Las + Recientes

Sobre el Festival de Cannes 2017

Sobre el Festival de Cannes 2017
Instalación del Colectivo NONE, de Italia, en el Festival de Cannes. Foto de Juan Carlos Villegas. Cada año el Italian Pavilion, el espacio del cine italiano en el Festival de Cannes presenta una instalación artística para dar la bienvenida a los visitantes y para mostrar que además de tener una cinematografía brillante, el arte sigue siendo su mejor carta de presentación. En esta ocasión, como desde hace tres años, el colectivo multidisciplinario NONE, con sede en Roma, presentó 'The brillant side of us', en una de las salas del Hotel Majestic. [Más información de esta instalación en páginas centrales]

Editorial gualdreño 295

Durante los últimos 12 días estuvimos cubriendo el Festival de Cannes. Éste es el quinto año consecutivo en el que La Gualdra participa; las circunstancias se prestaron así porque Carlos Belmonte, nuestro amigo zacatecano que vive en Francia, tiene, por la cercanía, más oportunidad de desplazarse hasta ese lugar. Finalmente, después de cinco años pudimos asistir al festival de cine considerado actualmente como el mejor a nivel internacional.

Para nosotros fue una estancia llena de sorpresas, aunque nos dábamos una idea de lo que se trataba, la verdad es que hay un gran distancia entre lo que uno puede imaginar y lo que es en realidad. Lo primero que llamó mi atención es la cantidad de periodistas que se congregan en el Palais des Festivals et des Congrès de Cannes; durante 12 días, circulan en las salas de proyecciones y de prensa, reporteros de todo el mundo que salen de una función y se dedican a hacer la nota correspondiente; en ocasiones, ver otra película después de la terminada implicaba que de la puerta de salida te formaran nuevamente en la de entrada. Las filas son una locura; hay gente que se dedicaba a hacer filas desde tres horas de antelación antes de la función y aun así no podía entrar. Para conseguir el acceso hay que llegar temprano y además, hay que tener una acreditación de color prioritario. Las acreditaciones son de diferentes colores, así, podemos decirles que quienes tienen más trayectoria como periodistas tendrán una tarjeta con un color privilegiado, como quienes tienen la de color blanco: ellos pueden entrar a cualquier función sin hacer una fila de espera considerable. El color de la tarjeta asignada por el festival depende de la trayectoria del periodista y sobre todo de la presencia del medio al que representa; de ahí que nos sintamos muy contentos porque Carlos tiene ya una tarjeta rosa (está a tres de conseguir la blanca, y sí lo sé, esto también tiene cierto tinte elitista). Los periodistas fuimos muy bien tratados, la tarde del viernes 26 las autoridades municipales y la organización del festival nos invitaron a comer en una colina, al lado de una iglesia, para agradecernos nuestro trabajo; nosotros, además, tenemos la experiencia de que en la sala de prensa nos atendieron en todas nuestras solicitudes y cuestiones técnicas. El personal de staff está muy bien capacitado y cada uno de ellos habla por lo menos tres idiomas.

La segunda cuestión con la que me quedo es con lo relacionado a la seguridad. Los filtros de revisión son impresionantes, para ingresar a un edificio teníamos que pasar por lo menos por dos detectores de metales. El primer fin de semana del festival hubo una falsa alarma de bomba y nos pudimos percatar que las fuerzas policiacas actúan con eficacia en casos como éste.

El Festival de Cannes nos dio la oportunidad de ver por lo menos una treintena de películas de diversas nacionalidades. Hubo sesiones de hasta tres películas diarias, entrábamos a la primera proyección a las 8:30 de la mañana y llegamos a salir después de la media noche de la última. Vimos en la categoría que competía por la Palma de Oro menos funciones que las que vimos de la sección paralela Una cierta mirada; y es que esta última resultó ser más interesante por la cantidad de óperas primas. Ahí vimos las mejores películas, claro, sin considerar la de 24 Frames, de Abbas Kiarostami, que para mí fue la obra maestra del festival –pero estuvo fuera de competencia-. Al cerrar esta edición no sabemos quién pudo haber ganado en las secciones principales, pero en realidad eso de los resultados le puede resultar más interesante a las casas productoras y claro, a los artistas. Para nosotros lo más importante fue ver películas como Lerd, Tesnota, Wind river, 24 Frames, The Square; y ver por otro lado, cómo los asistentes al festival interactuaban entre sí, cuáles códigos de comunicación se utilizaban con más frecuencia, de qué forma se hace comunidad en un sitio como éste, en la que los oficios están muy bien definidos: en el primero y cuarto piso la prensa, en frente las decenas de personas vestidas de gala pidiendo una invitación; y al lado, en la alfombra roja, los artistas.

Ya le iremos contando de nuestras películas favoritas en las siguientes ediciones; por lo pronto, en páginas centrales de esta edición le compartimos una nota sobre la instalación artística realizada por el colectivo italiano NONE, hecha específicamente para el pabellón italiano en el Hotel Majestic.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra-295

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ