?

Si a todos nos preguntaran si sabemos trabajar en equipo, muy probablemente diríamos que sí. La idea del trabajo en equipo se ha venido tergiversando a lo largo del tiempo y en el concepto profundo difícilmente encontramos personas, grupos, equipos e instituciones que trabajan verdaderamente en equipo y forma coordinada y eficiente.

Acciones cotidianas y relaciones superficiales continuamente son tomadas como “hacer equipo”, sin embargo, ponerse la misma camiseta y participar en un mismo grupo deportivo, empresa o institución, no necesariamente significa que hacen equipo; usar los mismos logotipos y hablar de los mismos postulados no quiere decir que tengan los mismos intereses; viajar, bailar, cantar y acudir a los mismos lugares de diversión, generalmente provocan la ilusión de empatía y ocultan las grandes diferencias; convivir por años, incluso décadas, no te garantiza conocer realmente y con profundidad a una persona; las risas, las fiestas, los momentos buenos, no son buen referente para establecer que haces buen equipo con alguien.

El trabajo en equipo coordinado y eficiente, requiere valores profundos de respeto e humildad, así como valentía y lealtad, especialmente en tareas difíciles y de gran alcance. Personas, tareas y proyectos con gran potencial se ven disminuidos por la falta de capacidad de trabajar en equipo, especialmente en los momentos adversos (que todo proyecto importante inevitablemente tiene). Lucha de poder, egos, intereses individuales, falta de ideas u objetivos claros, falta de disciplina, ritmos de trabajo diferente, diferencia de empatías y múltiples formas de pensar convierten al trabajo en equipo en todo un reto. Si existe alguien que consideras parte de tu equipo y no lo has visto jamás cómo reacciona bajo presión, adversidad o en momentos donde tiene que renunciar a algo de especial valor, entonces te recomiendo que actúes con cautela.

El éxito de un buen trabajo de equipo, radica primeramente en establecer objetivos muy bien definidos y escribirlos, ya que de no hacerlo así, siempre habrá quien los interprete de manera diferente a pesar que se haya explicado de la mejor forma. La mayoría considera innecesario redactar tareas y objetivos, otros más se les hace una pérdida de tiempo, pero esto debe ser el primer y gran paso. Establecer reglas y límites en un proyecto que apenas inicia, resulta incomodo y puede provocar (especialmente en personas con menor madurez) que ni siquiera se concrete. Evitar poner reglas de inicio, provocará solo alargar el fracaso y por el contrario al imponerlas, te ayudará a concertar acuerdos con personas con mayor probabilidad de ser disciplinadas. Definir tareas específicas para cada miembro del grupo también es crucial y sobre todo no suponer ni esperar que el otro las realice, sin darle seguimiento recurrentemente. Las principales fallas en una organización y/o equipo, se dan cuando surgen las suposiciones individuales y no son aclaradas en un tiempo prudente. Fomentar la cohesión y el sentido de pertenencia ayudará a mantener el ánimo colectivo en forma positiva, elevará el rendimiento y calidad del trabajo.

Las emociones influyen mucho más que la organización técnica. La dificultad más grande para todo ser humano es comprender y aceptar que otros piensen totalmente diferente. Las vivencias, creencias, prejuicios e ideas de cómo ver la vida, forman actitudes infinitamente diferentes para resolver situaciones, por ello una tarea fundamental será fomentar e incrementar la comprensión y tolerancia entre los miembros de un equipo. Alguien que no está dispuesto a adaptarse, que no puede hacer las tareas diferentes a como está acostumbrado, alguien desconfiado, alguien que no toma con madurez algún comportamiento que le incomoda o desagrada e incluso alguien que no se permite ayuda así mismo, no podrán jamás ser parte armoniosa de un equipo.

Vivimos un momento en nuestra sociedad en que la gente, para evitar hacer acciones que les provoquen esfuerzos emocionales y físicos adicionales, prefiere realizar actividades individuales y no participar en ningún proyecto que involucre la participación de otros. La recomendación principal si eres de los que gustan ser parte de proyectos exitosos, es que no esperes a ser invitado, sino tú mismo diseñar, redactar y proponer llevándolo con un nivel de liderazgo que haga que los demás quieran ser parte de él. Acepta la posibilidad de que te falle algo o alguien, eso es inevitable, pero definitivamente te aseguro los resultados valdrán la pena y las satisfacciones serán mayores. Te deseo suerte y paciencia para ser y encontrar al mejor equipo. ■

 

 jylnava @hotmail.com

 

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ