¿Festival Cultural Zacatecas Sostenible (5)?

¿Festival Cultural Zacatecas Sostenible (5)?

Para culminar la idea abordada sobre realizar un Festival Cultural Sostenible es necesario aclarar que aunque parezca una utopía asentada y meciéndose en la telaraña de unos sueños de opio junto a una cantidad indefinida de elefantes, se debe de partir de una realidad aplastante, la falta de educación ambiental, la muy poca civilidad promedio y de una falta de cuidado y respeto a la ultrabarroca ciudad de Zacatecas, Patrimonio Cultural de la humanidad. Además, de verdad, es escandalosa la cantidad de basura que cotidianamente se genera en cualquier lugar de nuestra entidad, a excepción evidente de la cabecera municipal de Susticacán y su entorno inmediato. Desde luego que hay muchas opiniones que no se avienen ni se comparten con las que aquí se expresan, pero no hay manera de tapar la contaminación con un dedo. Más temprano que tarde habrá que enfrentar las consecuencias derivadas de este pecado de lesa biodiversidad. Cuando el interés superior de las mega empresas o mega gobiernos van más allá que cualquier acto de respeto al capital no capitalizado del ambiente y su valor de explotación gratuita e irracional, el destino parece ser más incierto en lo que se refiere a la continuidad histórica del ser humano; pero muy cierto cuando se puede afirmar desde ya que los daños ambientales son irreversibles y solo queda esperar que la Madre Tierra sea benigna cuando desate sus iras para cobrar tanta afrenta. Más terrible que el calentamiento, es el atarantamiento global (hay otro calificativo más drástico).

Ya entrados en materia, se debe considerar alguna secuela ideológica, científica y luego pragmática, que permita indagar y encontrar fórmulas de extremos auxilios que surjan del ejercicio serio de educar a la población sobre el significado y compromiso de ser el susodicho Patrimonio; si bien es cierto que ese nombramiento obedece a las circunstancias que hicieron de Zacatecas un polo de desarrollo continental, corresponde a las presentes y futuras generaciones reforzar este hecho con prácticas que tiendan, primero a preservar los principios que sustentan el nombramiento y luego, diseñar y ejecutar aquellos que le den lustre y los que puedan fortalecer esta gloria con una visión de futuro y para tal efecto hay que dar un giro a los asuntos de interés y sus jerarquías: si se parte del empeño de preservar el ambiente y luego rehabilitarlo, la secuela que lleva implícitas las tareas de instruir, educar, desarrollar las artes, fomentar el arte, diversificar la cultura, hasta alcanzar los máximos extremos de conocimiento colectivo y al final del túnel encontrar los elementos de una sabiduría apegada a los tiempos y que aporte las condiciones para aspirar a la supervivencia armónica y pacífica no tanto ya de las presentes generaciones, sino de aquellas que probablemente pueblen el mundo en el futuro. Con estas nuevas estructuras de pensamiento, los principales beneficiarios serían los pobladores incluidos en los diversos proyectos de desarrollo implícitos en la secuela antes mencionada y dejar hasta el final el proyecto económico, el cual, sería fortalecido y diversificado; contrarrestando el actual modelo de subdesarrollo que únicamente considera importante lo económico en detrimento de lo social y lo relacionado con la protección ambiental.

El planteamiento anterior permite replantear las misiones y visiones de desarrollo a lo largo del planeta. Si la humanidad (mejor dicho, los que hacen lo que les da su regalada gana con los recursos de la Tierra) sigue apostando por el modelo híper consumista y de visiones desechables, no llegará muy lejos en los anales de la historia. Es necesario hacer algunas consideraciones para analizar de lo que tenemos que agregar y de lo que podemos prescindir para llevar una calidad de vida que tenga que ver con los disfrutes de la existencia más que con el consumo de bienes, materias y energía.

Se puede recurrir a la teoría de las Erres: Reducir el consumo de bienes que no aportan nada a la riqueza material u orgánica de las personas; definitivamente se usan más cosas de las que se necesitan y esta práctica da como resultado millones de toneladas de basura de todo tipo y no permite tener la conciencia de los bienes consumidos. Reusar aquellos productos que aún tienen vida útil para solucionar algunas demandas o necesidades personales o sociales antes de enviarlos al bote (con enormes bolsas de plástico) de la basura. Después, habrá que hacer responsables a gobiernos, empresas y ciudadanos de Reciclar cuanto producto sea reciclable antes de arrojarlos a los cementerios de basura o confinamientos, para que no se escuche tan mal.

Existen otras dos Erres que vale la pena considerar: Rehusar tener prácticas antiambientales, como gasto excesivo de energía fósil, comprar productos innecesarios que son motivados por la mercadotecnia o por deseos inesperados o inexplicados; uso de desechables; artículos de moda; artilugios inútiles; empaques rígidos difícilmente degradable y muchas cosas más que pueden Rehusarse a los hábitos destructivos sin afectar un ápice la capacidad para ser felices. En paz.

La quinta Erre tiene que ver con la visión y capacidad política de gobierno en cualquiera de sus instancias para Reglamentar o Regular que acciones orientadas hacia la preservación del entorno, son las que determinarán la duración de la salud de la población.

Así que, la suerte está echada, si se siguen proyectos que tengan que ver con la supervivencia civilizada, es altamente probable que aparezca la armonía colectiva y la consecuente felicidad. El adorno que se dé a un mundo nuevo pudiera llevar los colores de la instrucción, la educación, la cultura, las artes, ciencia, filosofía, conocimiento y sabiduría… ¿de todos?

Entonces no habría necesidad de hacer distinciones entre la cultura popular y la clásica y se viviría un eterno Festival Cultural del que Zacatecas sería un grato primer referente.

Fin

¡Felicidades a todos los maestros! n

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ