Otra de vaqueros

Otra de vaqueros

Un campesino solitario preparaba su tierra colorada para recibir las primeras lluvias del año, por el monte entraron un grupo de hombres que a distancia se identificaron como ministeriales y alegaron que investigaban el robo de un alambre perimetral. El campesino les pidió una orden para entrar y les recordó que su rancho tenía puerta, pero el jefe de los ministeriales sacó su arma y ordenó que el campesino se tirará al piso. Mi abuelito no estuvo de acuerdo, sacó su rifle de la camioneta y comenzó un intercambio de disparos donde afortunadamente nadie resulto herido.

Al día siguiente, como todo niño curioso escuche con atención la radio y la voz de “Kiko Torres” me informó que mi abuelito era parte de un grupo subversivo que “emboscó” a los agentes ministeriales que patrullaban la zona agrícola. Según dijeron las autoridades, los ministeriales repelieron la agresión y lograron detener al forajido. Finalmente mi abuelito salió libre después de pagar una fianza de 800 pesos porque las autoridades no pudieron acreditar ningún delito grave.

Esa costumbre de inventar guiones de telenovela no se ha terminado, las autoridades siguen inventando historias, informando mentiras y difamando a las personas.

En días pasados, dos jóvenes fueron asesinados en la capital zacatecana. Uno de los agredidos era hijo de un querido fotoreportero zacatecano y eso le dio la oportunidad al Procurador Murillo de escribir su guion, según informó el funcionario, el conductor estaba trabajando como chofer de Uber –cosa que fue desmentida por la empresa- mientras que el pasajero era un líder delincuencial que era perseguido y que portaba una poderosa arma que misteriosamente no usó para defenderse. Ya entrados en gastos, el procurador informó que el peligroso copiloto ya había sido detenido, pero no supo informar porqué se paseaba libremente por las calles de zacatecas y vinculó ese homicidio con los hechos donde asesinaron a un niño de 5 años en El Ete, de esta forma Murillo comunicó varios crímenes con un poco de tinta y mucha imaginación.

No sabemos qué tanto de lo que dijo el procurador es real y cuanto es mentira, pero queda claro que su “verdad histórica” tiene muchos cabos sueltos.

¿No deberíamos de cambiar esta forma de informar? ¿No les han avisado a los funcionarios que ya estamos en el siglo 21 y que las historias de vaqueros pasaron de moda desde hace muchos años?

Los ciudadanos agradeceríamos mucho más, que el procurador saliera a informar únicamente lo que está plenamente probado y que por la importancia pública del caso, nos presentara al funcionario encargado de la investigación y que citara a los medios para informar de los avances reales de la investigación en un plazo razonable, eso le regresaría un poco de la credibilidad perdida a la Procuraduría.

Parece que en el Gobierno no entienden que sembrar mentiras es cosechar dudas, por eso después de la hipótesis oficial, todo mundo salió a hacer sus propias conjeturas, porque para los ciudadanos cualquier versión tiene más credibilidad que la del procurador.

La falta de credibilidad en las investigaciones oficiales termina afectando a las instituciones pero en muchos casos también afecta la honra de las víctimas, parece que el procurador no ha entendido la oportunidad histórica que se le escurre entre sus manos, con el nuevo sistema oral tiene la oportunidad de cambiar todos los procesos de impartición de justicia.

Los ciudadanos ya no quieren historias de vaqueros, quieren una Procuraduría profesional y eficiente que investigue y lleve ante la justicia a los delincuentes, Sr. Procurador, llegó la hora de cambiar los guiones de telenovela por carpetas de investigación.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ