La perversidad de la tecnología; de Pegasus a la Seguridad Pública

La perversidad de la tecnología; de Pegasus a la Seguridad Pública

Ayer asistí a un evento que abarcó, entre otros temas, la situación de la seguridad pública en el país. Antes de que iniciara tuve la oportunidad de platicar con un reconocido autor en la materia quien me contó una historia bastante ilustrativa.

Un amigo suyo, oriundo de un estado del norte, empezó a recibir llamadas de extorsión. Este escenario no era nuevo para él, pero la cosa llegó a un punto de inflexión cuando el supuesto extorsionador se presentó en su oficina. El amigo se encontraba fuera y la secretaria fue la encargada de recibir el amenazante mensaje; o copera o cuello. Harto de la situación y alarmado ante la realidad, el amigo de mi interlocutor decidió acudir a sus contactos para resolver la situación. De esa manera logró localizar al emprendedor criminal quien operaba desde la ciudad colonial de Guanajuato. El punto realmente interesante fue el cómo lo agarraron.

El rastreo se realizó con el software llamado Pegasus. ¿Les suena? Seguramente sí, y es que este software es el mismo que, de acuerdo con un reportaje publicado por el NY Times, ha sido utilizado por el Gobierno Mexicano para espiar a periodistas. El caso del amigo de mi interlocutor revela dos cosas. Primero, la tecnología puede ayudar enormemente a perseguir, combatir y prevenir el crimen. Segundo, la misma tecnología puede ser utilizada para perseguir a aquellos que denuncian los crímenes.

Ya en la mesa, donde se presentaron las opiniones de expertos en el tema de seguridad pública y los resultados de una encuesta realizada por la ONG PropuestaMX, se mencionó la importancia que tiene lograr la confianza de los ciudadanos hacia las autoridades. Sin este elemento, no existe manera alguna para que el vínculo entre la ciudadanía y las instituciones a cargo de la seguridad se vuelva a generar. Eso es hasta cierto punto evidente, lo difícil resulta encontrar propuestas y herramientas que permitan empezar a reconstruir – si es que alguna vez existió- el puente entre la sociedad y las autoridades.

Una posible forma de empezar a tejer esta red es incrementar la eficiencia de los cuerpos policiacos al momento de prevenir el delito. ¿Cómo incrementar la eficiencia? Al respecto, uno de los participantes en el debate dijo que el tener información sobre los delitos cada mes o cada semana resulta en un compendio de anécdotas que de poco sirve. Se necesita tener información en tiempo real que permita reaccionar de forma inmediata al dinámico fenómeno del crimen. Esto es especialmente cierto y necesario en niveles municipales ya que el fenómeno delictivo varía enormemente dependiendo el contexto en el que sucede.

La segunda pregunta que nos tenemos que hacer es de qué manera podemos generar este tipo de información. Londres es un buen ejemplo sobre como la tecnología puede ayudar a prevenir y perseguir delitos. A través de sistemas de videovigilancia perfectamente enlazados, con personal capaz de operarlos y policías aptos para investigar y detener a los delincuentes, Londres se ha convertido en una ciudad ejemplo de la prevención situacional del delito. Esto es cierto incluso cuando los actuales atentados demuestran que la tecnología no puede cubrir todos los ámbitos de la seguridad nacional.

En México, los C4 y C5 deberían de funcionar de manera similar. A través de ellos, se tienen que generar información instantánea que permita la detención de los delincuentes y la prevención de futuros delitos. ¿El problema? Muchos de estos centros no cuentan con el equipo necesario, no fueron instalados con base en diagnósticos de necesidades de cada municipio y no tienen el personal capaz de operarlos.

El último punto, la capacidad y perfil de las personas que laboran en los C4 y C5, es un tema fundamental. Podemos tener el mejor equipo tecnológico pero si no tenemos quien lo opere y no podemos garantizar que su uso – como en el caso de Pegasus – sea para bien de los ciudadanos, la tecnología se convierte en un elemento perverso de nuestra vida diaria. Para lograr esto se requiere apuntar hacia la profesionalización de las policías.

El actual Secretario de Seguridad Pública de Zacatecas, muy acertadamente ha dicho que el primer paso para mejorar la situación en el estado es hacer un análisis de las zonas rojas del estado. Resulta una buena idea, pero también es preocupante que este tipo de acciones no existan ya en Zacatecas. Gracias a la tecnología este tipo de análisis debe de tener información a nivel municipal (no solo estatal) de la incidencia delictiva. Sería aún mejor contar con mecanismos que permitan que los ciudadanos reporten los delitos de forma inmediata sin necesidad de ir a un MP. De no ser así se tomarán decisiones con información parcial y con delitos que, como lo dijo el expositor, se han convertido en anécdotas. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ