Proceso electoral en el Spauaz obedece al rejuego entre ex rectores y actores políticos

  • Hay buenos perfiles pero la elección se realiza con base en el clientelismo político: Aguilar
  • Evidente, que Pedro Martínez Arteaga será el vencedor de la actual contienda, señala

Las diversas candidaturas en el actual proceso electoral del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (Spauaz) obedecen al rejuego entre ex rectores y actores políticos al interior de la Máxima Casa de Estudios de la entidad, ya que el próximo dirigente sindical está definido, opinó Miguel Ángel Aguilar Dávila durante su participación en el programa Synergia.

Desde su punto de vista, es evidente que Pedro Martínez Arteaga será el vencedor de la contienda, y su lanzamiento se debe a que “él va a enfrentar a los directores que Antonio Guzmán no quiere enfrentar”.

Respecto al proceso electoral que se desarrolla en este momento en el Spauaz, aseguró que hay perfiles para ocupar la secretaría general, pero el problema reside en que la elección se realiza con base en el clientelismo político.

Refirió que todos los candidatos utilizan en su discurso la promesa de defender el Contrato Colectivo de Trabajo, pero ninguno dice cómo lo hará y sólo algunos de ellos tienen claridad sobre el estatus laboral de los docentes que ingresaron antes de 1991, antes del 2000 y después del 2007.

Entre los aspirantes a la dirigencia del Spauaz, entonces, dijo que Miguel Moctezuma y Pedro López son los únicos que podrían tener claridad sobre ese tema, porque al resto de ellos “sí entienden lo que está ocurriendo pero la historia no los tocó”.

Mencionó la implementación del Programa de Sustitución de Prestaciones como mecanismo para resolver parte de la problemática institucional, pero el problema es que “lo pervirtieron al menos dos rectores e hicieron contratos en donde tenían el derecho de poder seguir trabajando y seguir recibiendo salarios y prestaciones sin ninguna restricción”.

“A algunos profesores les regalaron un millón y medio o 2 millones o más, y a la fecha ya volvieron a cobrar, con sus primas de antigüedad, lo que les compraron. Les compraron a 29 centavos cada peso y ellos aceptaron, pero hoy esos profesores están trabajando en la Universidad, y aunque la mayoría son valiosos, no ha generado los ahorros que se supone iba a dar”, dijo Aguilar Dávila.

Recordó el proceso electoral en el Spauaz hace seis años, en el que participó como candidato, y comentó que en ese momento fue convocado a reunirse con el ex rector Francisco Javier Domínguez Garay, quien le ofreció una cartera en el Comité Ejecutivo.

“La escuela de Domínguez es la escuela de Alfredo Femat y el actual rector es alumno distinguido de esta escuela. Entonces la imposición está clarísima y le apuestan a que tendrán el voto de las 13 preparatorias”.

Consideró que en el actual proceso se implementó el precepto de “divide y vencerás” y por tal motivo no fue posible el lanzamiento de un candidato de unidad entre las expresiones políticas opositoras.

Expuso que el ex secretario general de la UAZ, Cuauhtémoc Rodríguez Aguirre, decidió apoyar a Guadalupe Magallanes como candidata “para demostrar lealtades, para dejarlos ganar sin mayor dificultad”, mientras que la candidatura de Pedro López “obedece a una dinámica de rejuego de los ex rectores y el secretario general del Stuaz que hoy despacha en la Rectoría”.

Por su parte, Marco Torres Inguanzo, comentó que desde la década de los 90 hasta la fecha, el sindicalismo universitario ha disminuido su influencia debido a la política de ingresos para la educación superior y en especial para las universidades, en la que todos los ingresos para los profesores ya no son por Contrato Colectivo, sino por fórmulas individualizadas.

En consecuencia, en el Spauaz hay tres tipos de profesores con criterios de promoción diferentes, lo que impide que haya una cohesión al interior del sindicato de personal docente.

Consideró que entre los candidatos hay personas con el perfil adecuado para ser secretario general, pero el problema reside en que son liderazgos institucionales y por lo tanto no será posible cohesionar el gremio para alcanzar acuerdos entre los diversos sectores.

En un contexto en el que hay una crisis financiera, un pasivo de 2 mil millones de pesos y un subsidio de mil 750 millones de pesos, la presión es cada vez mayor sobre las prestaciones más importantes que perciben los docentes, como las primas de antigüedad y otras que equivalen a más de 200 millones de pesos al año.

El sindicalismo no va hacia nuevas conquistas, sino a la defensa de lo poco que tienen, al grado de que en los últimos años los emplazamientos no han sido por revisión, sino por violaciones e incumplimientos, ello por el temor a abrir el contrato “para conseguir lana y no salir trasquilados”.

Según expuso Torres Inguanzo, hay al menos 16 universidades en el país en una situación similar a la de la UAZ y entonces hay la misión del Spauaz de construir redes para presionar al Gobierno Federal para la asignación de un mayor presupuesto.

“Se han pervertido todos los mecanismos de contrapeso que hemos creado y se han anulado por la lealtad partidaria. El grupo político que pone al rector es el mismo que controla el sindicato y por lo tanto se elimina el contrapeso entre el sindicato y el patrón y entonces el sindicato pierde su función”, concluyó.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ