Universidad Autónoma de Zacatecas: volver al origen

Universidad Autónoma de Zacatecas: volver al origen

Soy un orgulloso egresado de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Allí realicé estudios de economía y de música, así como la Licenciatura en Contaduría y Administración y una Maestría en Economía de la Empresa. Es por esta razón que, como seguramente sucede con muchos de sus ex alumnos, me preocupa y me duele la complicada situación por la que actualmente atraviesa nuestra Alma Mater.

Aunque no soy un experto, he estado siguiendo el tema y me he dado cuenta de los severos problemas financieros por los que atraviesa, a lo que hay que sumar el ataque y las descalificaciones de las últimas semanas por las “supuestas irregularidades en convenios realizados con dependencias federales”. Aclaro que no es mi intención polemizar en este espacio; las autoridades competentes tanto de la Universidad, como del Estado y la Federación deberán informar y, en su caso, aclarar las acusaciones.

Sin embargo, es mi convicción y deber moral hablar del lado positivo de esta institución:

La UAZ es la segunda institución menos costosa a nivel nacional, solo después de la UNAM; actualmente atiende a cerca de 36 mil estudiantes y se encuentra presente en 16 municipios de Zacatecas, mismos que concentran dos tercios de la población estatal; más del 90% de sus profesores cuentan con estudios de posgrado y más de 160 pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), con lo que la UAZ se coloca dentro de los primeros 20 lugares en este rubro a nivel nacional; así mismo, del total de matrícula de los Programas Educativos de Licenciatura evaluables, más del 92% está inscrita en programas reconocidos por su buena calidad. Finalmente, de los más de 100 programas de posgrado que se ofertan en Zacatecas tanto por instituciones públicas como privadas, son 19 los que cuentan con reconocimiento ante el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) y todos son ofertados por la UAZ.

No se trata de simples estadísticas, por el contrario, se trata de cientos de miles de egresados que, como estudiantes y siendo muchas veces de municipios alejados, de no haber sido por esta noble institución no habrían tenido la oportunidad de estudiar y seguramente habrían emigrado fuera del país. Así recuerdo claramente a uno de mis compañeros de la entonces Facultad de Contaduría y Administración (FCA), mi buen amigo Cándido del municipio de El Salvador; lo conocí desde la preparatoria y tenía que combinar sus estudios con un trabajo de mesero y otro de taxista por la noche. Fue gracias a la UAZ que pudimos ser compañeros de estudio y ahora es un orgulloso profesionista.

Aún existen muchos retos para la UAZ, no se puede pretender tapar el sol con un dedo y dejar de lado las complejidades por las que ésta atraviesa. Para esto se requiere un compromiso por parte de sus autoridades, profesores, trabajadores, alumnos y ¿por qué no? de sus egresados para sacar adelante a nuestra alma máter. No basta con criticar, hay que actuar y habrá que tomar las medidas necesarias por más dolorosas que sean.

Lo que está en juego es el futuro de la Universidad Autónoma de Zacatecas y con ésta el de miles de jóvenes zacatecanos cuya oportunidad de desarrollo depende de su permanencia. Desde mi punto de vista, son tres los aspectos fundamentales a revisar y discutir:

  1. La parte financiera, que tendría que pasar por un esquema de recortes y de ajustes del gasto, desde luego, sin sacrificar las prestaciones ya logradas y haciéndolo con el compromiso y la plena conciencia de que si no se hace ahora de nada servirá después. Es decir, tenemos que rescatar a la gallina de los huevos de oro que está en estado de inanición.
  2. Generar un agresivo esquema de vinculación y consultoría que, a través de la transparencia y la apertura, permita a la Universidad hacerse de recursos extraordinarios. Lo que no se vale es quedarse quietos y al mismo tiempo, no aportar salidas concretas y criticar los pocos recursos que ha logrado generar la UAZ.
  3. Un análisis profundo para buscar que la Universidad sea cada vez más congruente con las necesidades del estado y la región y donde además, se reúna a un nutrido grupo de ex alumnos con posibilidades de donar o aportar económicamente. No hay por qué tenerle miedo a esta figura; incluso la UNAM lo hace.

Al final del día, la máxima de nuestro estado también aplica a nuestra Universidad: “El trabajo todo lo vence”. ■

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ