Dan los primeros pasos para la unidad de los progresistas

Dan los primeros pasos para la unidad de los progresistas

Durante los años 70 y 80 las izquierdas se diferenciaban, entre otras cosas, por la ideología que orientaba su accionar. Así, existían organizaciones políticas marxistas-leninistas, Trotskistas, Maoístas, Guevaristas, etc., cuya misión principal, más que disputar el poder del Estado, era demostrar la superioridad d su ideología discutiendo interminablemente sobre tópicos muy alejados de la vida de la sociedad mexicana. El reconocimiento de que su comportamiento era muy parecido al de algunas sectas religiosas, condujo a que en 1974 el liderazgo del Partido Comunista Mexicano (PCM) decidiera luchar por su derecho a participar electoralmente y por la unificación de las izquierdas, dando inicio a una etapa de 20 años de fusiones sucesivas que dieron origen, primero al PSUM, después al PMS y luego al PRD. En ese esfuerzo participaron decenas de organizaciones de todo tipo para dar origen a la primera fuerza política de izquierda realmente competitiva. El motor que impulsó los esfuerzos unitarios fue la convicción de que los cambios progresistas sólo se cristalizarían con un gobierno progresista y que eran más las coincidencias programáticas que las diferencias, y que las diferencias ideológicas se podían seguir discutiendo de manera que no impidiera la unidad de acción. A la postre, con la desaparición de la Unión Soviética y los cambios en China y otros países del campo socialista, las ideologías mencionadas se debilitaron gradualmente hasta casi desaparecer.

Tomando en cuenta ese contexto se puede entender porque a partir de que las prerrogativas económicas a los partidos políticos crecieron exponencialmente con las reformas electorales de 1996, y de que el PRD empezó a conquistar ayuntamientos y gobiernos estatales, las luchas intestinas se volvieron cada vez más violentas y pragmáticas, al tener como único objetivo el control de recursos económicos y materiales para beneficio personal y/o de grupo. Esa lógica en el accionar de las tribus condujo a sucesivas rupturas de muchos de los dirigentes fundadores, a la disminución constante de su corriente electoral y al surgimiento de Morena, partido impulsado y dirigido por Andrés Manuel López Obrador, que se ha posicionado como la única fuerza política que crece, a una tasa que permite avizorar que llegará a la cita electoral del 2018 con posibilidades reales de derrotar a los neoliberales del PRI y del PAN.

En esa perspectiva cobran relevancia dos circunstancias dignas de tomar en cuenta: la lucha política desatada en el PRD entre quienes aspiran a aliarse con el PAN dejando de lado la lucha por el cambio de modelo económico, y quienes ponen en el centro la urgencia de lograr ese cambio y proponen la construcción de un polo político de las izquierdas; y la posición política expresada por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano hace unos días en Villahermosa, Tabasco, en el sentido de que considera a AMLO una persona honesta y de que él nunca ha actuado en su contra ni de Morena, asimismo señaló que la unidad que debe buscarse es en torno a un programa y después para apoyar las candidaturas que lo enarbolen. Con esa postura manifiesta, CCS tácitamente anunció que Por México Hoy está dispuesto a dialogar ya sobre el proyecto que requiere México, por un lado, con AMLO y con Morena, y por otro lado con el PRD, en el caso de que triunfen quienes privilegian el polo de las izquierdas. Veremos que respuestas surgen.

Banner Home Videos 578 x 70

Noticias relacionadas

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ