Realizan investigación para estabilizar desechos mineros y evitar se afecten los mantos acuíferos

Realizan investigación para estabilizar desechos mineros y evitar se afecten los mantos acuíferos
Actividad minera en el municipio de Mazapil n foto: la jornada
  • Efectúan estudios en Mazapil, Concepción del Oro, Vetagrande y cuenca minera de Querétaro
  • Participan Ciencias Químicas de la UAZ, Cinvestav Irapuato y la UNAM-Juriquilla

Desde el cuerpo académico de Fisiología Celular y Molecular de la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la UAZ y en colaboración con el Cinvestav Irapuato, la Universidad Autónoma de Aguascalientes y la UNAM-Juriquilla, se realizan trabajos de investigación para estabilizar los desechos mineros a fin de evitar que el viento, la lluvia y las cadenas tróficas contaminen los mantos acuíferos, los suelos y los alimentos humanos.

Se trabaja con especies vegetales, concretamente los pastos de las especies sporobolus airoides y cortaderia selloana, que se espera puedan prosperar en lugares contaminados para estabilizar de esta manera los contaminantes, y asimismo, con bacterias que puedan acelerar el crecimiento de estas plantas.

Al momento realizan estudios en Mazapil, Concepción del Oro y Vetagrande, estos tres municipios zacatecanos, y la cuenca minera de Querétaro, informó Juan Armando Flores de la Torre, docente investigador en la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la UAZ, quien ofreció el pasado jueves en el contexto del primer Foro de Protección al Ambiente organizado por la Procuraduría de Protección al Ambiente, su conferencia Posibles efectos ambientales provocados por los residuos mineros y alternativas de remediación.

“Lo que hemos encontrado es que los desechos mineros comparten muchas características, entonces, con hacer algún estudio a detalle creemos que podemos generar esta estrategia de estabilización en otros puntos”, expuso.

El problema se atacaría mediante reforestaciones con una planta que crezca en abundancia, no concentre metales tóxicos y pueda generar una capa de materia orgánica en la superficie de los suelos a fin de estabilizar los desechos (esto es, evitar que cundan o hacia el subsuelo o mediante la erosión por viento o lluvia hacia otras partes),  y bacterias que catalicen su desarrollo pero también transformen los metales en elementos de menor toxicidad.

Los resultados han sido propicios para realizar esta estabilización de los metales sin tener que extraerlos o darles tratamientos muy caros. Se trata de dejarlos donde están, pero con un medio de contención natural, la materia vegetal.

Flores de la Torre dijo que aún falta monitorear un ciclo completo de la planta en alguna parcela, lo que podría llevarse de seis a ocho meses, para observar la velocidad con que se desarrolla con auxilio de las bacterias, “y posterior a ello supongamos una expansión de cinco hectáreas en un periodo de seis a ocho años, podríamos tener una capa de materia orgánica que podríamos ya estar estabilizando”.

Dijo que el efecto de los residuos de la minería dependen mucho de sus características y movilidad en el ambiente, que depende de las condiciones en las que se encuentran: temperatura, cantidad de lluvia, de viento y tamaño de las partículas.

“Tenemos desechos mineros que oscilan en alrededor de 300 años en el mismo sitio, probablemente todavía no lleguen a los mantos acuíferos o tal vez sí”.

Se ha sabido, comentó sin ofrecer la referencia exacta, que se han perforado pozos  de lo que no se ha podido extraer el agua por los altos contenidos de algunos de los metales.

“Entonces no aseguro que esos metales vengan de estos residuos mineros, pero sí puede ser que algunos lleguen hasta los mantos acuíferos por el efecto de la lluvia, de la lluvia ácida, de la naturaleza del suelo y del proceso mediante el que se extrajeron los metales”.

Agregó que no existe en este momento un mapa de la entidad en que se ubiquen todos los sitios que presentarían estos riesgos, por lo que con investigadores como Eduardo Manzanares Acuña de la Unidad Académica de Estudios Nucleares de la UAZ, quien también trabaja el tema de la cuantificación de tóxicos en diversos sitios, se puede hacer un trabajo conjunto por regiones.

Juan Armando Flores de la Torre aseveró que las empresas mineras si están abiertas a trabajar con los investigadores pero tienen su personal, por lo que hay que mostrarles algo barato y atractivo.

Ejemplificó con la mina Peñasquito que opera en Mazapil, que “ellos gastan una “equis” cantidad de dinero para sacar ese material, gastarían más en regresarlo; entonces no es económicamente viable”.

Es costosa la remediación ambiental en materia de minería, “estabilizar con materiales químicos millones de toneladas es una inversión gigantesca. Lo que hacen las minas es cerrar, circular y evitar el paso. Eso es lo más barato”, puntualizó.

No obstante, observó que es un riesgo latente para el medio ambiente, “entonces ahora tendríamos que estabilizar esos residuos mineros, estabilizarlos, para en un futuro, estoy hablando que si hay lagunas que tienen 350 años o más y siguen siendo áridas, que en unos 20-25 a 30 años  ya podamos tener por lo menos alguna especie de plantas nativas de la región”.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ