La redención de un festival

La redención de un festival
Concha Buika

La Gualdra 284 / FCZ 2017

El año pasado por este mismo medio me referí al Festival Cultural de Zacatecas como una imitación burda del Festival OTI de la canción que condujera en sus tiempos de gloria Raúl Velasco en un canal de Televisa; hoy la verdad, tengo que admitir que este festival (el de Zacatecas) ha vuelto a encontrar el camino y puede volver a utilizar con toda dignidad el calificativo de cultural.

Simplemente al entrar en el tema de la música encontramos una variedad de géneros interesantes que van desde música popular, comercial, clásica, rumba, blues, jazz, metal, rock, new age, ensambles y experimental, es decir, toda una gama de texturas y sonidos para que el público zacatecano y los visitantes puedan jactarse de haber estados inmersos en actos y eventos culturales.

Así pues, tenemos la presencia de artistas locales, nacionales e internacionales que han estado en escenarios importantes, que tienen una trayectoria de trabajo seria y que han trabado su arte con la mayor profesionalidad posible, logrando con ello experiencias musicales que van más allá de un mero producto. Por otro lado, aunque se contemplen cuestiones comerciales, habrá que dar mérito a la inclusión y la diversidad de gustos.

Entre lo que conozco y celebro tener la oportunidad de escuchar en los escenarios del Festival Cultural está la hermosa voz flamenca jazzera de Concha Buika, la extraña pero asombrosa rumba de Totó la Momposina, el acordeón multicolor de Celso Piña, las cuerdas de Ara Malikian, el jazz de Vocumeri y la fuerza de una banda local que me gusta mucho, Aurea Hybride. Sin embargo, el programa es muy amplio e incluyente, pues mi gusto culposo ya me hizo reservar un lugar en la sinfónica de rock en español.

Creo que lo importante es acercar a los zacatecanos a este tipo de eventos para que se vaya expandiendo el criterio de los espectadores locales, pues con los años que lleva generándose el festival se ha logrado de enfocar a los jóvenes a otro tipo de expresiones, por lo que no es de extrañar que dentro de las nuevas generaciones veamos cada vez más gente dedicada a la fotografía, al diseño, a la escritura, la música, el teatro y la expresión gráfica en general.

La exposición de este trabajo puede generar una postura más crítica hacia lo que es el asunto del espectáculo, pues permite mostrar expresiones que están fuera de la radio o los medios comerciales, y que afortunadamente pueden, y deben, dejar una influencia tanto en la creación del artista zacatecano como en el gusto por del espectador.

Y es que necesariamente estamos hablando de calidad, por lo que estas voces artísticas no pueden pasar desapercibidas ni siquiera para el público con escasa exposición a estos géneros musicales, pues son propuestas universales estéticamente bien construidas bajo el manto que sólo la técnica y el talento pueden dar. Finalmente, es de resaltar la otra parte del programa con otros contenidos del festival, tales como el cine, la danza, el teatro, el escenario rockero, las exposiciones, las conferencias o mesas académicas que conformarán ésta que es la edición 31 del evento.

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_284

Banner Home Videos 578 x 70

Noticias relacionadas

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ