Venezuela: la prioridad absoluta

Venezuela: la prioridad absoluta
Venezuela está bajo la amenaza directa de un golpe de Estado con intervención estadunidense. Por lo tanto, defender lo que queda de la revolución bolivariana, la constitucionalidad y al gobierno elegido democráticamente, cualesquiera sean sus límites, es una prioridad absoluta.

En efecto, si Nicolás Maduro fuese derrocado se instauraría una dictadura al servicio de Washington, que cambiaría todo el panorama latinoamericano y se abriría un periodo de protestas y sublevaciones populares sangrientas y de guerra de guerrillas costosísimo en vidas.

Los venezolanos que se oponen al gobierno están divididos entre quienes tentaron el fracasado golpe de Estado contra Hugo Chávez y que desde la elección misma de Maduro tratan de derrocarlo, y quienes, hasta hace poco chavistas, protestan hoy sobre todo por el desabastecimiento y la corrupción. Los golpistas tienen métodos y objetivos fascistas, odian todo lo que huela a igualdad y se apoyan en la oligarquía, el imperialismo, la gran burguesía y una capa de clase urbana acomodada dispuesta a todo para conservar sus privilegios. Ese sector quiere derribar al gobierno para retornar al pasado. Sus bases más populares, pertenecientes a las clases medias urbanas pero igualmente a algunos sectores de los trabajadores, quieren en cambio reformar el proceso político, salvaguardar las adquisiciones del chavismo y sustituir al gobierno mediante la presión popular, no un golpe proimperialista.

El conservadurismo y la aceptación de los valores capitalistas –todo lo que el chavismo no combatió con claridad– es el aglutinante ideológico que une a ambos sectores y permite la manipulación descarada de los democráticos por los fascistas. Presentarlos como si fueran una masa homogénea ayuda a los agentes yanquis a disfrazarse de demócratas. Por consiguiente, es elemental tratar de diferenciar y dividir estos sectores con intereses y bases sociales divergentes.

El presidente Maduro, al asegurar que habrá elecciones en 2018, satisfizo al Vaticano y a los mediadores y quitó a los golpistas el pretexto del supuesto peligro de una dictadura chavista. Por otra parte, la convocatoria a una asamblea constituyente popular, que los golpistas rechazan, evidencia que son sólo Capriles y sus secuaces quienes no quieren dialogar y no aceptan ninguna posibilidad de participar en la vida democrática, pues sólo buscan servir al capital financiero internacional en su deseo de privatizar y controlar el petróleo estatizado venezolano.

El apoyo internacional de masas al proceso bolivariano interrumpido debe combatir el golpe proimperialista, ganar tiempo para la organización popular y dividir a los golpistas de quienes simplemente protestan.

Maduro ha girado burocráticamente hacia la izquierda convocando una asamblea constituyente que es muy diferente de la de Hugo Chávez, que se hizo en plena movilización mayoritaria de masas y fue amplia y democrática, no organizada por y para los aparatos como el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Como expresé en mi artículo anterior, el giro de timón que pedía Chávez tenía dos pilares: atacar primeramente al capitalismo y a la boliburguesía (que es un sector del mismo), afectando sus intereses con una serie de medidas económico-sociales radicales y, segundo, reforzar el poder popular, las comunas, las misiones, la autoorganización de masas en cualquier grado y forma.

Maduro coloca la carreta delante de los bueyes utilizando sólo el PSUV, que no es más que un aparato electoral, y no establece qué se debe agregar o reformar, con cuáles instrumentos se aplicará la Constitución, cómo garantizar la democracia armando milicias de autodefensa frente a los asesinatos de militantes sociales. Además, se limita a convocar manifestaciones callejeras de apoyo sin protagonismo de los trabajadores. Eso quita impacto a la convocatoria constituyente, obstaculiza la discusión de las reformas de fondo que hay que hacer y retarda la diferenciación ideológica entre los golpistas y sus bases.

De todos modos, la convocatoria a una Asamblea Constituyente ya es un hecho. No es posible ignorarla ni posible abstenerse, aunque se discutan los errores de método. Por el contrario, hay que darle vida y contenido discutiendo cómo obtener la reconstitución política del bloque entre los trabajadores chavistas y las clases medias urbanas que la oposición golpista ha logrado resquebrajar.

Hay que aprovechar la discusión constituyente para crear y reforzar la conciencia de los trabajadores, sus organizaciones independientes del Estado, su poder de base.

Una movilización popular general para discutir y elaborar la Constitución incorporará también a muchos revolucionarios hoy en el gobierno y en las instituciones estatalescapitalistas, como la Fiscal General que declaró inconstitucional el intento burocrático de callar a la oposición cerrando la Asamblea Nacional y atribuyendo a la justicia también el poder legislativo, medida errónea que reforzó a la extrema derecha y de la que Maduro dio rápida marcha atrás.

Tras la convocatoria de la asamblea constituyente ahora sólo queda aprovecharla para dar un verdadero giro a la izquierda, proponiendo medidas como el control obrero en las empresas, un ataque a los negocios y privilegios de la burguesía (bolivariana o no) la creación de milicias antigolpe y contra el peligro de invasión, la suspensión del pago de la deuda hasta su auditoría y el control de los bancos.

El enemigo es la derecha. Para derrotarla hay que cambiar la relación de fuerzas social, en Venezuela y en el continente, para elevar la moral de lucha y la conciencia y organización de la izquierda social del chavismo. Sin identificarse con un gobierno que no combate realmente al capitalismo, sino a un sector proimperialista, hay que llenar de contenido la asamblea constituyente.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ