Dios y las políticas del agua en Zacatecas

Dios y las políticas del agua en Zacatecas

No está mal rezar, ni que el pueblo organice las expresiones de su fe para movilizar todas sus potencias simbólicas. Sin embargo, es extraño que un gobernante promueva estas prácticas para resolver cosas que la acción gubernamental debe hacer. Es claro que la frecuencia de la lluvia no es algo que esté en las manos de ningún gobernante, pero sí la gestión del agua. El acuífero de Chupaderos, donde pertenece la comunidad de La Luz, tenía más de una década sin al menos un diagnóstico, y aun así se permitieron perforaciones de pozos por debajo de los 200 metros. Y esos permisos están a cargo de las delegaciones federales, pero el Estado debe estar atento de todos esos movimientos, y utilizar los diversos recursos políticos para asegurar el buen uso del agua en el estado. El Gobierno Federal es responsable del líquido en el subsuelo, pero el uso del mismo una vez extraído pasa a responsabilidad estatal. El gobierno local puede regular el uso del agua agrícola y evitar el 60 por ciento de desperdicio por causa del riego rodado en surco, y sin embargo nada se ha hecho. Otro asunto fundamental es la explotación de las aguas cámbricas, las cuales una vez que se extraen ya se perdieron. Por ello es falso aquello que dicen algunos funcionarios de que la cervecera o las mineras no impactan en la falta de agua para uso urbano o agrícola, y sólo es la pura ausencia de lluvias. No: el agotamiento de las reservas de aguas cámbricas es prueba de la falsedad de sus declaraciones.

Asimismo, el estímulo de cultivos, como es el caso de los forrajes, que son vehículos de exportación de agua a otras entidades federativas, es una política agrícola del Gobierno estatal. Por tanto, hay mucho que la autoridad puede y debe hacer y no hace para conservar las reservas de agua y el buen uso de la misma, para tener colchones hídricos en años de sequía como el actual. A la fecha tenemos 8 meses de ausencia no de lluvia, sino de humedad. De lluvia tenemos tres meses, por lo tanto, todos los indicadores apuntan a que será otro año de sequía. Además, el gobierno sabe que Zacatecas está ubicado en la zona más vulnerable por los efectos del cambio climático. ¿Cuál es el plan estratégico del agua en el estado? No vemos políticas claras y contundentes. Sólo declaraciones falsas o ambiguas y llamados al auxilio divino. ¿Debemos confiar en los milagros para amortiguar el cambio climático? ¿En las mediciones de desarrollo debemos agregar los auxilios de Dios? ¿Hará falta un milagrómetro para la rendición de cuentas e informar de la incidencia sobra las potencias divinas en la solución de problemas públicos? Así las cosas, esto nos conduce a una pregunta esencial: ¿cuál es el papel de Dios en la planeación de las políticas públicas en el estado de Zacatecas?  Amén.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ