Trump atenta contra la libertad de expresión y, en consecuencia, contra la democracia

Trump atenta contra la libertad de expresión y, en consecuencia, contra la democracia

El viernes pasado, un día después de que Trump volviera a atacar a grandes medios de comunicación a los que ha calificado de “deshonestos”, “enemigos del pueblo” y divulgadores de “noticias falsas” durante la Conferencia anual de Acción Política Conservadora, la oficina de prensa de la Casa Blanca vetó la asistencia de cinco importantes medios de comunicación de Estados Unidos a una sesión informativa informal del portavoz presidencial, Sean Spicer, provocando un enorme revuelo que ha llevado a la Asociación de Corresponsales a protestar y a pedir explicaciones a los responsables. Y un día después, el sábado 25 del mes que corre, Trump anunció que no acudiría a la tradicional cena de corresponsales de la Casa Blanca, a celebrarse en esta ocasión el 29 de abril, que se organiza anualmente desde 1921 para recabar fondos para becas en periodismo, con lo cual el presidente dio un paso más en su guerra con los medios de comunicación más críticos a su desempeño.

Los reporteros de CNN, The New York Times, Los Ángeles Times, BuzzFeed y Político, no pudieron acceder a la oficina de Spicer, mientras que sí se permitió la entrada a periodistas de medios conservadores afines al gobierno, como el diario Washington Times o la web Breitbart. También asistieron medios como ABC, CBS, The Wall Street Journal, Bloomberg o Fox News. Ante la medida adoptada, los informadores de la revista Time y la agencia Associated Press (AP) se negaron a acudir a la sesión informal en señal de protesta.

Es evidente que el nuevo gobernante del vecino del norte no le merece ningún respeto el desarrollo del concepto de libertad de expresión logrado por el sistema interamericano de derechos humanos, expresado en textos como los siguientes:

 […] En su dimensión social la libertad de expresión es un medio para el intercambio de ideas e informaciones y para la comunicación masiva entre los seres humanos. Así como comprende el derecho de cada uno a tratar de comunicar a los otros sus propios puntos de vista, implica también el derecho de todos a conocer opiniones y noticias”. Y la CIDH subraya: “son los medios de comunicación social los que sirven para materializar el ejercicio de la libertad de expresión, de tal modo que sus condiciones de funcionamiento deben adecuarse a los requerimientos de esa libertad. Para ello es indispensable, la pluralidad de medios y la prohibición de todo monopolio respecto de ellos, cualquiera sea la forma que pretenda adoptar”.

La conducta de Trump está hoy siendo criticada fuertemente en el mundo, pero no debemos olvidar que en nuestro país hemos tenido casos como el de José López Portillo, cuando justificó la exclusión de la revista Proceso de la asignación de publicidad oficial con la, ahora famosa frase de “les pago para que me peguen”, y de muchos otros gobernantes que no valoran el papel fundamental de la pluralidad de medios en la democracia. Para combatir esas prácticas nefastas es necesaria la promulgación urgente de una ley de medios diseñada para hacer valer los principios para garantizar la libertad de expresión.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70