Tarde

Tarde

La Gualdra 297 / Río de palabras

Mira nomás con qué historia me acaba de salir, éste sí que no tiene vergüenza. Bien que sabía que era la última que le perdonaba. Sí, bien que lo sabía. Por eso se lució con su mentirota. ¿A quién se le ocurren esas cosas?, pues nomás a él y todo por seguir de sinvergüenza; paseándose en la vida como quien no la debe ni la teme. Pero ahora sí se sacó un diez con esa puntada, mira nada más que venirme a mí con ese cuento: que se bajó del camión, porque había mucho tráfico. Que llegó a la esquina y ahí empezó a escuchar balazos. Que había gente saliendo de todos lados a grabar con los celulares, que sólo los más cautos y precavidos se escondieron tras los carros. Según él se estuvo todo el tiempo debajo de una camioneta y que olía a alcohol porque había tirada ahí una cerveza. Que pasó más de media hora sin que llegara la policía. Que había balazos a diestra y siniestra. El muy cínico todavía me inventó que eran niños los que andaban dándose con todo, que no rebasaban los dieciséis años. Cuando llegaron los policías, todavía me dice el muy sinvergüenza, se quedaron nada más viendo, ocultándose también del fuego cruzado. Hasta que se acabó todo y nada más se dedicaron a recoger los cuerpos. Todavía me dice el muy tarado: pero no le vayas a contar a nadie, porque nos dijeron los azules que mejor no la hiciéramos de emoción sino al rato íbamos a ser nosotros los muertos. ¡Ay, este hombre!, ya no lo aguanto, ¿a poco cree que yo me voy a creer su cuento? Nada más para justificarse porque otra vez llegó tarde.

 

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ