Fin del imperialismo norteamericano significa poder “reinventar a México”

Fin del imperialismo norteamericano  significa poder “reinventar a México”
La migración de retorno forzado ha venido creciendo. El fenómeno viene dándose desde la administración de Barack Obama, indicó el investigador ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ El país tiene investigadores con experiencia para crear un proyecto alternativo: Delgado

■ El señalamiento contra migrantes es un arma ideológica que requiere contrarrestarse, dice

El país tiene otro Sistema Nacional de Investigadores (SNI) en Estados Unidos. Uno más involucrado en las áreas de innovación: ciencias, tecnologías, ingeniería y matemáticas, cuyos posgraduados comparados con los que se encuentran en el país se ubican en promedio, en términos equivalentes a los niveles 2 y 3, “que es lo más granado en México”, expuso Raúl Delgado Wise, director de la Unidad Académica en Estudios de Desarrollo de la UAZ.

Mientras Donald Trump propone para los EU una política proteccionista que anuncia el fin del imperialismo norteamericano, del cual el magnate es “síntoma y resultado”, lo importante para México es “la ventana de oportunidad” que este cambio de paradigma significa para modificar el modelo de desarrollo subordinado y dependiente que lo ha convertido en un enclave norteamericano, y “reinventar” el país, expuso.

Pero la clase política mexicana se ha expresado incapaz de diseñar o visualizar un modelo distinto, por ello la universidad pública y los migrantes calificados serían dos agentes muy importantes para “repensar” a México, y en este caso a Zacatecas, dijo el también docente e investigador.

Ante las voces que en los medios de comunicación “defienden mucho” al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sobre el que la academia, incluida la UAED de la UAZ, ha obtenido datos que arrojan que “el gran perdedor ha sido México”, no debe persistirse en esta lógica de la maquila y el saqueo de los recursos naturales del país.

“Tenemos una masa crítica que es realmente muy valiosa, no nada más tenemos otro Sistema Nacional de Investigadores (SNI) en el extranjero sino uno con mucha más experiencia y capacidad”, asegura.

Con base en una encuesta aplicada a más de 160 mil ex becarios del Conacyt, que contestó 30 por ciento de este universo, se detectó que hay mexicanos altamente calificados en 67 países del mundo que conocen no nada más lo aprendido en la academia sino en la práctica, “que es mucho más valioso”.

Muchos son líderes mundiales en diversos campos del conocimiento “que serían fundamentales en un proyecto de desarrollo alternativo del país, pues permitirían replantear “casi desde el principio” las líneas a seguir para ello.

En el tema de la energía eólica, es un mexicano radicado en Inglaterra, quien se ubica como uno de los líderes a nivel global, y es otro connacional, Héctor García Molina, quien está detrás del motor de búsqueda Google, “pues fue asesor de tesis” de los dos personajes que lo inventaron.

“Tenemos a Héctor Flores en nanotecología”, y una serie de connacionales que están en desarrollos científicos y tecnológicos de punta.

“Hemos sido siempre un pueblo creativo, y una gran contradicción es que la clase política no asuma toda esta creatividad que tiene el pueblo mexicano ni valore los recursos naturales del país”.

El talento mexicano potenciado por sus experiencias en el extranjero donde se mantienen muchas veces los investigadores, no por deseo sino porque el país no les ofreció oportunidades de desarrollo, tampoco se reduce a los altamente calificados, pues incluso albañiles, como lo demostró una investigadora del MIT, han sido capaces de aportar innovaciones a las construcciones en los Estados Unidos.

Tienen además, según pudo constatar a través de una serie de talleres realizados en Silicon Valley, el enclave de desarrollo científico y tecnológico más importante del mundo, que los científicos y tecnólogos mexicanos tienen disposición de ayudar al país.

“Incluso lo que es segunda y tercera generación que todavía tienen raíces mexicanas; si yo estaba hablando de 20 y tantos mil doctores a través de censos, 200 y tantos mil posgraduados, si sumamos esta cifra, se nos dispara a cuatro o cinco veces más y todos ellos sí tienen un sentimiento nacionalista y el interés  de apoyar a México”.

Se asumen asimismo no como empresarios sino como emprendedores, lo que traducen en un espíritu rebelde por antonomasia que es la característica de un innovador o un inventor, y por tanto no son sumisos. Se expresan desconfiados de las instituciones mexicanas, pues no les ofrecieron oportunidades de desarrollo, “casi incluso fueron expulsados del país”, expuso.

“Son gente muy creativa que no busca alinearse pero al mismo tiempo tienen este fuerte sentimiento nacionalista que puede aprovecharse si se encuentran los mecanismos para establecer lazos, y la única manera creo, es vinculándolos con las universidades públicas, no directamente con el gobierno”.

No obstante, los centros de educación pública superior del país han sido muy golpeados, y aun se les quiere meter al modelo neoliberal cuando este paradigma está modificándose ya a nivel mundial.

“Entonces hay que ver como defendemos a las universidades públicas para que sean un puente importante, un pilar entre estos desarrolladores de ciencia y tecnología, que permite repensar un modelo alternativo de desarrollo para México”.

En este binomio, universidades públicas en migración altamente calificada, “está la inteligencia no tan atada y que puede proponer algo diferente para salir de esa camisa de fuerza en la que está atrapada ahorita toda la clase política mexicana que no puede ver más allá de lo que hasta ahorita conoce y se le está cayendo en pedazos”.

Raúl Delgado quiso aclarar como un tema importante en la coyuntura de agresiones de que es objeto el país por parte de la política de Donald Trump, que aun la migración indocumentada tan atacada en los EU es producto de una política de Estado, pues la demanda laboral de aquel país nunca ha sido cubierta con el número de visas que otorga, “siempre es mucho muy inferior”.

De esta manera al generar una masa de indocumentados se precariza el trabajo y produce el efecto de caída de salarios de la que tanto culpa Trump a los migrantes, y concretamente a los mexicanos, de la cual los únicos beneficiarios son los accionistas en Wall Street.

12 millones de indocumentados no pueden pasar desapercibidos para un sistema que detecta por satélite “hasta a un perrito que va cruzando la frontera”. El señalamiento contra los migrantes es entonces un arma ideológica y mediática que requiere contrarrestarse para enfrentar el problema inmediato de las agresiones y las deportaciones.

En la coyuntura de discusión del tema de los retornados “llamaría la atención respecto de que sí son necesarias políticas asistencialistas pero hay que ir mucho más a fondo, a las causas, y atacarlas. Lo necesario no es solo estar a la defensiva sino pasar a la ofensiva “y la única manera es repensar el modelo de país”.

La migración de retorno forzado ha venido creciendo a partir de las deportaciones masivas. El fenómeno viene dándose desde la administración de Barack Obama, quien deportó a más de 3 millones de personas constituyéndose hasta el momento en “el campeón de las deportaciones”.

Con una política asistencialista ante el fenómeno, como la que hasta el momento ha planteado el gobierno mexicano lo que ocurrirá es que los migrantes de retorno caigan en las manos del crimen organizado, pues ya el país tiene a 60 por ciento de su población en la informalidad, refirió.

Banner Home Videos 578 x 70

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70